Por fin conseguiste romper con tu ex pareja tóxica. Con todo el dolor de tu corazón entendiste que esa persona de la que estabas enamorado no te hacía bien.
Pero antes de llegar a este punto lo intentaste todo, pusiste todos los medios posibles para que la relación funcionase pero era un imposible. El final de cada discusión era el principio de la siguiente. Tu pareja parecía seguir igual, pero tú te hundías cada vez mas.
Fue entonces cuando haciendo un tremendo acopio de fuerza y amor propio, te plantaste y le dijiste BASTA.

 

 

Te dolió en el alma hacerlo. Realmente tú lo hubieras dado todo por que esa relación funcionase. Los momentos buenos eran TAN intensos…

Sin embargo, los momentos malos también eran muy intensos, y en contra de lo que pensabas al principio, no fue posible eliminarlos. No fue posible tener unos sin los otros. La idea de una vida de fábula con esa persona teniendo lo bueno sin lo malo, no llegó a hacerse realidad.

Ahora te encuentras solo en casa. Te sientes como si un huracán hubiera pasado por tu vida. Ha sido todo tan rápido…demasiado rápido para asimilarlo…

Es entonces cuando tu cabeza comienza a divagar. Estás convencido de que tenías que cortar esa relación que te hacía tanto daño. No obstante, recuerdas que tu pareja insistía con tremendo aplomo que la culpa de que no fuese bien era tuya.

 

Con el paso de los días y semanas, una semilla de duda aflora en tu cabeza.

 

¿Tendría razón mi ex pareja sobre mí?

 

Quizá en realidad yo debí ser más paciente, menos susceptible y necesitado…y entonces todo hubiera ido mejor. Es más, si me paro a pensarlo SEGURO que hubiéramos conseguido estar bien juntos. Y de esa manera no se echaría a perder todo lo bueno que tenía la relación.

 

¿Te has sentido identificado con esta situación?

 

Si la respuesta es sí, dejaste a tu ex pareja tóxica y estáis en contacto 0, tienes un alto grado de probabilidad que todavía te falte por vivir el capítulo final. El Hoovering.

 

 

MI HOOVERING PERSONAL

¡¡Din dong!!

 

Yo estaba sentado en el salón de casa, cuando de repente sonó el timbre. No el telefonillo del portal en la calle, sino la puerta de mi casa.

Me levanté extrañado ya que no esperaba ninguna visita aquella fría tarde de invierno, ¡y menos que ya estuviera en mi propia puerta!.

Fui a echar un vistazo por la mirilla y el corazón me dio un vuelco.

 

Era mi ex pareja TLP.

 

Estaba allí de pie, con una novela que yo le había prestado mientras estábamos juntos.

Recuerdo perfectamente que me quedé de piedra. Habían pasado seis meses desde que me armé de valor y fui a su casa una noche, para decirle que yo no quería continuar con ella.

Más que un acto de valentía, fue el shock que yo sufría lo que me impulsó a hacerlo. Llevabamos año y medio de relación y casi desde el primer día, yo me encontraba mal todo el tiempo. No podía más.

Ella aceptó la ruptura con bastante entereza. Nos abrazamos y nos despedimos de manera bastante “normal” (para tratarse de un TLP).

Sin embargo, durante esos seis meses, yo aún desconocía que ella padeciera este trastorno, por lo que seguía sin tener respuestas. Mi duelo estaba estancado. Solamente sabía que aquella persona a veces me trataba como al amor de su vida, y otras veces me hacía muchísimo daño. Me encontraba sumido todavía en la disonancia cognitiva.

 

Mi desconocimiento de su problemática, unido a la bajada de autoestima y gasligthing que ella me proyectó durante la relación, hicieron que me planteara si no había sido todo un error de calculo mío. Quizá si volvíamos y yo cambiase, podría ser todo diferente.

Estos eran los pensamientos que me rondaban la cabeza durante esa época, cuando de repente, ella apareció.

Me quedé tremendamente bloqueado, pero le abrí la puerta (tremendo error).

 

Podrás imaginar lo que sigue. Resulta que había venido a mi ciudad para ver a una amiga suya y justamente se acordó de que no me había devuelto aquel libro, por lo que quiso entregármelo personalmente.

Esto era una tremenda mentira, ya que su amiga me conocía también a mi y hubiera podido darme el libro (que yo nunca le reclamé) a través de ella.

 

Era la excusa para aparecer en mi casa “por casualidad”.

