Si estás leyendo ahora mismo este artículo, puede ser por dos razones diferentes.
La primera es que tu mismo te encuentras en una relación tóxica, pero no sabes cómo salir de ella.
La segunda es que alguien cercano a ti (y que probablemente te importa lo suficiente como para intentar ayudarle) está metido en una relación tóxica, y tampoco sabe cómo cortar esa situación.

 

En el caso de que sea otra persona y no tu el que está dentro de la relación, podrá permitirte ver la situación con cierta objetividad (algo mucho más dificil cuando eres tú mismo el que está dentro).

Hay algo que se repite una y otra vez en todas las relaciones tóxicas:

 

Por muy mal que sea tratada la pareja de la persona tóxica, esta parece que ha perdido su capacidad de reacción.

Mientras que desde fuera tu puedas estar viendo claramente tremendos abusos y maltratos emocionales que claman al cielo, la otra persona parece no saber muy bien qué hacer.

 

¿Por qué ocurre esto en las relaciones tóxicas?

Aunque los motivos son muy variados, aquí voy a citar los más relevantes:

 

Casi todas las parejas tóxicas juegan a rebajar tu autoestima, a veces casi sin que te des cuenta. De esta forma consiguen que te conviertas en una persona más fácil de manipular.

Tienen una extraordinaria capacidad de argumentación. Les pillarás un día detrás de ti con un cuchillo apuntando a tu espalda, y aun así ten por seguro que sabrán darte una explicación convincente de que no pensaban clavártelo.

El tremendo desgaste emocional que supone estar en una relación de este tipo acaba pasando factura, tanto a nivel físico como mental. Son suficientes unos pocos meses para que empieces a sentirte debilitado (nervios, insomnio, violencia verbal…), por lo que no te encontrarás en plenas facultades para responder adecuadamente.

Poco a poco y sin que te des cuenta, te irán imponiendo SU realidad. Una realidad en la que ellos siempre salen ganando y tú perdiendo.. Si llegas a creerte esto, estarás perdido ya que todas sus manipulaciones y abusos tendrán completo sentido y estarán plenamente justificadas dentro de su mundo.

Las personas tóxicas SIEMPRE querrán convencerte de que son superiores a ti. Ya sea a nivel de atractivo físico, económicamente, en habilidades sociales y un largo etcétra… siempre querrán que creas que estas por debajo de ellos. De esta manera tú deberás tolerar sus abusos, pues de lo contrario, otra persona que SI que esté a su altura, ocupará tu puesto y ya no podrás estar junto a la persona que amas.

Por último no debemos olvidar que las personas que son incapaces de salir de una relación dañina, a un 99% están enamoradas de su pareja pese a que esta abuse de ellas. Por suerte o desgracia, todos venimos equipados de serie en nuestro cerebro con la capacidad de “enamorarnos”.

En este estado tan bonito, nuestro cerebro segrega una cantidad tremenda de hormonas y neurotrasnmisores (feniletilamina , Noradrenalina, Adrenalina, dopamina, serotonina, oxitocina y vasopresina…nada menos).

Estas sustancias tienen básicamente el objetivo de nublar nuestra mente racional y hacernos sentir tremendamente bien al lado de la “persona amada”, por lo menos para mantenernos el tiempo suficiente junto a ella, procrear y que nuestra especie continúe existiendo.

Las personas tóxicas son expertas en exaltar en nosotros el estado de enamoramiento a través de su máscara. Saben perfectamente que bajo los efectos del amor, las personas son mucho más explotables ya que están dispuestas a tolerar abusos que en condiciones normales jamás aceptarían.

 

Debido a todos estos factores, es MUY DIFÍCIL que una persona que está enamorada de su pareja tóxica, vaya a ser capaz de romper con ella.

 

Para lograr esto, ya seas tú o una persona cercana a ti, es imprescindible que alcances lo que yo llamo el punto de no retorno.

 

¿Qué es el punto de no retorno en una relación tóxica?

Primero tienes que entender una cosa. Tu, yo, tus compañeros…cualquier persona que conozcas…TODOS tenemos unos derechos como seres humanos.

El 10 de diciembre de 1948 se estableció en París la Declaración Universal de los Derechos Humanos, adoptada por las Naciones Unidas y aprobada por el voto a favor de 48 países.

En esta declaración se recogen los derechos y libertades que toda persona debe tener sin distinciones de raza, color, sexo, idioma, religión, ideología política etc…

Concretamente, tres de estos derechos son estos:

 

Nadie estará sometido a esclavitud ni a servidumbre, la esclavitud y la trata de esclavos están prohibidas en todas sus formas.

– Nadie será sometido a torturas ni a penas o tratos crueles, inhumanos o degradantes.

Todo individuo tiene derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de su persona.

 

¿Que quiero decirte con esto?

 

El proceso para ser capaz de romper con una persona tóxica pasa por comprender a nivel interno que esa persona ha vulnerado continuamente uno, o generalmente varios, de los derechos que tienes como ser humano.

Quizá lo hayas olvidado bajo la presión y las manipulaciones de tu pareja, pero tienes estos derechos:

 

El derecho a ser tratado con dignidad y respeto.

El derecho a experimentar ya expresar sentimientos.

El derecho a decidir cómo emplear tu tiempo.

El derecho a cambiar de opinion.

El derecho a tener y expresar opiniones y creencias.

El derecho a decidir por ti mismo y no dejarte presionar.

 

Una vez que comprendes que esta persona está violando impunemente un derecho que tú tienes y que nadie puede arrebatarte, te sentirás tremendamente indignado.

 

¿Qué hay detrás de esta indignación?

 

Un sentimiento de cólera ante una injusticia cometida contra nosotros.

En mi caso, y después de una relación tremendamente tóxica de dos años, tardé varios meses en comprender la magnitud de la manipulación y el abuso al que había sido sometido.

Comenzó entonces un gran cambio en mi interior. Entendí entonces que esta persona había violado sistemáticamente los derechos de mi persona para su propio beneficio, sin importarle para nada el tremendo daño que esto me podía causar.

La primera reacción, y es posible que a ti también te ocurra cuando alcances este punto, es de cólera.

 

(Nunca subestimeis la sabiduría popular callejera :-), lo encontré en un bar de mi barrio.

 

Comprendes a un nivel profundo que esa persona no tenía ningún derecho a abusarte de esa manera. Y lo que es peor, entiendes que tú mismo consentiste que eso ocurriera.

Puedes llegar a enfadarte mucho contigo mismo por haberlo permitido. Pero dejame decirte que este enfado y esta cólera son positivos en la fase en la que te encuentras.

 

¿Cómo me sentiré una vez que alcance el punto de no retorno?

Cuando en otras ocasiones han intentado abusar de mí, he sentido como todo mi cuerpo protestaba, mi estómago comenzaba a segregar ácido, mis músculos se tensaban…no podía olvidar lo que me habían hecho ni dormir por la noche. Eran las señales inequívocas de que alguien había intentado violar un derecho fundamental de mi persona.

Significa que por fin has despertado. Has roto el hechizo que tu pareja o ex pareja tóxica tenía puesto sobre tí y por fin has conseguido ser consciente de lo perjudicial que es esa persona (por muy enamorad@ que estés).

Lo llamo el punto de no retorno, porque lo mas probable es que una vez que asimiles el hecho de que han vulnerado un derecho vital para ti, ya no seas capaz de seguir obviandolo.

Las relaciones tóxicas se mantienen a veces por una medio ceguera voluntaria o una negación de la realidad. No queremos “ver” que esa persona nos hace daño porque también pasamos buenos ratos junto a ella.

 

En cambio, una vez que seamos conscientes de esto, es muy probable que ya no nos sea posible seguir mirando hacia otro lado mientras esta persona se aprovecha de nosotros sin miramientos.

Es un acto que nos obligará a tomar cartas en el asunto y a comprender que debemos actuar para salir de esa situación, que no podemos quedarnos estancados en esa relación tan dañina.

 

Desde luego, es necesario aclarar que esa cólera debe canalizarse en forma de motivación para alejarnos de esa persona. En ningún caso os recomiendo utilizarla para tomar venganza contra ella.

Si haceis esto, solamente seguiréis alimentando una y otra vez una rueda que nunca acaba de girar. Os colocaréis a su altura y eso es algo que realmente no os beneficiará.

La mejor venganza contra una persona tóxica es simplemente dejarla atrás, y ser capaces de seguir con nuestra vida sin llevarnos puesto ni un ápice de su toxicidad. Ellos traen el veneno y ellos se lo llevan. No permitas que dejen veneno metido en ti, no te conviertas en otra persona envenenada como ellos.

