A estas alturas todos hemos oído hablar del famoso contacto 0. Se supone que es lo que debemos hacer después de haber salido de una relación conflictiva, cerrar todas las puertas de comunicación con aquella persona con la que tuvimos una relación tan intensa, y a la vez tan dañina para nosotros.

 

En la web hay cientos de artículos y vídeos donde se detalla cómo y de qué manera se debe realizar este tipo de bloqueo.

Desde mi punto de vista, estoy completamente de acuerdo en que, aplicado de manera estricta, es la forma más eficaz para dejar atrás una relación tóxica, pasar página y seguir cuanto antes con nuestra vida.

 

Sin embargo muchos de vosotros me habéis escrito comentando que aunque habéis aplicado el contacto 0, os seguís encontrando con sentimientos de culpabilidad, dudas, etc.

 

Ser capaz de cortar con tu ex pareja tóxica y además aplicar el contacto 0 con ella tiene muchísimo mérito. Pero generalmente, la relación ya habrá dejado una huella en nosotros y es necesario algo más que cerrarle todas las vías de comunicación a esa persona para poder pasar página definitivamente.

Si te encuentras en esa fase en la que tu ex pareja ya no está presente en tu vida, pero aún así sigues recordándola cada día, dudando en si deberías volver con ella y creyendo que nunca volverás a querer a nadie de la misma manera, este artículo está escrito para ti.

 

Aquí tienes una lista de pensamientos típicos que suelen rondar la cabeza de manera obsesiva después de haber establecido el contacto 0 y que debemos aprender a manejar para avanzar cuanto antes.

 

Tienes que ser consciente de que en esta fase todavía te encuentras vulnerable.

Muchos de los pensamientos y creencias que tienes en este momento son absolutamente irracionales y producto de haber estado en contacto con una persona abusiva.

 

1.- NO VOY A ENCONTRAR A NADIE TAN ESPECIAL

Este es el pensamiento central que nos hace permanecer en relaciones abusivas. La creencia de que hemos encontrado a una persona “especial” y no debemos dejarla marchar ya que será muy difícil encontrar a alguien así.

Déjame que te diga que he conocido a personas extraordinarias después de haber cortado con mi ex pareja tóxica. Con algunas he compartido más tiempo que con otras pero ha sido gente que me han aportado muchísimo y con las que he vivido experiencias increíbles.

Nada de esto hubiera sido posible si yo no hubiera sido capaz de acabar aquella relación dañina en su día.

 

¿Qué es lo que te separa de poder vivir nuevas experiencias y conocer a gente que merezca la pena? La negativa a encarar el dolor.

 

Como dice el refrán, preferimos “malo conocido a bueno por conocer”. En el caso de las relaciones tóxicas, esto resulta fatal, ya que no solamente nos estamos privando de conocer a personas sanas, sino que además nuestra autoestima se irá destruyendo cada día.

Piensa por un momento que tuvieras la seguridad de que vas a encontrar a nuevas personas con las que puedas tener una relación satisfactoria. ¿De verdad permanecerías al lado de alguien que te maltrata?

 

2.- LA CULPA DE QUE LA RELACION NO FUNCIONARA ES MÍA

Casualmente, siempre que he topado con una personalidad abusiva, me he sorprendido teniendo este pensamiento:

 

“La culpa de que la relación no funcione es mía, yo no estoy accediendo a sus demandas que son completamente legítimas. Ella es una persona que merece mucho la pena, por lo que si yo no accedo a esas demandas, rápidamente otra persona lo hará y yo perderé el privilegio de estar con ella.”

 

La realidad es que este tipo de personas solamente buscan satisfacer sus propias necesidades, mientras que las tuyas nunca importan. Cualquier persona que se involucre con ellas acabará en el mismo estado que tú.

La “idea” de que hay gran cantidad de pretendientes ahí fuera deseando satisfacer sus necesidades es completamente falsa. Nadie quiere estar con alguien que solamente se preocupa en cubrir sus propias necesidades. Ese tipo de relación nunca perdura en el tiempo.

La prueba es que van saltando de relación en relación “quemando” a las parejas que se aventuran a estar con ellos. Tras el enamoramiento inicial tan intenso en el que son expertos para crear el enganche, uno se encuentra siempre dando y dando, recibiendo muy poco a cambio.

No te engañes. No eres una persona defectuosa como te ha querido hacer creer. Simplemente quería convencerte de ello para poder abusar de ti.