 

Después de preguntarme que tal me encontraba yo, empezó la obra de teatro más convincente que pudo representar.

Ella se había dado cuenta de todos los fallos que había cometido durante la relación. Yo le gustaba mucho y era el amor de su vida, me había portado muy bien con ella y no quería perderme.

Por ello, estaba dispuesta a intentar cambiar para no hacerme daño y que pudiésemos estar juntos. ¿Sonaba bien verdad?

 

Me estaba poniendo en bandeja lo que vagaba por mi mente día tras día. Lo pensé durante unos minutos y apresuradamente le dije que sí, pero con una condición.

Teníamos que hablar de todos aquellos comportamientos que a mí me hacían daño, y modificarlos para que yo pudiese estar bien.

Por supuesto ella accedió a todo esto sin dudarlo. En aquel momento parecía la persona más dócil del mundo.

 

Fue aquí cuando caí de cabeza en su Hoovering.

 

Ni que decir tiene que después de la reconciliación inmediatamente nos acostamos y tuvimos el sexo más apasionado que yo había vivido.

Todo parecía ir de fábula, ella iba a cambiar para mí. Podríamos estar juntos y disfrutar de lo bueno de esta persona pero sin lo malo. ¡Era fantástico!

Sin embargo, yo notaba algo extraño en la boca del estómago. Como esas veces que haces algo pero no estás convencido del todo, cuando tienes una vaga sensación de que estas haciendo algo que puede traerte cosas desagradables en el futuro.

Desde luego y como podrás imaginar, el teatro complaciente duró muy poco. Un par de semanas fue todo lo que ella pudo escurrir el bulto y disimular su trastorno. A partir de ahí, comenzó de nuevo la misma dinámica de siempre.

Seguimos juntos otros seis meses más, pero al poco tiempo de volver, para mí era la misma pesadilla de siempre. Quizá yo estaba algo más fortalecido después de la pausa que hicimos, pero de nada servía contra la avalancha que supone un TLP.

 

 

LA REALIDAD DETRÁS DEL HOOVERING

Es muy importante que identifiques, que detrás de este intento de recontactar contigo, tú eres lo último que importa. Veamos qué es lo que pasa por la cabeza de estas personas ANTES de que suene tu teléfono o el timbre de tu puerta.

Las personalidades tóxicas como los narcisistas, los borderline, los psicópatas integrados, se basan todas en la mentira. Su vida entera es una mentira y una máscara que han fabricado para tapar su problemática interna.

Esta máscara la fabrican a través de inflar su ego, ensalzar sus virtudes y logros a la vez que te desvalorizan y te culpan a ti de todo.

 

Sin embargo, debajo de esa máscara, lo que hay es una autoestima pobre y un tremendo sentimiento de vacío (sí, parece difícil de creer cuando les tienes delante, pero así es, lo he comprobado).

Vivir debajo de un castillo de naipes tiene sus inconvenientes. Por muy bien amarrado que lo intentes tener, en ocasiones se derrumba. En ese momento les invade un miedo atroz y una sensación de vacío tremenda.

Como se han dedicado siempre a ir acallando estas emociones, nunca aprenden a identificar su problema de base, y mucho menos a trabajarlo. Su respuesta es siempre una huida hacia delante. Mantenerme ocupado a costa de lo que sea, aferrarme a una persona a la que pueda seguir traspasando toda la toxicidad que yo mismo no soy capaz de gestionar.

Es aquí cuando cogen agenda y buscan la última persona que les “funcionó” para poder descargar toda su toxicidad.

 

Primero te tantearán con algún mensaje hablando de otro tema. Es obvio.

Ella no iba a llamarme diciendo David, me siento como una tremenda mierda y no tengo a nadie más a mano para culparle. Necesito volver contigo para que vuelvas a ser mi cubo de basura particular.

No van a darte esta información, no te lo van a poner tan fácil.

 

Por eso eres tú quien debe de “traducir” sus palabras al idioma verdadero. De lo que ellos te dicen a las intenciones que tienen de verdad hay un abismo que se salva con el conocimiento previo de sus conductas y su manera de pensar.

 

La manera de “abrir brecha” puede ser diversa, pero siempre será de forma indirecta:

 

  • Llamarte en una fecha señalada: En navidad, año nuevo, el día de San Valentín, el día de vuestro aniversario o el día de tu cumpleaños (a mí incluso me llamaron el día de SU cumpleaños).
  • Te envían un mensaje equivocado y con la excusa se ponen a hablarte. Si quieren rizar el rizo, aprovecharán en ese mensaje para darte celos con otra persona real o imaginaria.

Simplemente diles que se han equivocado de persona y no les des pie a continuar la conversación.

  • Llamarte “preocupados” por como te va la vida, a ti o a tú familia. Casualmente nunca se interesaron ni por ti ni por tus seres queridos, en cambio ahora parece una de sus prioridades. Esto me ocurrió durante un Hoovering en el que mi padre se encontraba en el hospital y ella me llamaba con la excusa de interesarse por su salud. Casualmente durante la corta relación, a ella siempre le fueron indiferentes mis necesidades y problemas.
  • Como a mí me ocurrió, pueden contactarte con la excusa de devolverte algo prestado de lo que ya ni te acordabas (la del libro es típica, me ocurrió dos veces).

El mensaje que hay que darles es claro. Te regalo el libro, peine, jersey, pantalones…lo que sea con tal de no volver a verles.

  • Escribirte tan normales como si no hubiese ocurrido nada malo entre vosotros. Esto puede hacerte caer en la tentación de responder con normalidad también. ¡¡¡NO LO HAGAS!!!.

Están probándote a ver si pueden volver a entrar en tu vida tan dignos después del daño que te hicieron. No se lo consientas. No deben entrar a tu vida ni por la trampilla para el gato.

  • Tienen una enfermedad y te contactan para notificártelo. Esta es una manipulación maligna donde te ponen entre la espada y la pared ya que pierdes si o si. Tanto interesándote por ellos, como ignorándolos (serás una persona cruel).
  • Están pensando en suicidarse y no tienen a otra persona a la que decírselo mas que a ti. Aquí ya hablamos de palabras mayores. Están queriendo poner sobre tus hombros la responsabilidad de SU VIDA. Si no haces algo, ellos podrían cometer una locura y ser culpa tuya no hacer nada para evitarlo.

Esta técnica la utilizaron contra mí de manera “sutil”. Ella me llamó y me dijo que estaba dando vueltas con su coche por la ciudad y que ya no pintaba nada en este mundo.

Aquí hay que actuar de manera firme. Lo que hice fue facilitarle un teléfono de asistencia para estos casos e insistirle en que necesitaba ayuda profesional.

 

 

A veces te contactarán sin una intención real de aproximarse a ti. Son lo que yo llamo “contactos de chequeo”. En ese momento pueden estar cubiertos por otra persona o no están sintiendo su vacío interior.

Sin embargo se conocen a sí mismos y saben que tarde o temprano lo sufrirán, por lo que les conviene mantener un hilito de contacto contigo. De ese modo, si llega el momento en el que necesitan echar mano de ti, la brecha ya la tienen abierta y les resulta mucho más fácil volver a entrar.

 

El problema del Hoovering, es que normalmente cuando sucede tú todavía te encuentras debilitado.

 

El paso por una relación tóxica siempre nos afecta negativamente, dejándonos con una autoestima débil, baja energía, sentimientos de culpa y dudando de nuestras percepciones.

Solamente que hayas conseguido dejar a esta persona, ya fue un esfuerzo enorme teniendo en cuenta los pocos recursos de que disponías. Te armaste de valor y lo hiciste, estableciendo el contacto 0.

 

Sé por experiencia que las primeras semanas después de la ruptura, son las más duras. Probablemente cuando regrese, habrás conseguido pasarlas con gran esfuerzo y dolor.

Y ahora viene y te recontacta llenándote la cabeza de falsas esperanzas y sueños, pero que son justamente lo que tu castigado y confundido cerebro quiere escuchar. Es muy tentador dejarse llevar por su generosa oferta.

Sin embargo, ya te he adelantado lo que te ocurrirá si caes en su trampa.

 

Ellos no van a cambiar. Pero tú volverás a sufrir de nuevo, y además perderás todo el camino tan duro que ya tenías andado y que tanto te había costado recorrer. Es decisión tuya y solo tuya, si quieres regalarle a tu pareja abusadora eso que tanto trabajo te ha costado.

Si lo haces, tras una pequeña luna de miel, regresarás a las mismas dinámicas de siempre y el dolor volverá a ser compañero habitual. Sin embargo, el proceso puede repetirse indefinidamente cuando vuelvas a dejar a tu pareja tóxica, y ella aparezca de nuevo a las semanas o días.

 

Entrarás así en un ciclo interminable de ruptura-reconciliación-ruptura, pudiendo llegar a normalizarlo. Este es el peor de los escenarios posible ya que te hará sentir tan desorientado y miserable que acabarás por no saber ni quien eres tú.

Si persistes en esa dinámica, creyendo que algún día podrá funcionar, llegará un momento que tu pareja encontrará a otra víctima y te dejará definitivamente.

En ese momento te quedarás con el tremendo dolor de haber accedido a todas sus demandas de recontacto, solamente para darte cuenta que lo único que hacía era utilizarte mientras le convenía. Una vez que ha encontrado un nuevo pozo del que sacar agua, te abandona sin miramientos y sin importarle el daño que te causa.

 

 

¿CÓMO COMBATIR EL HOOVERING?

Fácil y difícil a la vez. Permanece en contacto 0. No hay otro camino.

Aquí es el momento de releer tu diario de emociones, y de escuchar todo el material que hayas recopilado mientras estabas con esta persona.

Si le abres la puerta a tu ex pareja, utilizará todo tipo de artimañas y no cesará hasta que te haga caer en tu juego. Y no pienses que vas a ser capaz de combatir sus manipulaciones sin caer en ellas, con este tipo de personas siempre sales perdiendo.

En el caso de que tengas alguna interacción de manera obligada por el tema de hijos, propiedades en común, etc… debes utilizar el método de la roca gris.

 

Se trata de comunicarte con ellos como si fueses una gran roca imperturbable. No respondas de manera emocional. Hay una gran diferencia entre responder y reaccionar.

Ellos con sus actitudes lo que van a buscar es que reacciones de cierta manera, para saber que siguen teniendo poder sobre ti. Al simplemente contestar de manera fría y sin emoción, les quitarás ese poder.

 

No les haces ninguna pregunta sobre ellos o su vida. Solamente habla el mínimo imprescindible y en ningún momento ofreces información sobre cómo te encuentras o tu vida personal. Y por supuesto, la conversación debe ser lo más corta posible. En el momento que zanjes el tema que tenéis en común, debes terminar inmediatamente sin dar pie a que hable de otros temas.

Se trata de ser lo más aséptico posible en la interacción. Es la única manera de tratar con ellos sin que te arrastren a su campo de juego.

 

(Trataré el concepto de Roca Gris en profundidad más adelante).

 

 

 

*****

 

 

Espero que este artículo te haya sido de ayuda, y si te encuentras en esta fase, te sirva para reunir fuerzas y estar preparado antes de que intenten contigo el Hoovering.

Como curiosidad, el nombre se le puso por la marca de aspiradoras americana Hoover, ya que el abusador intenta “aspirar” de nuevo a su víctima.

Inicialmente se utilizaba para darle nombre al comportamiento sobre todo de personas narcisitos, pero he comprobado que esta técnica es algo común a la mayoría de las relaciones tóxicas.

 

 

Nos vemos pronto. ¡Un abrazo!

 

 

David C.


10 commentarios

Melany · 27 enero, 2020 a las 3:32 am

Hola,
Acabo de encontrar tu blog en una búsqueda de algo que me ayude a sanar. Terminé hace un par de semanas una relación por demás tóxica y justo me encuentro en esta etapa. Me sorprendieron cosas que dijiste porque reconocí muchas de ellas.
Voy a tomarme muy en serio esto del Hoovering…
Saludos

    David · 27 enero, 2020 a las 8:17 am

    Hola Melany. Gracias por tu comentario.

    Debes estar preparada para un posible Hoovering. Sobre todo cuando eres tú la que termina la relación, ellos no asumen que les hayan dejado. Por ello es muy frecuente el recontacto, pero no tiene nada que ver con un cambio como ellos dicen. Simplemente se sienten vacíos y quieren comprobar si siguen teniendo poder sobre tí.

    Las primeras semanas después de la ruptura todavía estamos vulnerables y es cuando ellos suelen atacar. Ahora si esto ocurre, solamente por el hecho de conocerlo, te hace estar más preparada para responder adecuadamente.

    Si se diera el caso, ahora ya sabes como actuar. No permitas que vuelva a entrar en tu vida de nuevo o a los cuatro días volverás a estar igual que siempre.

    Un abrazo Melany!

    David C.

Perfecta desconocida · 27 enero, 2020 a las 3:41 pm

Hola David, me he quedado impactada a medida que he ido leyenda alguna entrada de tu blog. Parece que estás describiendo mis últimos años. Te he escrito un correo electrónico. No sé si es mucho pedir mantener un intercambio de correos porque estoy en la cuerda floja ahora mismo y necesito un refuerzo que sólo alguien como tú y que ha pasado por lo mismo puede entender hasta en el más mínimo detalle.

David · 28 enero, 2020 a las 2:32 pm

Hola Desconocida. Me alegra que el artículo te haya sido de ayuda. Te he enviado un email.

L · 29 enero, 2020 a las 6:09 pm

Hola David, antes de nada quiero felicitarte por el enorme trabajo que estás haciendo en este blog.
Cualquier persona que haya sufrido una relación tóxica trata de entender y buscar todo tipo de información al respecto. En internet hay muchos lugares pero en mi opinión están más centrados en las personas que padecen estos trastornos y no en las víctimas colaterales. Por eso te felicito.
Una de las cosas que más me ayudó en mi (constante) recuperación fue saber que no estaba solo, que no estaba loco y que no era el único que había pasado por todo esto.
Recuerdo que hace mucho tiempo leí tu historia en un foro de tlp y como suele ocurrir, vi muchos paralelismos con mi experiencia.

Y nada, todavía no me he leído todas las entradas pero lo haré si duda! Gracias.

    David · 30 enero, 2020 a las 3:36 pm

    Hola L. Muchas gracias por tu comentario. Saber que esta web está ayudando a personas afectadas es la mayor motivación para seguir escribiendo, y vuestro feedback es super importante para mí.

    Te entiendo a la perfección porque yo sentí lo mismo en su día. Nadie entendía lo mal que yo lo estaba pasando, y además mi ex pareja me hizo dudar de toda percepción mía, por lo que ya comencé a dudar si no estaba perdiendo la cabeza.

    Las técnicas de manipulación al final son las mismas, da lo mismo que sea un TLP, una persona narcisista, un psicópata integrado… es por eso que utilizo el término de «persona tóxica», ya que para nosotros el tratamiento hacia cualquiera de ellos es el mismo.

    ¡Te mando un abrazo fuerte!, Espero verte por aquí de nuevo amigo.

    David C.

L · 31 enero, 2020 a las 5:25 pm

Gracias David! Aquí me quedo, para seguir leyendo y trabajar en volver a reconstruirme después del terremoto.
Entre este blog y el subreddit r/BDPlovedones todo se lleva más fácil y es de gran ayuda.
Si algún día haces un chat en Telegram o un foro, ahí estaré también.
Gracias por el currazo que te metes!

Alcántara Casillas · 15 junio, 2020 a las 9:50 am

Hola David me tome ña libertad de enviarte un mail justo hace 6 meses deje.. Me salí.. Termlne una relación tóxica y ayer apenas me entere ( por medio de una amiga psicóloga a quien tenia añosss que no veía) que mi ex pareja ” encaja” al 1000p% con el trastorno TLP.
Ojala no sea mucho pedir recibir un mail de regreso de tu parte Gracias

    David · 16 junio, 2020 a las 8:48 pm

    Hola Alcántara. Dejame que vea tu email y te contesto. Y si te has quitado de encima una persona con TLP, o rasgos TLP, te aseguro que puedes festejarlo por todo lo alto. Acabas de quitarte un monton de sufrimiento en tu vida.

Soledad · 6 julio, 2020 a las 8:03 pm

Hola David me he quedado boquiabierta con esta publicación, pero en si con tu block hace 2 hs no paro de leerte, y de sentirme identificada con muchas cosas con casi todas he sufrido una relación tóxica con faltas de respeto abuso psicológico manipulaciones, golpes, ninguneo he dejado a esa persona aun cuando mi corazón no quería, vino a mi mil veces diciendo cambiar, entre el ida y vuelta y el hovering volví a romper la relación hasta llegar al contacto cero, doliendo me el alma, y diciéndome q me amaba aún más que antes, y en menos de dos meses ya está con otra persona mostrandose en fotos, poniendo estados, para todo esto me desbloqueo, y mostraba estados de víctima de pobre, ahora ya está con otra persona, obvio borre todo no quiero ver nada y hoy día estoy que mi cabeza me juega esa pasada dónde me digo tal vez fui yo la q no le supo entender la equivocada, estoy aislada de la vida saliendo solo a trabajar sin encontrarle sentido a nada. Veo tu block y la verdad me super identifico. Ojalá pronto pueda salir de esta situación. Muchas gracias por tus palabras

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!