 

¿Puedo forzar el punto de no retorno o debo esperar a que aparezca?

Las parejas tóxicas vulnerarán tus límites constantemente, aunque siempre suelen hacerlo de manera estudiada. Tensan la cuerda pero intentan no romperla. De hecho, si notan que la han tensado demasiado, es probable que después te hagan un “regalo” para compensarte y mantenerte disponible (sexo, caricias, regalos materiales…).

Pero en ocasiones y por circusntancias, vulnerarán tus derechos de una manera mucho más flagrante.

En ese momento, te sentirás MÁS indignado que de costumbre, y es probable que una alarma comience a encenderse en tu cabeza.

 

Voy a ponerte un ejemplo. Mientras yo estaba en relación con mi ex pareja TLP, mi padre tuvo que ser intervenido quirúrgicamente. Pese a que era una operación programada, mi familia y yo nos encontrabamos algo nerviosos.

Ella quedó en venir al hospital para acompañarme y “supuestamente” darme apoyo emocional aquella noche, lo que yo le agradecí en un primer momento.

La realidad fue que ella llegó tarde al hospital porque se quedó acabando tareas de su trabajo que en realidad podían esperar. Pero no contenta con ello, ante mi perplejidad comenzó a atacarme, justificándose con que era normal y que “no pasaba nada” por llegar tarde.

Yo no daba crédito. Mi padre estaba dentro del quirófano y mi pareja, mi supuesta persona de confianza, en lugar de apoyarme me atacaba, allí mismo en la puerta del hospital…

 

En este momento sentí muchísima indignación. Un derecho vital para mí había sido violado por ella.

El derecho a no ser atacado cuando yo mismo o un familiar cercano se encontraba con un problema de salud.

(Como curiosidad, esta bandera roja no fue suficiente para dejarla, pero la vida me volvió a poner la misma piedra de nuevo, si quieres puedes leer aquí la historia completa).

 

A esto me refiero con que habrá situaciones de vida que puedan favorecer el llegar a este punto.

Generalmente van a ser momentos complicados en los que CUALQUIER SER HUMANO NORMAL, en una relación sana, sería capaz de quedar en un segundo plano, a favor de propiciar apoyo a su pareja. Por ejemplo cuando está en juego tu propia salud o la de un familiar o amigo cercanos.

En cambio las personas tóxicas no lo harán, y puede ser por dos motivos:

 

Por su manera de relacionarse con los demás, están acostumbrados a ser ellos siempre la víctima para obtener atención. Por tanto ellos no pueden ser la víctima si ya lo eres tu.

El otro motivo es porque simplemente no quieren. No les interesa satisfacer esa necesidad legítima tuya, pese a que se trate de una situación de “emergencia”.

 

Una manera de forzar esto es pedir algun tipo de favor a tu pareja tóxica. Un tipo de favor en el que si no te ayuda, tu sales perjudicado. Por ejemplo pedirle que te vaya a buscar a un sitio apartado porque te da miedo volver a casa.

Generalmente verás que siempre encuentran algun argumento para no ayudarte, eso sí, te lo justificarán de mil maneras posibles para que quede claro que no es culpa suya.

 

Una vez que hayamos alcanzado el punto de no retorno en la relación hemos dado el primer paso y estaremos preparados para continuar con el siguiente, romper con nuestra pareja tóxica.

La revolución ha comenzado y no hay marcha atrás, tu camino hacia la libertad acaba de comenzar.

Un abrazo.

 

David C.

 

Photo by Dingzeyu Li on Unsplash


3 commentarios

Elias · 13 septiembre, 2019 a las 9:44 pm

Hola David, llegue a tu Blog tratando de buscar entender por que alguien cercano a mi vuelve a intentar salvar «su relación» con alguien le ha hecho muchismo daño. Si bien a sido de gran ayuda tus artículos, quisiera comentarte en privado dicha situación, y si podrías guiarme para ver si logro que esa persona salga de ese lugar. Atte Elias

    David · 13 septiembre, 2019 a las 10:23 pm

    Hola Elias. Gracias por escribir. En la parte inferior donde pone CONTACTO puedes acceder a mi email. Cuentame por allí y lo vemos.
    Me alegro de que te hayan servido los articulos.
    Un abrazo!

Elias · 17 septiembre, 2019 a las 10:19 pm

Hola david, muchas gracias, ya mande el mail a esa direccion, espero que te haya llegado!! un abrazo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *