Las relaciones con una persona tóxica son siempre un auténtico infierno. Sin embargo, a la vez resultan tremendamente adictivas. Esta dinámica se produce porque dentro de ellas existen dos polos opuestos.
Los momentos “buenos” son extremadamente buenos, son cariñosos, atentos, divertidos y amables. Parece que sois almas gemelas y os conocéis de toda la vida en unos pocos días. Vivir el bombardeo de amor inicial va a hacer que te encuentres eufórico.

 

Pero, los problemas debido a la personalidad inmadura de la persona tóxica no tardan en aparecer. Es a partir de aquí cuando los momentos tan intensos se alternan con episodios de tremendo dolor para su pareja.

 

Estos ciclos se van repitiendo una y otra vez mientras estás con ellos. Después de haber permanecido durante un tiempo dentro de esta situación, debes ser consciente de que te habrás acostumbrado a ciertas dinámicas y estímulos que no son para nada naturales.

Para seducirte y mantener el control sobre ti, tu ex pareja tóxica ha “educado tu mente” mediante diferentes métodos:

– Te ha racionado la atención para que la vieras como alguien escaso y valioso.

– Se ha mostrado ante ti como alguien muy seguro de sí mismo cuando en realidad lo único que hacía era ocultar sus debilidades.

– Te ha hecho creer que la relación siempre pendía de un hilo para que te dejaras abusar con tal de que esto no sucediese.

– Te ha proporcionado los momentos buenos con cuentagotas según le interesaba para producir un refuerzo intermitente en tí

 

Todo esto produjo que te acostumbrases a vivir constantemente en vilo, con un nivel de excitación e hipervigilancia física y mental fuera de lo común. Llegado cierto momento, adoptaste este estado como algo normal. Diste por sentado que era común sentir esto porque estabas “enamorado”.

Cuando conozcas a una persona normal, no vas a recibir esos estímulos tan intensos y por ello es probable que la veas aburrida y predecible.

 

La comunicación que recibes de una persona sana es honesta, directa y consistente. No necesitan andar con rodeos ni juegos de manipulación para conseguir que alguien esté con ellos. Los mensajes ambiguos están fuera de lugar, al igual que la necesidad de mantener la tensión y el misterio.

Entonces muy posiblemente, tu cerebro te va a mandar avisos de que no esta recibiendo la misma cantidad de estimulación que tenías con tu ex pareja toxica.

Esto puede hacerte pensar que estas con la persona equivocada, que no estás sintiendo lo suficiente, etc…

Puede que lo sientas como tomar una coca cola light después de haber probado un red bull.

 

 

HABLANDO CON TU CEREBRO

Siempre he descrito la ruptura y posterior recuperación de una relación tóxica como una lucha entre razón y emoción. Para tener una vida saludable debe existir un porcentaje adecuado de ambas.

Tener un cerebro 100% racional nos haría ser personas aburridas, predecibles, sin pasión, etc. De igual manera, ser 100% emocionales nos convertiría en personas impulsivas, caóticas y disfuncionales. Es obvio que no queremos ninguno de estos dos extremos (o al menos no deberías).

Pues bien, en los momentos en que solamente anhelas revivir este tipo de estímulos que te proporcionaba tu ex pareja tóxica, solamente te estás focalizando en una pequeña parte, los momentos aislados en que te proporcionaba placer.

Lo que tu cerebro no esta teniendo en cuenta en ese momento es el precio que pagabas por tener esos estímulos. Este es el motivo por el que caemos en adicciones tóxicas como tabaco, alcohol, drogas…valoramos aisladamente el “subidón” puntual, obviando los efectos negativos a medio o largo plazo (que sin embargo siempre acaban llegando).

Cuando añores este tipo de vivencias tan intensas, tienes que ser consciente de que tu cerebro está en modo 100% emocional. Es el momento en el que debes “equilibrar” tu mente añadiendo el porcentaje racional correspondiente.

¿Cómo puedes hacer esto? Sé consciente de que solamente estas recordando los buenos momentos. Como dijo Walter Riso, cuando estamos enamorados, vemos el mundo a través del ojo de una cerradura.

Recordar solamente los momentos intensos de manera aislada, es una trampa de tu cerebro para empujarte a tomar la acción correspondiente que te lleve a vivirlos de nuevo (es decir, llamar a tu ex tóxico).

 

 

LA PIRÁMIDE DEL DESEO

Por otro lado, nuestro cerebro funciona con lo que denomino “la pirámide del deseo” (al igual que la famosa pirámide de Maslow), según se van cumpliendo los deseos iniciales, queremos los del escalón superior.

Puede que cuando estuvieras con tu pareja toxica estuvieses harto de inestabilidad, de discusiones, de manipulaciones. Probablemente estabas deseando poder tener a tu lado a una persona confiable, con paz interior, honesta…

Ahora es posible que encuentres o hayas encontrado una persona confiable, tranquila, transparente…al principio te parece suficiente, pero pasado un tiempo ya te has acostumbrado a estas cualidades y no tardas en darlas por sentadas.

 

Entonces quieres pasar al escalón superior, quieres mantener lo que ya das por sentado y además obtener las emociones que te proporcionaba tu ex pareja tóxica.

Como esto no llega a suceder, comienzas a pensar que quizá deberías buscar a otra pareja más intensa. Si haces esto, lo más probable es que vayas descartando a potenciales parejas “normales” porque te parecen demasiado aburridas.

Solamente te llamará la atención una persona de rasgos narcisistas, ya que van a ser las únicas capaces de transmitirte el subidón inicial que consciente o inconscientemente estás esperando recibir.

A partir de aquí, se repite el ciclo de nuevo. Al principio estarás entusiasmado otra vez, creyendo que ahora sí has dado con una persona intensa de la que enamorarte, pero que es LA BUENA de verdad. Probablemente al poco tiempo estarás de nuevo en la misma dinámica que con la última pareja tóxica.

Si te ocurre esto, te aconsejo que revises el filtro por el cual haces pasar a tus posibles parejas.

 

 

10 CONSIDERACIONES DESPUES DE HABER ESTADO EN UNA RELACIÓN TÓXICA:

1.- El nivel de estimulación que produce una persona toxica puede ser muy placentero en algunos momentos, pero se genera de manera artificial, no hay nada sólido detrás. La idea de que puedes vivir eternamente en ese estado de excitación es una fantasía. Solamente lo tendrás durante la luna de miel mientras realizan el enganche, y después en momentos puntuales, los mínimos para retenerte cuando estás a punto de marcharte.

 

2.- Nuestro cerebro se guía por estímulos (sistemas de recompensa), por eso nos enganchamos a las drogas, por eso fumamos, bebemos alcohol… Se le da muy mal sopesar los pros y contras. Cuando echas de menos solo por lo bueno es un razonamiento incompleto. Cuando añores esos estímulos, recuerda también el tremendo precio que pagabas por cada uno de ellos.

 

3.- Es muy fácil acostumbrarse a buenas cualidades cuando llevas un tiempo con una persona sana y a darlas por sentadas. Sin embargo, es trabajo tuyo no dejar de valorarlas.

Por ejemplo:

– Me levanto tranquilo por las mañanas

– No tengo ansiedad

– Puedo confiar en mi pareja

 

4.- Tienes que dar un tiempo para adaptarte con esa persona. Con las parejas toxicas todo son fuegos artificiales al principio, sin embargo no es real. Solamente es su manera de cortejar con gran habilidad de seducción para que no veas su auténtica cara.

Puede que esto te confunda al principio porque no habrá redoble de tambores al conocer a una persona equilibrada. Sin embargo, según vais compartiendo tiempo la cosa puede mejorar. No es normal conocer a alguien y acostarte el mismo día ni que se abra a ti y te cuente todos tus traumas durante el segundo. Estas cosas ocurren con personas toxicas. Las relaciones sanas y la confianza mutua llevan un tiempo en construirse.

 

5.- Todas las parejas toxicas tienen algún grado de narcisismo, lo que significa que están acostumbrados a inflar su autoestima y creerse mejores que los demás.

Actúan con aplomo y de manera grandiosa. Cuando aún no les conoces del todo, esto puede resultar atractivo a priori. Sin embargo, lo único que están haciendo es ocultar los miedos y carencias que tienen como cualquier ser humano.

Después de estar con alguien así durante un tiempo, puede que una persona normal te pueda parecer algo insegura.

Sin embargo, los más fuertes no son los que aseguran no tener miedos ni inseguridades. Porque todos los tenemos. Simplemente una persona normal no teme hablar de sus miedos ya que no tiene la necesidad de aparentar ser perfecto. Esto no es un signo de debilidad sino de madurez emocional, ten cuidado en no confundirlo.

 

6.- Hiperactivos. En gran cantidad de ocasiones, las personas toxicas son muy intensas a la hora de buscar y vivir experiencias nuevas, parece que tienen unas enormes ganas de vivir y esto puede resultar atractivo. Sin embargo, como expliqué en este artículo, detrás de ello solamente hay un deseo de evadirse de su malestar interno.

Una persona mas equilibrada puede que no tenga tantos planes a la vez, ni una actividad frenética e incesante, sin embargo sus intereses pueden ser genuinos. Quizá no practica cinco deportes simultáneamente sino solamente uno, pero probablemente si juega al tenis es porque de verdad le gusta, no lo utiliza como herramienta de evitación.

 

7.- No vas a vivir en una montaña rusa (para lo bueno y lo malo). Los días serán mas predecibles. Con una persona toxica cada día hay muchas emociones variadas(positivas y negativas). Es posible que te sientas aburrido si un día y otro día no hay alguna explosión emocional o drama. Pero ten en cuenta que nadie puede vivir así sanamente durante mucho tiempo.

Todos necesitamos cierta estabilidad para poder tener una vida equilibrada y funcional. Necesitamos saber que nuestra pareja va a actuar dentro de un rango de conductas esperables para poder organizar nuestra vida de manera natural.

 

8.- Una persona sana no te dirá te quiero ni declaraciones de amor el primer dia que os conozcáis, ni el segundo, ni te dira que se quiere casar contigo la primera semana e irse a vivir contigo la tercera. Puede que esto te decepcione porque no estás viviendo una historia de amor mágica, pero en realidad eso es una buena señal. La intimidad autentica se va creando con el tiempo.

Las personas toxicas tienen un interés especial en hacer la primera fase muy rápida para que te enamores de ellos ANTES de que conozcas su verdadera personalidad. Porque solamente si estás en ese estado de enajenación mental te vas a quedar con ellos. No pueden arriesgarse a que lo veas sin estar ciegamente enamorado o saldrías huyendo.

 

9.- No va a parecer tu alma gemela porque las personas maduras no necesitan practicar la almagemelizacion. Los depredadores emocionales se esfuerzan en coincidir contigo en aficiones, gustos, costumbres… para que vuestro encuentro parezca mágico y estés más dispuesto a tragarte sus manipulaciones porque creas que ha sido una casualidad entre mil encontrártelos.

 

10.-  Puede que te aburra que siempre estén casi siempre disponibles, pero es porque no juegan a hacerse los escasos artificialmente, o bien que no tengan una historia de “ellos contra el mundo” porque han discutido con su familia y les han tratado de manera “injusta”.

No te sientes partícipe de una cruzada estando con ellos ni tienes la sensación de que debas salvarles de ningún problema porque poseen vidas normales. Si tienes el síndrome del salvador esto puede decepcionarte un poco ya que no vas a tener la sensación de estar salvando a nadie.

 

CONCLUSIÓN

Todo esto no quiere decir que una persona por no ser toxica tenga que gustarte forzosamente.

Sin embargo, tu cerebro ha estado tremendamente estimulado de manera artificial y no es justo esperar recibir lo mismo de una persona sana.

No puedes esperar disfrutar de todas las cualidades de alguien equilibrado, y que además te haga sentir las emociones que transmite una persona tóxica.

Si lo enfocas así, estarás saboteando tu mismo la relación.

Como he comentado en otros artículos, no puedes esperar que un Seat Ibiza vaya a acelerar de la misma forma que lo hace un Ferrari, sin embargo, si te empeñas en conducir Ferraris toda tu vida, te aseguro que acabarás siempre arruinado.

Dejar atrás a una persona tóxica y ser capaz de establecer una nueva relación sana, pasa por valorar las características correctas en tus nuevas parejas.

Si solamente utilizas el filtro de que te hagan sentir emociones muy intensas, vas a terminar siempre con personas abusivas, ya que son las autenticas expertas en proporcionarlas.

Y no te estoy diciendo que tengas que conducir un Microcar de 5 caballos toda tu vida, pero ¿sabes que? Hay algunos Volkswagen Golf, Opel Astra, Seat León, que son fiables, tienen un consumo sostenible y son muy agradables de conducir.

 

 

Categorías: Una nueva vida

21 comentarios

Diego · 11 febrero, 2021 a las 23:58

Hola David,
Yo caí en una relación hipertoxica y no sabía que estaba con una persona tan enferma. Lo descubrí gracias a ti, aquí en tu blog. Y después de leer todas las entradas estoy sorprendido de que hayan seres capaces de hacer tanto daño. Tan sorprendido que cómo te he dicho por teléfono en las consultas,no termino de asimilarlo. A día de hoy cómo sabes, estoy en contacto 0, pero todavía no estoy recuperado ni de coña.
Lo bueno es que tengo claro que no quiero ver a ese ser ni en pintura. Pero los continuos dardos envenenados que me fue lanzando siguen en mi cerebro, el veneno sigue dentro campando a sus anchas (de momento), porque pienso sacarlo de ahí cómo sea. Lo mío fue un enganche sexual que al comienzo pensé que controlaba, pero me equivoqué. Me llevo hasta el éxtasis con el sexo para luego quitarmelo sin ningún motivo, bueno sí, decía que le dolía la cabeza unas veces y otras decía que no me iba a salir con la mia siempre. Luego llegaron las discusiones absurdas, el tratarme mal, hablarme mal, las excelentes conversaciones del principio( se interesaba por todo, le gustaban las mismas películas que a mí, la misma música, hasta me hablaba de marcas de bicicletas porque yo le hablaba de la mia) se convirtieron en un calvario. Las sonrisas y caricias desaparecieron de la nada y yo, sólo intentaba esforzarme más….Cuanto más me esforzaba más me machacaba, y con tal de recibir mi dosis de sexo me rebajaba hasta perder la dignidad, a veces había algo de sexo pero tampoco era cómo el al principio. Mentiras una detrás de otra, dardos cargados de veneno hablandome de detalles sexuales con sus ex o con quién fuera, me tenía una envidia patológica, criticaba mi perfume, mi ropa, mi coche, que si estaba delgado, te veo envejecido …. llegué a pensar que me odiaba más que amarme. Y a la vista está que era cierto, porque si no salgo de esta relación acaba conmigo. Las conversiones pasada la luna de miel eran una locura, un dia me decía una cosa y al otro otra, me dejaba loco perdido. Un dia le digo: pero si me dijiste el otro dia esto,,y me responde: tu no me hagas caso de lo que digo, porque a veces ni yo misma lo sé. Asi que menudo trastorno se coje con una persona así. Para quedar los findes, un sin vivir, que si el padre de mi hijo esta enfermo y me lo quedo yo este finde, que si mi hijo está con décimas de fiebre, que si mi madre está resfriada y me tendré que quedar con ella…..al final casi siempre venía a mi casa a pasar el finde, pero me tenía en vilo dia tras día, y así no podía vivir.
Podría seguir contando horas y horas, pero volviendo al tema yo prefiero mil veces a una chica normal que a una garrapata de estas, que si tardo mas tiempo en salir de allí seguramente saldría con los pies por delante. Nunca y digo nunca pensé que una persona o lo que sea puede dañar tanto a otra a propósito para lograr sus objetivos y tapar sus mierdas, porque en mi caso,,esta persona sólo tiene problemas y más problemas desde la infancia.
Gracias David por las consultas, porque no te imaginas lo que me ayudas y me has ayudado, te estaré agradecido toda mi vida. Espero salir de esto lo antes posible y volver a disfrutar de todo lo perdido que es muchísimo y sentirme vivo cómo siempre he sido, recuperar mi brillo en la mirada,sonreír más, ( ya ni recuerdo lo que es eso) y cómo mo me has dicho, Brindar con un buen cava, champán o lo que sea, porque lo que me he quitado de encima no es cualquier cosa, era estar muerto en vida y vida solo tenemos una, y no la desperdiciemos con estas cucarachas chupadoras.

Ánimo a todo el mundo y de verdad salir de ahí por dios, dejarles cómo sea y que les den…..

    Eli · 28 febrero, 2021 a las 16:17

    Me pasa justamente igual, es más el enganche al sexo, que te rebajas, piensas que una persona normal no podrá darte ésta sensación… Pero a cambio de qué? Considero que vale más la salud mental, que la buena sensación, saludos desde Medellín- Colombia

Roberto · 25 febrero, 2021 a las 13:57

Hacía tiempo que no me pasaba por tu blog, me acabo de leer tus últimos post. Una vez más, identificadísimo con todo.

Este tipo de relaciones realmente son como una droga, y como adictos, la recuperación cuesta. Creo que lo más importante es tener la información, identificar lo que está pasando, para tomar decisiones libres, en ese sentido este blog hace una labor importante.

A mí, mi relación tóxica me hizo un hoovering el verano pasado, apareciendo de la nada para proponerme planes. Los planes nunca son claros, siempre son “tomar algo como amigos”, “tener que hablar” etc… pero sabes, como ella, que terminarán en sexo, y nunca estarán exentos de exaltación de la relación (primero) y de drama (después). Y , estando sin pareja, y sabiendo lo que suponen (la locura del sexo increíble y de las emociones intensas) , no le pude decir que no.

En ese sentido hay que ser conscientes que estas personas son incapaces de amar, y que solamente somos gente que “orbita” alrededor, para satisfacer deseos emocionales puntuales. Son personas enfermas.
También hay que ser conscientes de que , como nosotros, normalmente tienen más personas “orbitando”, seguramente recurran a nosotros por despecho o cuando otra persona que tienen alrededor les falle. Tienen la capacidad de hacernos sentir especiales.

Yo no he sido capaz del “contacto cero” y creo que me limita a la hora de tener relaciones sanas. Una parte de mi sigue enganchado.

    David · 25 febrero, 2021 a las 21:43

    Hola Roberto.

    No puedo estar mas de acuerdo con todo lo que describes. Exactamente es así. Y es uno de los motivos por los que hice este sitio web, poder brindar esa información a las personas afectadas. Si decides seguir con ellos (nunca recomendable), al menos que sepas que estás cometiendo un suicidio emocional.

    Yo también caí en el primer hoovering que me hizo mi ex pareja TLP. En su momento lo necesité vivir para entender que siempre era lo mismo, que nunca cambiaban y que estas vueltas con luna de miel incluida solo duraban unos días.

    Efectivamente, tiene lo que yo llamo “satélites” orbitando alrededor de ellos. Algunos lectores me comentan lo rápido que han encontrado a otra persona justo despues de dejarlo con ellos. No es que la hayan encontrado rápido, es que siempre están flirteando con varios, para tenerles a mano si la fuente de combustible primario falla. En el momento que la relacion contigo se termina o ven que ya no extraen combustible de calidad de tí, atraen a uno de los satélites (pero no te cierran la puerta del todo, quizá te necesiten en un futuro).

    Tienes que romper ese enganche, sin embargo, se por experiencia que no es fácil. Hace falta una gran determinación y amor propio para renunciar voluntariamente a “la droga”. En mi caso, prefiero estar solo en una isla desierta antes que tener cerca una de estas personas. Como bien dices, están enfermas, aunque esto no es evidente a simple vista y a veces nos engañamos queriendo creer que no lo están. Pero las consecuencias de volver con ellos SIEMPRE LLEGAN.

      Roberto · 26 febrero, 2021 a las 20:02

      Gracias David. Me gustaría tener, de verdad, la fortaleza mental de muchas de las experiencias que leo en la sección comentarios que han vivido situaciones más bastante más extremas de abuso y aun así han sabido ponerle freno y lo han superado.
      Mucho ánimo con el proyecto de tu libro, hay mucho que concienciar, y si nos vamos al detalle de la realidad de las situaciones vividas que todos tenemos en común, mucho que contar.

J.R · 26 febrero, 2021 a las 14:28

Estuve hablando con el más de un hora y media por teléfono. Es una persona que sabe perfectamente de lo que le estás hablando con antelación. A mí me ha ayudado, volveré a hablar con é. Está claro que salir de un relación de dependencia Tóxica es un trabajo personal e interno y duro, pero ayuda mucho contar con personas que lo han vivido y superado con éxito. Gracias David.

    David · 28 febrero, 2021 a las 19:15

    Hola J.R.

    Me alegro de que la consulta te fuese de ayuda. Efectivamente salir de una de estas relaciones conlleva hacer un esfuerzo personal que nadie puede realizar por nosotros. Sin embargo ayuda mucho tener las bases adecuadas y sobre todo sentirse comprendido por alguien que lo ha vivido también.

    Gracias por tu comentario, te envío un abrazo muy fuerte!

    David.

Eli · 28 febrero, 2021 a las 15:28

Hola David, acabo de encontrarme tu blog y realmente me asombro con tal precisión para describir éste bucle de emociones que encierra el toparte con un TLP, mi vida espiritual ( Conocimiento de la Biblia) Ha sido mi más grande estrategia para avanzar y sanar pronto, él aún vive conmigo, pero he resuelto darle la idea a mi cerebro que jamás funcionará, mi corazón no puede seguir soportando una devaluación más, tengo qué asumir la realidad como algo que no pudo ser ni será. Por ahora sólo quiero avanzar en mi crecimiento global, no quiero que mi empatía siga desestabilizando mis metas, sólo deseo lo mejor para él, pero lejos de mí, poder realizar mi viaje a Europa sin cargos de consciencia, y quizás quedarme definitivamente sola, creo que amar no suele ser mi mejor elección, muchas bendiciones y sigo acá al tanto de éste blog para continuar abriendo mis ojos, nuevamente muchas gracias David, admiro tu sabiduría y la manera puntual como debates éstos temas, un abrazo

    David · 28 febrero, 2021 a las 19:20

    Hola Eli.

    Muchas gracias por tu comentario. La idea de que jamas va a funcionar es uno de los pilares principales sobre los que se sustenta tu recuperación. Es necesario asimilar e interiorizar esto para ser capaces de dejarlo, establecer contacto 0 y no permitir que regresen nunca más.
    Todos los que hemos sido víctimas de una persona tóxica tenemos un elevado grado de empatía, es nuestra brecha por la que ellos se valen para entrar. Ser empático es algo muy valioso, pero debemos tener cuidado extremo de con quien compartimos esta cualidad.

    En cuanto a que amar no sea tu mejor elección, probablemente se debe a que estás cribando a tus posibles parejas por el filtro equivocado. Cuando tenemos varias parejas tóxicas como me ocurrió a mi se debe a que estamos valorando las características equivocadas.

J.J. · 28 febrero, 2021 a las 19:29

Buenas tardes a todos …. me parece muy acertada esta nueva entrada en el blog puesto que me encuentro exactamente en esa situacion , despues de una relacion muy toxica , ahora me he reencontrado con una vieja amiga y no se como llevar la relacion con ella .
Mi antigua relacion fue con una persona narcicista , la reina de la noche , tremendamente atractiva y adictiva , muy intensa con momentos alucinantes que parecian de pelicula … pero que pague muy caro puesto que despues de años , me hizo caer lo mas bajo animicamente que jamas cai , vivi un autentico infierno , y me convirtio en la sombra de lo que un dia fui , estaba totalmente agotado , no dormia bien , bebia , todo me daba igual .. hasta que con ayuda de los amigos , familia , ayuda de un profesional y muchisima fuerza de voluntad consegui salir de ese pozo , y recuperar mi paz , deje de beber , volvi a practicar deporte y ponerme muy en forma , y poco a poco recuperar mi mejor version.
Ahora he vuelto a quedar con una vieja amiga , ella es una persona muy sana , guapa , saludable , estable en su entorno de trabajo , familiar y su circulo de amistades … pero me pasa que me resulta aburrida , predecible , demasiado formal , demasiado correcta … y no se cual es el problema porque la verdad que la chica es un 10 , pero no paro de buscar excusas y de sabotear la relacion con ella , estoy hecho un lio y creo que esta entrada en el blog pone en escena muy claramente lo que sucede despues de vivir en la montaña rusa con una pareja toxica , y despues empezar una relacion con una persona normal .
Muchas gracias por tu web y tu blog , si supieras lo que ayudan … espero con ganas que publiques ya tu libro , un saludo a todos/as

    David · 28 febrero, 2021 a las 19:47

    Hola J.J., te agradezco tus palabras, saber que mis artículos son de ayuda y que me lo transmitais aquí me da motivación para seguir escribiendo.

    Este es un tema que varios lectores me comentaron hace tiempo, y me pidieron que tratara este tema en un nuevo artículo, pero no pudo ser hasta ahora.

    Es una problemática común, despues de haber tenido una relación tóxica, que te ocurra esto. De hecho, lo más probable es caer en la trampa de buscar a una nueva persona con lo bueno del narcisista pero sin lo malo. Esto sencillamente es imposible. Por eso siempre lo comparo con el ejemplo del ferrari o una droga. Ambos efectos son indisociables y si creemos que podemos tener lo uno sin lo otro solamente nos estamos engañando.

    Yo tuve cuatro relaciones tóxicas en mi vida, tres narcisistas y una TLP. Todas ellas eran mujeres muy dañadas pero atractivas e intensas. En aquella época yo buscaba una historia de amor, vivir un enamoramiento mágico que durase para siempre, un alma gemela, alguien con quien tuviese mucha complicidad…tardé casi 9 años y casi 20 relaciones, en entender que este comienzo solo lo ofrecen las personas tóxicas, y que además no es real.

    Ya acercándome a los 40 años, comprendí a donde me llevaba esa busqueda, a topar una y otra vez con mujeres narcisistas. Las otras mujeres “normales” me aburrían, yo quería que saltaran chispas desde la primera cita, que hubiese fuegos artificiales, que pareciera que nos conocíamos de toda la vida…

    ¿Que persona era la única que podía ofrecerme esto? Una narcisista con su love bombing.

    Entonces entendí que ya no iba a buscar mas ferraris, que no los quería y me daba igual que me los pasearan por los morros. Sencillamente no existían para mí. Sin embargo esto me llevó años de aprendizaje y asimilación interior.

    Como comento en el artículo, esta persona no tiene por qué gustarte forzosamente. Sin embargo, preguntate sinceramente si no estás esperando de ella algo que la narcisista SI que haría. Pregúntate si estás esperando el acelerón de un ferrari pero con el consumo de un seat ibiza porque entonces es que estás saboteando la relación. Si lo haces, es muy probable que vayas descartando mujeres normales hasta que topes de nuevo con otra narcisista y vuelvas a repetir la historia de nuevo (esta vez creyendo que sí que va a salir bien). Y aunque tu ex narcisista te pareciese escasa y valiosa, te aseguro que las hay a patadas (también hombres) y no tardarás en encontrar a otra de nuevo.

OSG · 2 marzo, 2021 a las 18:05

Hola, yo hace unos meses sali de una relacion con una TLP y bueno, tal cual como se describe aqui y en otras entradas y comentarios me paso a mi. Mismos comportamientos, mismo todo.

Esta chica ya la conocia de hace por lo menos 20 años, vivia en mi barrio y nos llevabamos muy muy bien, incluso nos llegamos a liar de pequeños.

Un dia y despues de muchisimos años sin cruzarnos (unos 15 por lo menos) parados ambos en un semaforo en nuestros respectivos coches, ella me vio, nos paramos a hablar para contarnos que era de nuestra vida y despues me invito a comer a su casa.

Total, que a partir de ahi fuimos hablando por what y quedando de vez en cuando hasta que la cosa se formalizo a pareja.

Primer mes, todo muy muy intenso, como comentas en muchas entradas, pareciamos almas gemelas, sexo muy intenso, a las pocos dias/semanas ya me decia que me queria, que queria tener hijos conmigo, que teniamos una conexion especial, muchisimos mensajes de amor y llamadas por telefono etc. Vamos, lo que se conoce como love bombing.

Bueno, pues a finales de ese primer mes ella decidio apuntarse conmigo al gimnasio, yo la animaba ya que a ella no le gusta mucho, decia que le aburria. Pues bien, un dia que ibamos a recoger a su hijo al colegio (madre soltera) me monto un pollo que en mi vida me imaginaba que me iba a montar. Me insulto, me falto el respeto, me denigro inventandose una mentira. Resulta que segun ella, un dia, en el gimnasio, mientras ella estaba estirando se dio cuanta de que yo me quede mirando a un par de chicas que estaban en la bicicleta, a tal grado que me dijo que les pegue un repaso a ambas e incluso les sonrei, lo cual es absolutamente falso.

Ese mismo dia de la discusion, estuve apuntito de bajarla del coche y decirle que fuese a patita a recoger a su hijo.

A partir de ahi empezo lo que se conoce como devaluacion, con la mala suerte de que encima pillo a principios de la cuarentena, lo cual agudizo todo aun mas.

Lo que en un principio fue maravillloso e intenso, paso a ser todo lo contrario. Frialdad, muy poco sexo y cuando ella queria, incluso llegandome a decir un dia que no la satisfacia, que parecia una malfollada (ahi, dandole donde le duele a un hombre) cuando antes era lo contario, mas y mas discusiones por tonterias, reproches y mas reproches por lo que supuestamente paso segun ella en el gimnasio… en fin, una locura pasar del cielo al infierno en un periodo tan breve de tiempo.

Ella era y es una persona muy egocentrica, y tiene un muy marcado sindrome del yoismo. Es una persona que monopoliza las conversaciones, y cuando hablas tu tienes la sensacion de que no te escucha, y asi es. Una persona muy muy altiva y muy victimista, todos estan en contra de ella, ella es la probre victama, y lo cierto es que tiene problemas con su madre (se llevan muy muy mal) y con alguna compañera del trabajo, que segun ella le hace la vida imposible. Por supuesto su ex pareja y padre de su hijo era un demonio como le decia ella.

Bueno, a lo que iba, una semana antes de terminar el confinamiento, una tarde de domingo me llamo al movil y me comento que queria terminar la relacion. Que ella ya no sentia lo mismo, que eramos muy diferentes, que no podia soportar que yo mirase a otras, etc. Todo esto cuando un dia antes habia pasado todo el dia con ella en su casa. Me queda pasmado ante tanta frialdad y esa forma de dejar a alguien que supuestamente era tu alma gemela. Y algo que me molesto muchisimo fue que no tuviese el valor de decirmelo aquel dia que estuve en su casa cara a cara.

Total, que despues de decirmo toda esta patraña, me solto que aun asi era alguien especial, el cual no queria perder contacto, lo tipico de seamos amigos para poder aprovecharme de ti.

Le dije si, pero a los pocos dias recapacite y le hice un contacto cero que duro algo menos de un mes. Durante ese mes no hizo mas que hacer los tipicos tanteos para ver si estaba disponible para ella. Muchos mensajes reprochando, lo cuales no contestaba, llamadas que no cogia. Total, al final de tanto insistir di a torcer mi brazo y acabamos siendo “amigos”.

Bueno, despues de esto parecia que seguiamos siendo una pareja pero sin el sexo, es decir, hablamos por what y telefono todos los dias, yo iba a su casa mucho y cuando lo hacia era para pasar el dia, lo dicho parecia una relacion como tal. LLego un punto donde ella me pedia muchisimos favores, que le ayudase a esto, que la llevase a lo otro, que si podia cuidar de su hijo mientras ella trabajaba entre otras cosas. Siempre fue una persona que pedia favores pero llego un momento que cantaba muchisimo. Yo se los hacia porque soy una persona empatica que me gusta ayudar a los demas, y ella por lo visto se aprovechaba de eso.

Un dia que fui a cuidar a su hijo por la mañana me encontre con que supuestamente le habian despedido del trabajo, y digo supuestamente, porque visto lo visto no me extrañaria que fuese una mentira para crear una bronca descomunal, la cual me culpo de la perdida de su trabajo por llegar ella tarde. En esa mismo bronca ella llego a decirme que me habia grabado y que me iba a denunciar por hablarle asi delante de su hijo. Evidentemente yo ahi explote y le cante las cuarenta, encima de que le haces una favor a su hijo, ¿me echas a mi la culpa de tu despido?

Bueno, a las pocas hoas me llama y como si nada y me dice que habia sido una confusion y que no la habian despedio. Tambien fue la primera y ultima vez que me pidio perdon.

Acepte las disculpas y la cosa continuo como “amigos” pero cada cierto tiempo habian reproches de lo que paso, en incluso llego a discutir conmigo y con su mejor amiga porque creia que hablamos mal de ella a escondidas, lo cual era falso.

Una dia, despues de 3 meses de romper la relacion, pasamos ella y yo todo el dia en la playa, al despedirnos ella me confeso que trabajaba en una casa de masajes eroticos por problemas economicos. Mi cara fue un poema pese a no estar ya en la relacion. Me engaño antes, durante (duramos poco mas de 2 meses) y despues. Es decir llevaba una doble vida y ni me habia dado cuenta. Por supuesto, en todo rato justificandose que lo hacia por problemas economicos, como si por eso tuviese derecho a engañar y traicionar a la gente y hacerle daño.

Cuando me confeso aquello empece a encajar piezas de puzzle, ella hizo una proyeccion de su propia mentira y traicion sobre sobre mi. Se invento aquello de que yo tonteaba con aquellas chicas porque ella estaba haciendo a econdidas aquello.

Bueno, despues de esto la volvi a perdonar y el patron se repetia, pedia muchos favores, mas discusiones hasta que un dia me harte.

Le dije que llamaba cuando le convenia, para pedir favores, hacer de basurero emocional etc. Era una persona que entre semana siempre me contactaba, practicamente todos lo dias, pero curiosamente TODOS los fines de semana desaparecia, ni mensajes, ni llamadas.

Por supuesto ella lo nego todo y a partir de ese momento le aplique otra vez contacto 0. los primeros dias y semanas no hacia mas que citarme estados de whatsapp que ignoraba y alguna que otra llamada que no cogia. cada vez se iba espaciando mas sus mensajes.

Pasados unos 4 meses me de no tener contacto, me volvio a citar un estado de whatsapp, el cual me lanzo una puyita de la cual cai y respondi.
Total, que empezamos a hablar y me decia que sin nunca la iba a perdonar, que le sorprendia esa capacidad para no perdonar y blablabla. Me decia que no queria perder mi amistad, que era especial, que yo no era cualquiera, que no pensaba como cualquiera, que nuestros roles de vida eran diferentes pero que nuestras mentes coincidian en muchas cosas. En fin, pura palabreria para tenerte ahi enganchado a ella, ya que si de verdad quieres o le importas a alguien no le haces tanto daño.

Al dia siguiente la bloquee de todo, whatsapp, telefono bloqueado y borrado. Redes sociales no tengo por suerte.

Pese a cerrarle esas entradas de comunicacion, soy consciente que podra ir a buscarme cualquier dia al gym o a mi casa. Llegado ese dia estare preparado para darle una fuerte patada en el culo.

Esa es mi histora con una Borderline.

    David · 7 marzo, 2021 a las 22:00

    Hola OSG, te agradezco tu valioso testimonio. Estoy seguro de que va a ayudar a muchas otras personas afectadas. Has explicado con total claridad lo que supone estar con una de estas personas.

    Muy interesante además, el hecho de que pudiste comprobar como se comportan contigo despues de cortar la relación y ser “amigos” (esto viene explicado en el artículo “El contacto 0”, la amistad no es una opción). Por si alguien todavía tenía la duda de si siendo amigos la cosa podría funcionar. Obviamente siguen utilizandote para lo que a ellos les conviene, porque en realidad nunca te ven como a una persona con sus propias necesidades. Te ven como un recurso al que explotar y al que culpar de todos sus problemas.

    No te culpes por esas veces que volviste con ella, ya que quizás las necesitabas para tener claro del todo el tipo de persona que es. Yo necesité volver con mi ex pareja TLP, y no me arrepentí porque ahí tuve la prueba irrefutable de que era imposible tener una relación recíproca con ella (yo ahí todavia no conocia la existencia del trastorno).

    No puedo mas que corroborar todo tu testimonio y tus ultimas frases. No te creas absolutamente NADA de lo que esa mujer te diga, es solo una mentira para exagerar la alamgemelización y hacerte volver. Muy bien hecho el contacto 0, mantente fuerte y estate preparado por si aparece en tu casa. Yo me la encontré un dia por Madrid de casualidad y vino a hablarme como si nada, como si fueramos viejos amigos, en lugar de una persona que casi me había arruinado la vida. Pero yo estaba preparado, me di media vuelta y la ignoré completamente.

    Mantén ese contacto 0, ya sabes, radical y para siempre. Un abrazo fuerte y gracias de nuevo por este importante testimonio.

    Otro punto de vista · 11 marzo, 2021 a las 18:06

    Siento mucho que haya tanta gente siendo infeliz, maltratado y sin ser capaces de encontrar salidas para sus situaciones.
    No os voy a contar mi historia porque repetiría muchas cosas que ya se han dicho y que, personalmente, recordarlas y regodearme en ellas no me ha servido para evolucionar. Pero si os voy a contar lo que pienso. Seguramente, y os aviso, no os va a gustar lo que os voy a decir, pero creo que otro punto de vista os puede ayudar mucho en vuestra recuperación (al menos, así ha sido para mí).
    Poner el foco de “culpa” ante la situación tóxica fuera de mi misma, solo hizo que la sanación o no llegara, o sintiera que iba a tardar mucho tiempo en llegar y estaba segura de que sería más un parche sobre síntomas que una cura para la enfermedad. Convertí a mi “verdugo” en un demonio pero, ¿acaso me puso un cuchillo en la garganta para enamorarme?, ¿acaso me ató de pies y manos para seguir junto a él? Todas las respuestas eran “no”. Un “no” rotundo. Aunque me costara reconocerlo, tenía parte de responsabilidad en la situación. Si no hubiese tenido mis propios problemas internos, no hubiese aceptado tratos así o me hubiera relacionado con esta persona de otro modo.

    El trabajo no estaba en “olvidar” lo que me había ocurrido, insultarle o convertirle en el demonio de mi vida. Esto solo me ponía en el papel de víctima y con eso, no iba a solucionar el sufrimiento. Despertar la compasión en mi misma para con él y poder trascender lo que me había ocurrido fue (y sigue siendo) un camino amargo. Durante este camino el victimismo solo me hacía más vulnerable y no era capaz de conectar con mi esencia. La liberación de la toxicidad vino del camino de poder ser capaz de cubrir mis necesidades por mi misma sin poner esa responsabilidad en los demás. Eso, lo sé ahora, se llama apego y no amor. Y de hecho, nuestras historias tienen el denominador común cuando decimos que empiezan de la misma manera: “tal cosa me enganchó de él o de ella”. Eso es empezar una relación desde la necesidad y la carencia, y eso es ser también tóxico. Yo, como “víctima” también soy una persona tóxica (que no nociva) porque tengo carencias que debo descubrir para poder enfrentarme a relaciones sanas y estables. El foco hay que ponerlo en el interior de cada uno y preguntar con toda sinceridad: “¿por qué me enganché a esa “droga”?, ¿de que necesitaba evadirme?”. Las respuestas sólo las sabe cada uno de nosotros y eso es lo que a mí me da la fuerza de verdad para poder sanar.

    Si pienso que las “relaciones normales” son aburridas, es porque definitivamente tengo un problema. Y eso no me lo ha provocado la supuesta persona tóxica. Eso lo he co-creado yo. Yo soy responsable de mi parte y soy correspondiente con el trato que recibo. Si te amas a ti mismo, no soportarás migajas de nadie. Si te valoras a ti mismo, no estarás esperando la valoración de nadie. Si te respetas a ti mismo, las faltas hacia ti de los demás pasarán desapercibidas. Aunque cueste creerlo, estoy convencida de que la vida nos da lo que necesitamos para poder ser realmente felices, y nos ha puesto en frente un espejo. Ese espejo, en mi caso, estaba reflejando lo que tenía que cambiar en mi. Esa persona supuestamente tóxica me estaba enseñando aquello que tenía que cambiar en mi interior. Y es muy duro. Y es una experiencia dañina. Y se derraman muchas lagrimas y se tienen millones de pensamientos negativos. Lo sé. Pero la realidad es esa. Atraemos aquello que necesitamos para que nuestras vidas cambien.

    Para mí la historia de David ha sido otro espejo. Su sufrimiento me ayudó a ver que yo debía cambiar cosas dentro de mi. Cosas que me liberarían del papel de victima y me pondrían en el papel de la persona que puede controlar sus emociones, por lo tanto, en el papel de alguien que puede tener control para conseguir estabilidad y dejar de sufrir. El testimonio de David y la gran ayuda que presta con la valentía de “desnudarse emocionalmente” es un guiño de la vida a todos los que buscamos una solución. A mí sus escritos y reflexiones me ayudaron a entender que poner el foco de atención en la otra persona solo hacía que le diera el control por completo de mis emociones. Si el foco está en mi, yo tengo el control.
    Mucho mucho ánimo para todas las personas que pasan por experiencias traumáticas y mil gracias a David por su atención, ayuda y valentía.

      David · 4 abril, 2021 a las 11:24

      Hola Otro punto de vista. Me interesa tu opinión, voy a decirte lo que pienso al respecto.

      Siento mucho que haya tanta gente siendo infeliz, maltratado y sin ser capaces de encontrar salidas para sus situaciones.
      No os voy a contar mi historia porque repetiría muchas cosas que ya se han dicho y que, personalmente, recordarlas y regodearme en ellas no me ha servido para evolucionar. Pero si os voy a contar lo que pienso. Seguramente, y os aviso, no os va a gustar lo que os voy a decir, pero creo que otro punto de vista os puede ayudar mucho en vuestra recuperación (al menos, así ha sido para mí).
      Poner el foco de “culpa” ante la situación tóxica fuera de mi misma, solo hizo que la sanación o no llegara, o sintiera que iba a tardar mucho tiempo en llegar y estaba segura de que sería más un parche sobre síntomas que una cura para la enfermedad. Convertí a mi “verdugo” en un demonio pero, ¿acaso me puso un cuchillo en la garganta para enamorarme?, ¿acaso me ató de pies y manos para seguir junto a él? Todas las respuestas eran “no”. Un “no” rotundo. Aunque me costara reconocerlo, tenía parte de responsabilidad en la situación.

      Estoy completamente de acuerdo en que debemos aceptar nuestra parte de responsabilidad. De hecho, es una pieza fundamental en nuestra recuperación. Sin embargo yo personalmente si que condeno la actitud de las personas tóxicas con sus parejas. Como sabes, en el reino animal existen varios tipos de “relacion” entre algunas especies. Resumiendo a lo básico, centrémonos en la simbiosis donde ambos salen beneficiados (relacion sana) y el parasitismo, donde uno sale beneficiado mientras otro se perjudica (relacion tóxica). Obviamente un virus no elige nacer virus, su única manera de sobrevivir es parasitando otros seres, no tiene otro camino.

      Pero las personas tenemos capacidad de elección. Podemos crear relaciones simbióticas o relaciones parasitarias. Las segundas proporcionan beneficios mucho más rápidos con una inversión de recursos mucho menor, aún a costa de que dañen a la otra parte. Cuando eliges tu propio beneficio por encima de estar perjudicando a tu pareja, eres un parásito por elección, y creo que esto debe ser condenado.

      Si no hubiese tenido mis propios problemas internos, no hubiese aceptado tratos así o me hubiera relacionado con esta persona de otro modo.

      Es cierto que siempre hay una escasez de límites internos que nos han impedido poner freno a la situacion abusiva. Sin embargo, las personas tóxicas son extremadamente hábiles en tregiversar las situaciones para que acabes flexibilizando esos límites.
      Por otro lado y como dice la frase “Tu eres tu y tus circunstancias”. Muchas veces aprovechan que estás viviendo una época dura por algun motivo externo a tí, y necesitas apoyo por lo que van a saber convertirse en lo que justo necesitas.

      Creo que tener permanentemente todo el tiempo un estado mental infranqueable para cualquier persona tóxica es extremadamente dificil.

      El trabajo no estaba en “olvidar” lo que me había ocurrido, insultarle o convertirle en el demonio de mi vida. Esto solo me ponía en el papel de víctima y con eso, no iba a solucionar el sufrimiento. Despertar la compasión en mi misma para con él y poder trascender lo que me había ocurrido fue (y sigue siendo) un camino amargo. Durante este camino el victimismo solo me hacía más vulnerable y no era capaz de conectar con mi esencia. La liberación de la toxicidad vino del camino de poder ser capaz de cubrir mis necesidades por mi misma sin poner esa responsabilidad en los demás. Eso, lo sé ahora, se llama apego y no amor.

      Estoy totalmente de acuerdo. Debemos aprender a ser lo más autonomos emocionales que nos sea posible. Sin embargo, existen una serie de necesidades que solamente podemos cubrir a través de los demás. Podemos y debemos hacernos más resistentes a la soledad afectiva, a la necesidad de cariño, etc… sin embargo tarde o temprano necesitaremos aunque sea una cantidad mínima y esto solamente puede proceder de una fuente externa. Existen personas que no pueden contar con su familia o amigos y tienen gran soledad impuesta por lo que les va a ser mucho más dificil cubrir esa necesidad. Esta es una de las vías por las que ellos entran.

      Y de hecho, nuestras historias tienen el denominador común cuando decimos que empiezan de la misma manera: “tal cosa me enganchó de él o de ella”. Eso es empezar una relación desde la necesidad y la carencia, y eso es ser también tóxico.

      Aqui no comparto tu argumento. Todos tenemos necesidades y carencias. Como dije antes, es nuestro trabajo tender a mejorar personalmente. A ser capaces de moderar nuestras necesidades y a trabajar nuestras carencias. Sin embargo, como seres humanos siempre vamos a tener necesidades o estaríamos muertos. La cuestión es si el cubrir esas necesidades nos lleva a negociar tanto nuestros límites que aceptamos tratos indignos con tal de satisfacerlas.

      Yo, como “víctima” también soy una persona tóxica (que no nociva) porque tengo carencias que debo descubrir para poder enfrentarme a relaciones sanas y estables. El foco hay que ponerlo en el interior de cada uno y preguntar con toda sinceridad: “¿por qué me enganché a esa “droga”?, ¿de que necesitaba evadirme?”. Las respuestas sólo las sabe cada uno de nosotros y eso es lo que a mí me da la fuerza de verdad para poder sanar.

      Creo que todos hemos soñado alguna vez con que aparezca nuestra alma gemela, enamorarnos perdidamente y tener juntos una vida de fábula. Si además hay sexo increíble, mucho mejor. Esto es lo que “ofrecen” las personas tóxicas en un primer momento. A no ser que conozcas que existe este tipo de “trampa”, tengas unos límites fortísimos y unas circusntacias de vida positivas, va a resultar muy difícil que seas capaz de cortar cuando empiecen las primeras banderas rojas.

      Lo mas normal es que creas que son pequeños malentendidos pero que estás viviendo la historia de amor de tu vida. Incluso aunque seas una persona sana, equilibrada y con una vida plena, es muy difícil resistirse al tremendo subidón que ofrecen al principio. Personalmente creo que cualquier persona puede caer en esta trampa, no digamos ya si la persona tóxica tiene un físico espectacular como ocurre en ocasiones, será un imán solo posible de repeler por unos pocos.

      Si pienso que las “relaciones normales” son aburridas, es porque definitivamente tengo un problema. Y eso no me lo ha provocado la supuesta persona tóxica. Eso lo he co-creado yo. Yo soy responsable de mi parte y soy correspondiente con el trato que recibo.

      Mi manera de ver esto es que te han ido poniendo un poquito de droga en tu café de por las mañanas sin que te enteres, y poco a poco te han ido subiendo la dosis para después de repente quitártelo. Desde luego, después de esto, tomar el café a solas te va a parecer aburrido. Es cierto que algunas personas buscan salir de una vida vacía, gris, aburrida…mediante una pareja que le proporcione emociones fuertes, y esto sí lo considero responsabilidad nuestra. Sin embargo, el reto de tener que volver a aprender a valorar la “normalidad” lo achaco a un post efecto de haber estado con alguien que te proporcionó una droga de manera artificial y sin que fueras realmente consciente.

      Si te amas a ti mismo, no soportarás migajas de nadie. Si te valoras a ti mismo, no estarás esperando la valoración de nadie.

      Es cierto. De hecho, el trabajo a hacer después de una de estas relaciones es analizar qué fue lo que hizo que toleraras estar dentro de una relación abusiva. Pero como dije antes, por circunstancias externas no siempre es posible mantener un estado constante de amor hacia uno mismo, autoestima alta y límites inquebrantables. Aunque es el camino a seguir, pienso que nadie está a salvo de ser tentado por una de estas personas.

      Si te respetas a ti mismo, las faltas hacia ti de los demás pasarán desapercibidas. Aunque cueste creerlo, estoy convencida de que la vida nos da lo que necesitamos para poder ser realmente felices, y nos ha puesto en frente un espejo. Ese espejo, en mi caso, estaba reflejando lo que tenía que cambiar en mi. Esa persona supuestamente tóxica me estaba enseñando aquello que tenía que cambiar en mi interior. Y es muy duro. Y es una experiencia dañina. Y se derraman muchas lagrimas y se tienen millones de pensamientos negativos. Lo sé. Pero la realidad es esa. Atraemos aquello que necesitamos para que nuestras vidas cambien.

      Mas bien pienso que son como un virus que nos enseña qué lugares de nuestro cuerpo debemos proteger mejor. Sin embargo, la necesidad de proteger esas zonas pasa porque existe ese virus. Necesitamos aprender artes marciales porque existen personas que eligen robar a los transéuntes en lugar de tener un trabajo honrado.
      Generalmente las personas afectadas son altamente empáticas, con sensibilidad a la culpa, gran capacidad de autoanálisis, ayudadores…características excelentes…pero solamente con la persona adecuada. Cuando posees estos rasgos, debes aprender a protegerte, pero solamente porque existen esos virus que quieren extraer algo de tí mediante esa vía de entrada. Si no existieran, probablemente tendrías una vida bastante tranquila con personas que sí te aprecian.

      Me alegra que el blog te haya sdo de ayuda. Es cierto que una de las fases para nuestra recuperación es cambiar el chip y pasar de “víctimas” a dueños de nuestra vida, y eso pasa por tomar responsabilidad sobre nosotros mismos y lo que sí podemos controlar de aquí en adelante. Hubo en nuestro camino una persona abusiva que nos causó dolor, pero es nuestro deber realizar el trabajo necesario para identificar las causas y evitar que vuelva a repetirse.

      Como nota final, personalmente supe que había superado completamente aquella situación cuando un día, me di cuenta de que la perdonaba. Había entendido que ella era una persona dañada que dañaba a los demás porque no conocía otra manera de relacionarse, lo cual era triste. Sin embargo, perdonar no tienen en este caso nada que ver con aprobar sus conductas, sino más bien con comprender a nivel interno que los más dañados finalmente son ellos y que es mejor alejarse para siempre.

John · 21 marzo, 2021 a las 11:00

Muchas gracias David, te estoy muy agradecido por la hora y media que estuvimos hablando por teléfono. Me ayudó mucho escucharte y ver como pudiste salir del pozo, tomé nota de tus consejos y me hiciste comprender el porque mi expareja me había tratado tan mal y el porque lo estoy pasando fatal.
Espero poder decirte pronto que ya lo he superado, después de nuestra conversación tengo claro que lo superaré.
Eres muy grande David y que suerte tuve de encontrar este blog.
Un abrazo!!

    David · 11 abril, 2021 a las 15:22

    Gracias a ti John. Me alegra mucho que la consulta te fuera de ayuda, estoy seguro de que vas a recuperarte por completo y vas a recuperar tu vida.

    Otro abrazo para ti amigo.

Alex · 12 abril, 2021 a las 22:38

Muchas gracias David por tu ayuda, sin duda hablar contigo por teléfono me libero de muchas dudas que tenía… pero sobretodo comprobar que lo que hice para cuidarme y poner un alto no estuvo mal.

Salir de las relaciones tóxicas es un proceso, pero una vez que pasas por esto aprendes sin duda a ver la vida de otra manera y a saber seleccionar con quieres compartir tu felicidad.

A todas las personas que están en una relación tóxica o tienen miedo de salir de una… les quiero decir que pueden hacerlo, tomen el valor de dejar a esa persona que les hace daño y sobre todo que consume su vida.

Tenemos la oportunidad en nuestras manos y no podemos permitir que alguien te convierta en lo que no eres, depende de nosotros mismos de tener en cuenta quiénes somos, qué nos merecemos y no conformarnos con nada menos.

    David · 14 abril, 2021 a las 20:29

    Gracias a ti Alex, un placer haber hablado contigo. Comparto totalmente tus palabras, en última instancia, solamente nosotros somos los que podemos tomar la decisión de no dejar que consuman nuestra vida.

    Un abrazo muy fuerte.

    David.

Dok · 13 abril, 2021 a las 10:53

Hola David,

Creo que tu blog es un referente para los que tenemos o hemos tenido relación íntima con un TLP. Te agradezco el gran esfuerzo y la dedicación que le has dado.

Acabo de romper con una TLP, y su comportamiento durante toda nuestra relación es de manual tal cual lo describes, sin faltarle ni un punto ni una coma.

Por mi condición de médico, me di cuenta enseguida que se trataba de una TLP, pero a pesar de saberlo caí en su juego de manipulación y toxicidad.

Pasado el enamoramiento inicial, tras varias humillaciones, desdenes, e insultos velados, pensé que como médico, podía aislar esos comportamientos producto de su neurosis, hacerme impermeable, y disfrutar de los momentos de “subidón” como tu los llamas.

Pero no fué así, mi TLP es muy inteligente, sabía darme donde mas duele, y al final afectó de manera importante a mi estado de ánimo. No conseguí ser impermeable a ella.

Y ahí esta mi advertencia, cualquiera que detecte este comportamiento tóxico en su pareja, y crea que lo puede manejar, a pesar de su formación o lo que lea en las web, está muy muy equivocado. Que abandone inmediatamente al TLP sin mirar atrás, y que recurra a un psicólogo (como en mi caso), para reordenarse mentalmente.

Gracias de nuevo David, me ha ayudado mucho leer tu blog.

    David · 14 abril, 2021 a las 20:35

    Hola Dok

    Te agradezco enormemente tu testimonio, de hecho como ya te comenté, me gustaría dejarlo plasmado en el blog de manera detallada puesto que va a ayudar a muchas personas. Tu experiencia personal como médico y afectado me interesa mucho.

    Efectivamente, conocer el trastorno y cómo funciona su mente no hace posible automáticamente que puedas seguir en relación con ellos. Como siempre digo, estar con una persona tóxica es como conducir un ferrari, disfrutarás de muchos acelerones pero después te tocará pasar por la gasolinera y desembolsar.

    Por lo demás, no puedo mas que darte la razón, alejate de cualquier persona en la que detectes este tipo de comportamientos. Por mucho que sepas sobre gente tóxica, no vas a poder manejar la situación y te van a acabar hiriendo (son profesionales), por lo que lo mejor es siempre huir de ellos.
    Si no lo has leido, te recomiendo el libro “Deja de andar sobre cáscaras de huevo”, es lo mejor que he descubierto sobre TLP para personas afectadas. Tienes los detalles en la sección Biblioteca.

    Un abrazo. Estamos en contacto.

    David.

Responder a Eli Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!