 

3.- SI VUELVO QUIZÁ LO PODAMOS ARREGLAR

Con el paso del tiempo después de la ruptura, comienza la melancolía. Nuestro cerebro es experto en magnificar los buenos momentos mientras que una especie de amnesia selectiva parece quitar importancia a los malos.

 

Es por esto por lo que recomiendo llevar un diario de sentimientos mientras os encontrais en este tipo de relación. Escribir cada día sobre como os sentís con esa persona os ayudará en el futuro cuando ella ya no esté presente y la añoréis de manera irracional.

Este tipo de pensamientos hará que te parezca buena idea volver con tu pareja tóxica creyendo que esta vez lo podréis “arreglar”.

Es decisión tuya volver a una relación abusiva. Yo lo hice en su día, y con el tiempo entendí que necesité volver para alcanzar definitivamente el punto de no retorno.

 

Volver a este tipo de relación, en el 99% de los casos resulta en una intensa luna de miel inicial, tras la cual se vuelve rápidamente a la misma dinámica de siempre.

 

El resultado es una pérdida importante de recursos, tiempo y energía, así como una nueva devaluación de nuestra persona. No olvides que estarás regresando al lado de una persona que no te valora y abusa de ti. Obviamente esto no es bueno para tu amor propio ni tu autoestima.

 

Generalmente esto solamente sirve para perder varios meses y mucho esfuerzo.

 

Piensa que en ese tiempo puedes estar rehaciendo tu vida y pasando página, pero dependiendo de tu personalidad, quizá necesites intentarlo “una vez más” para agotar todas las posibilidades y entender a nivel interno que es imposible tener una relación funcional con esa persona.

La decisión depende de ti, pero si lo haces, recuerda, estás avisado.

 

 

4.- HA PODIDO CAMBIAR MIENTRAS ESTABAMOS SEPARADOS

Siento decirte que es muy difícil que una personalidad tóxica cambie de la noche a la mañana.

 

Las creencias de una persona dependen de la forma en que se les ha educado, así como de experiencias durante muchos años de vida.

Si has tenido un tipo de educación donde fuiste maltratado física o psicológicamente, o simplemente no te enseñaron a respetar y empatizar con los demás, va a ser muy difícil que un día de repente tu cabeza cambie y empieces a considerar que los demás también son importantes.

 

De la misma manera si sufriste una circunstancia traumática en tu vida y ello te ha llevado a tener un comportamiento tóxico hacia las personas que te rodean, es muy complicado que cambies tu conducta de buenas a primeras ya que este hecho habrá quedado grabado a fuego en tu mente.

Desde luego que todos hemos podido tener la mala suerte de sufrir una de estas situaciones (o ambas) a lo largo de nuestra vida.

 

Sin embargo, y una vez que somos personas adultas, todos adquirimos la capacidad de autoanalizarnos a nosotros mismos y de desarrollarnos personalmente.

La psicología ya no es el privilegio de unos pocos. A día de hoy existe infinidad de información sobre desarrollo personal y las terapias son cada vez más accesibles a todos los públicos.

Sin embargo, este tipo de personalidades tóxicas, rara vez reconocerán que tienen un problema o que deban trabajarse. Su pilar central es que su actitud es correcta y eres tú el que está equivocado (narcisismo).

Partiendo de esta premisa es casi imposible que vayan a dedicar tiempo en evolucionar ya que el primer paso para ello es reconocer que tienes algo que mejorar.

Aún así, en el caso de que lo hicieran (y suelen prometerlo si quieren que vuelvas con ellos), no te dejes engañar. Como he mencionado antes, este tipo de patrones está profundamente arraigado en su mente, y es tremendamente costoso que eso cambie. Se necesitan años de terapia y mucho esfuerzo personal para cambiar a una personalidad sana y equilibrada.

 

Por muy enamorado que estés de tu ex pareja tóxica, sinceramente no creo que te vaya a compensar estar ahí durante todo ese tiempo.

 

 

5.- LO HEMOS DEJADO PERO ME SIGUE QUERIENDO

Te quiero. Esas dos palabras…solamente son dos palabras pero pueden mover montañas.

Los manipuladores emocionales lo saben muy bien y lo utilizarán adecuadamente para hacerte dudar de tu decisión al alejarte de ellos.

 

Decir “Te quiero” a alguien sin sentirlo de verdad es muy fácil. Sobre todo si estás acostumbrado a mentir.

 

Te lo dirán mirandote a los ojos y jurarás que lo están sintiendo con toda su alma.

Pero lamento decirte que una persona que de verdad te quiere nunca te haría daño a propósito. Una persona que te quiere no te pega ni te maltrata, ni te amenaza o te manipula.

Generalmente este “Te quiero” se traduce más bien en algo así:

«Me vienes bien porque contigo cubro mis necesidades, y por tanto me interesa tenerte cerca. Pero si tienes un problema o necesitas mi ayuda, yo no voy a estar allí para ti».

Un «te quiero» de verdad se acompaña con actos. Se demuestra cada día. Una persona que es capaz de retroceder puntualmente para no dañarte, que podría en ocasiones hacerte daño pero elige no hacertelo, que te cuida cuando lo necesitas, que siente compasión por tí…es una persona que te quiere de verdad.

 

Una persona que dice quererte pero no te ayuda ni está ahí cuando la necesitas, lamento decírtelo pero no te quiere lo mas mínimo. No pierdas ni un minuto con ella.

 

6.- DISCULPAR LAS ACCIONES DEL OTRO “SOLO NECESITA CARIÑO”

Generalmente, las personas tóxicas han tenido una vida complicada, a raíz de lo cual se han hecho seres dañinas. Algunas han evolucionado y se han convertido en mejores compañeros y otras con el tiempo solamente han aprendido a manipular y a dañar de manera más eficaz.

 

Me costó mucho entender que no era mi tarea “arreglar” la vida de estas personas. Si tienes el síndrome del salvador y te dedicas a rescatar a almas descarriadas que acaban siendo tu pareja, entonces tenemos trabajo que hacer.

 

La experiencia me ha demostrado que nadie va a cambiar si no quiere cambiar.

 

Puedes dedicar tu vida en exclusivo para ayudar a esa persona (con tu consecuente deterioro), y si ella no está dispuesta a mejorar, lo único que conseguirás será perderte a ti mismo mientras que tu pareja permanece igual.

 

Una persona que te pega, te insulta, rebaja tu autoestima, te chantajea emocionalmente, simplemente no tiene que estar en tu vida. Punto.

No caigas en el error de creer que solamente es una alguien dañada que necesita cariño. No caigas en el error de creer que tu conseguirás sanarla con tu amor.

Una persona que es capaz de atacarte de esa manera está a años luz de poder tener una relación funcional, por mucho que te empeñes en ayudarlos.

Como he dicho antes, este tipo de patrones se forjan en la infancia y a lo largo de años de vida, y es muy difícil que tu vayas a poder modificarlos. Incluso para un terapeuta son necesarios años de trabajo y mucho esfuerzo por parte de la persona implicada.

 

Si disculpas esas acciones contra ti y las pasa por alto, estás vendiendo tu dignidad como ser humano, y te advierto que si lo haces, vas a pagar un precio muy alto. Perderte a ti mismo como persona.

 

Piensa si de verdad estar con tu ex pareja merece tanto la pena como para perderte a ti mismo.

Si insultas o maltratas a alguien y no eres consciente del daño que haces, bien, entonces tienes un problema y tienes que solucionarlo tú mismo. Vivimos en una sociedad donde se respeta a cada ser humano como persona y tenemos unos derechos innegables y universales. Si tu manera de ser vulnera los derechos de los demás, deberías plantearte buscar ayuda.

 

7.- EL SEXO ERA INCREÍBLE

Siento decirte que en el 99% de las relaciones tóxicas el sexo es increíble.

Respóndeme a una pegunta, ¿te comerías un plato que engordara muchísimo si el sabor fuese pésimo?

 

Obviamente no.

 

Te comes un plato que engorda porque está buenísimo. Sacrificas el efecto negativo que tiene en ti a medio plazo el hecho de comerte ese plato, porque te produce gran satisfacción saborearlo mientras te lo comes.

 

En las relaciones ocurre lo mismo. Realmente tu SABES que esa persona no te hace bien, SABES que estar con ella te hace daño a medio plazo, pero la satisfacción que te produce acostarte con ella te hace olvidar ese daño (aun así, acaba llegando, vaya que si llega).

Nadie estaría con una persona que le manipula, abusa de ella y le daña si no hubiese cierta satisfacción en estar con ella. Como dice Marc Renton en Trainspotting para justificar por qué tomaban heroína “después de todo no somos gilipollas, o al menos no tan gilipollas”.

 

Esta satisfacción la suelen proyectar en nosotros con una gran intensidad emocional, y proporcionando sexo increíble.

Esto genera adicción y lo saben muy bien. Al contrario de una pareja sana donde se comparte el momento y se disfruta como un regalo mutuo, ellos lo utilizan como una droga para manipularte y que permanezcas enganchado a ellos.

Siguiendo con el ejemplo anterior, en Trainspotting describen los efectos de la heroína como el mayor subidón que existe. Obviamente sus efectos secundarios son bien conocidos y seguro que no querrás tomarla (recuerda como terminaba el pobre de Tommy en la película).

 

Pues en el sexo con personas tóxicas ocurre lo mismo. Puede ser tremendamente placentero en el momento, pero con unas contraindicaciones muy perjudiciales para ti. Solamente tú decides si quieres regresar a ese mundo oscuro.

 

8.- PREFIERO ESTAR EN UNA RELACIÓN TÓXICA A ESTAR SOL@

Cuando me encontraba dudando si seguir con mi pareja TLP, me encontraba tan nublado que me parecía una opción válida seguir con ella toda la vida, pese a que cada día era un infierno. Teníamos una inestabilidad tremenda, ataques de ira, discusiones hasta altas horas de la madrugada…una relación totalmente disfuncional.

 

Y sin embargo me planteaba seriamente resignarme a esa dinámica con tal de seguir con ella, pese a que a veces me sentía tremendamente solo.

A día de hoy aún siento escalofríos pensando en aquello. Gracias a dios, fui capaz de salir de aquel agujero negro que drenaba toda mi vitalidad y mi energía, todo lo positivo que tengo como persona.

 

Si has visto la película Come, reza, ama (Eat, pray, love), hay una escena al comienzo donde el marido de Julia Roberts le propone que sigan siempre juntos a pesar de ser ambos infelices.

Me llamó la atención el hecho de que en determinados momentos, puede parecer una buena idea. Al fin y al cabo, te evitas separarte de esa persona que te proporciona placer (aunque sea mezclado con mucho dolor).

 

En cambio, acaban terminando la relación y Julia Roberts (Elizabeth Gilbert) comprueba que hay todo un mundo nuevo fuera que descubrir, y que hubiese sido un tremendo error permanecer estancada en aquella situación.

 

Cuando estamos enamorados de una persona, es como si contempláramos el mundo a través del ojo de una cerradura. Estamos tan centrados en esa relación que nos pasa por alto la cantidad de experiencias gratificantes que podemos vivir desde nuestra independencia.

 

Después de superar aquella relación tuve que comenzar desde 0, pero hoy, varios años después puedo decir que fue una de las mejores decisiones que he tomado en mi vida. He podido desarrollarme como persona más de lo que hubiera podido imaginar, ayudo a personas que se encuentran en la misma situación, he realizado muchos viajes de introspección y he conocido a grandes compañeros por el camino. Me he convertido en una persona nueva y plena.

 

El precio que tuve que pagar para llegar hasta aquí comenzó por una decisión difícil, dejar atrás aquella relación y dirigir la mirada hacia delante..

 

Hazte a ti mismo esta pregunta ¿Quieres seguir estancado en esa relación disfuncional o quieres avanzar, conocer gente estupenda y desarrollarte como persona?

 

La decisión es tuya y solo tuya. Elige bien porque vida solo tenemos una.

 

9.- HE CORTADO LA RELACIÓN PERO NO CONSIGO AVANZAR

Como siempre digo, dejar atrás a una persona de la que estás “enganchado” es una lucha (a veces encarnizada) entre razón y emoción.

La emoción es muy poderosa. Pese a que hayamos alcanzado el punto de no retorno, nuestra mente nos jugará malas pasadas suplicándonos que volvamos a esa persona con tal de sentir de nuevo aquellas emociones tan intensas.

 

Es probable que te levantes algunos días convencidísimo de que has hecho lo correcto al romper, y al día siguiente estés llorando su ausencia.

 

Tienes que persistir en tu decisión. El cerebro tarda un tiempo en reconfigurarse y adaptarse a la nueva situación. En mi caso, siempre que había tenido una ruptura, preparaba un calendario en mi habitación y cada día que pasaba lo tachaba con gran satisfacción.

 

Cada día que transcurre, estás un poquito más cerca de llegar a tu libertad. Habrá días sobre todo al principio que te cuesten horrores, pero acabarán pasando, acabarás tachándolos en tu calendario y le irás ganando terreno a los recuerdos.

Al principio te resultará muy difícil vencer el deseo de llamar a tu ex por teléfono. Una avalancha de sentimientos te impulsará a contactar con el/ella.

El resistir este impulso es algo que puedes entrenar (como un músculo). Pospón ese deseo durante el tiempo que te sea posible. En los primeros días a todos nos ha ocurrido, hemos caído en la tentación y hemos llamado por teléfono (esto nunca hará que te sientas mejor, sino todo lo contrario).

 

Ve aumentando según tus posibilidades ese tiempo que tardas en contactar. De minutos a horas, días, semanas… Te darás cuenta de que cada vez te resulta más fácil posponer esa sensación de urgencia, hasta que llegará el día en que directamente ya no sientas la necesidad de contactar.

Haré aquí un spoiler sobre este tema, las respuestas que necesitas no las tiene tu ex pareja, las tienes tú dentro de ti. No necesitas ninguna respuesta por su parte, puesto que ya te las proporcionó todas mientras estabas con ella.

 

Las acciones hablan más alto que cualquier palabra. Sus acciones te mostraron cómo era esa persona en realidad.

 

Una vez que haya transcurrido cierto tiempo donde el dolor que sientes por la ruptura ha llegado a ser manejable, entonces estarás en condiciones de moverte al siguiente paso dentro de este proceso. Mirar hacia adentro y analizar qué es lo que ha hecho que te involucraras en una relación abusiva.

Se trata de tomar parte activa en tu recuperación, aceptar la parte de responsabilidad que te corresponde y aprovechar la situación para desarrollarte como persona.

 

Te lo cuento en la segunda parte que publicaré próximamente.

 

 

*****

 

 

Y por lo que más quieras, ¡¡permanece en contacto 0!!. Nada de lo que te he contado aquí servirá de nada si no logras permanecer sin noticias de tu ex pareja.

Que no se te ocurra la feliz idea de escribir a tu ex diciendo que le/la echas de menos durante una noche de borrachera o cuando sufras un bajón.

En el momento que hagas el mínimo contacto con ella, retrocederás todo lo que te ha costado avanzar tan duramente y tendrás que comenzar de nuevo.

 

 

No le des ese poder y mantente fuerte en tu contacto 0.

 

 

 

Nos vemos pronto.

 

¡Un abrazo!

 

David C.

 

 

 


4 commentarios

Luis · 16 octubre, 2019 a las 7:24 pm

David, gracias por el artículo. Es muy bueno y ayuda mucho, especialmente a los que nos encontramos en esta etapa. En mi caso, hace 3 meses que estoy en contacto cero con mi ex pareja tóxica pero sigo muy traumado, débil, confundido y con muchísima desesperanza de cara al futuro.

Creo que tengo un problema y es que no sé estar sin pareja, pero he decidido afrontarlo y encarar un proceso de crecimiento personal. ¿Tú crees que en algún momento podré conocer a otra persona y ser feliz? el sexo y la intensidad de mi ex eran increíbles, tengo mucha confusión en mi cabeza y a veces mucha culpa, supo manipularme muy bien para hacerme sentir culpa.

Saludos desde Buenos Aires, Argentina.

    David · 16 octubre, 2019 a las 7:37 pm

    Hola Luis. Me alegra que el artículo te haya ayudado.

    Es normal que después de una relación tóxica tengas esos sentimientos. Tienes que darte tiempo ya que esto no va a ser siempre así (aunque ahora te parezca que si).

    Ya has avanzado mucho si has logrado mantener el contacto 0 con esa persona y además has reconocido que tienes dificultades para permanecer sin pareja. Decidir afrontarlo y tomar las riendas es un paso importantísimo y te aseguro que si perseveras te conocerás mucho más a ti mismo. Yo con el tiempo acabé agradeciendo a mi ex pareja tóxica el haberme forzado a realizar todo ese camino de autodescubrimiento.

    Si quieres atraer a una persona que sea alegre, cariñosa, inteligente, divertida y trabajada, entonces debes trabajarte a tí mismo y convertirte en el equivalente masculino. Que esa sea tu motivación para avanzar. Hay muchísima gente ahí fuera que merece la pena, te lo aseguro. Pero las personas que alcanzan un nivel de desarrollo emocional alto, son atraidas por personas con un nivel similar, por lo que para entrar en esa «liga», hay que entrenarse mucho, pero creeme que será de las mejores inversiones que hagas en tu vida. No es por conocer a alguien, es mejorarte a tí mismo. Como efecto secundario de mejorarte a tí mismo, habrá personas interesantes que se fijen en tí.

    En cuanto al tema del sexo, ya lo comento en el artículo. Puede ser muy intenso pero siempre tendrá un objetivo y es manipularte a través de el. No hace falta estar con una persona tóxica para disfrutar de relaciones sexuales placenteras.

    Un abrazo Luis.

    David.

Carmen · 23 noviembre, 2019 a las 5:27 pm

Hola David!. Me encanta tu web, tu forma de expresarte y escribir. Me ha servido de apoyo en este último año. Pero he recaído… Hace dos días quedé con mi ex y me planteo volver… Quemar el último cartucho. Llevaba un año sin contacto y ya estaba en otra relación. Pero echándole mucho de menos, por eso releía y releía tu blog. Hoy ante tanta confusión, he visto lo del apego ansioso, no lo conocía, y me cuadran bastantes cosas. Pero tengo la sensación de q debo intentarlo una vez más, estoy hecha un lío. Ha sido una relación tóxica de libro, pero sí q creo q está enamorado de mí y yo sé q yo también, no me lo quito de la cabeza y tengo pavor a perderle para siempre. En q fase estoy? Es normal después de tanto tiempo volver? Ha veces creo q la persona tóxica soy yo.

    David · 25 noviembre, 2019 a las 12:21 am

    Hola Carmen. Me alegro de que la web te esté siendo de ayuda.
    Conocer la teoría de los apegos e identificar el tipo de apego que tenemos es importantísimo ya que tiene muchisimas implicaciones a lo largo de nuestra vida amorosa.

    Si tienes un estilo de apego ansioso, debes ser consciente de que en ocasiones, ese miedo a perder a la otra persona y que sea el error de tu vida, es algo totalmente irracional, producto de nuestros miedos internos.

    Voy a contarte que con cada persona que he tenido una relación y me he enamorado de ella, he tenido justo ese mismo miedo. He luchado por la relación cuando ya no quedaba nada por lo que luchar, y el último cartucho resulta que siempre era en realidad el penúltimo. Siempre que me enamoraba estaba convencido de que esa persona era el amor de mi vida y no debía dejarla escapar, pese a que me hiciera muchísimo daño con su comportamiento.

    Esta actitud me llevó a sufrir terriblemente y a entrar en sumideros de recursos donde mi persona acababa mal parada. Por cierto, siempre terminaba conociendo a una nueva persona con el tiempo. De alguna de ellas me volvía a enamorar y volvía a repetir el mismo proceso. Simplemente mi cerebro activaba el apego ansioso cuando daba con una pareja de la que estaba enamorado.

    Probablemente en el futuro conozcas a otra persona de la que te enamores y vuelvas a repetir patrones. Me costó entender que el problema no lo solucionaba regresando por decimotercera vez con mi ex pareja tóxica, sino analizando por qué yo me comportaba de esa manera en cada relación.

    Ahora ha transcurrido un año y probablemente se hayan debilitado los recuerdos negativos y añores los momentos intensos que vivías con el. Por mi experiencia, cuando una relacion ha sido tóxica, hay una pequeña luna de miel al volver, y al cabo de poco tiempo se vuelve a la misma dinámica de antes.

    Solamente tendría sentido que intentases regresar con el si ambos habeis realizado un trabajo interior durante este tiempo, en el que habeis sido conscientes de qué factores eran los que hacían la relacion tóxica. Y si estais dispuestos a comprometeros seriamente en que no se repita la dinamica anterior.

    Pero esto es infrecuente en una persona con patrones tóxicos ya que suelen siempre culpar a los demas y tener una actitud narcisista que imposibilita el analisis interior y el desarrollo personal.

    Como experiencia personal, te diré que yo he necesitado regresar con varias parejas que tuve donde la relacion fue toxica. Ninguna de ellas volvió a funcionar, pero me alegré de haberlo hecho porque así eliminé la duda que me atormentaba, y supe que era imposible tener una relacion sana con esa persona.
    Pero pagué un precio, gasté muchos recursos, tiempo y energía con una persona que en realidad no merecia la pena y que no tenia que haber dejado entrar en mi vida.

    Es una decision tuya, tomes el camino que tomes, hazlo de manera consciente y sabiendo donde pisas y en que direccion quieres avanzar.

    Un abrazo Carmen!

    David C.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *