Hola David, voy a contaros mi historia, es casi surrealista…

 

En el pasado estuve casado 20 años con una narcisista encubierta pasivo agresiva. Logre deducirlo cuando me separé, conseguí hacerlo gracias a la terapia psicológica que tuve por que estaba perdiendo el norte…

Después de un año de sanación conocí por las redes a una mujer con la que he estado 14 meses.

 

LA RELACIÓN

Ella era lo más bonito e atractivo que pueda soñar un hombre. Yo me sentía a su lado pequeño, todo empezó muy rápido, fue una relación a distancia, nos veíamos fines de semana alternos por nuestros hijos.

El caso es que ella era muy pasional, complaciente en todos los sentidos, en el sexo era lo mejor que había conocido en la vida…

Comparado con la narcisista era estar en el paraíso.

El caso es que con el tiempo empecé a darme cuenta de comportamientos extraños pero los pasaba por alto (ten en cuenta que estaba borracho del enamoramiento).

 

Muy femenina, buscaba que la mirasen, muy expresiva emocionalmente, casi teatral, a veces torpe. Poco a poco me di cuenta de que no tenía filtros al decir lo que pensaba. Tomaba lorazepam para dormir, un amplio historial de relaciones pasajeras y de parejas.

Muchas veces yo le preguntaba como una mujer como ella había dado con tanto capullo…

De lágrima muy fácil, cuando nos despedimos lloraba desconsoladamente. Era intrépida conduciendo.

Creo que a veces me ocultaba cosas y cuando se lo decía al rato le daban misteriosos dolores de cabeza muy fuertes.

Detecté que cuando iba a pasar el fin de semana con ella y yo tenía a mi hija le cambiaba el carácter un buen rato… como si compitiera con mi hija por la atención.

Me quería controlar como me vestia, me trataba de un modo muy paternalista con la educación de mi hija… decía que tenía «un san benito» en su pueblo…

Tenía fama de muy fresca o fácil en las relaciones, muy quejica, victimista.

Sus emociones cambiaban de estar llorando a estar eufórica en cero coma… un día hablando por teléfono con ella estaba muy llorona por una mujer que cuidaba con cáncer… se encontró con una amiga y pasó de las lágrimas a la euforia en décimas de segundo…

A veces aparecia sangre en las sabanas y me decia que es que se rascaba los granos del brazo… bebia mucha cerveza… le costaba muchisimo llegar al orgasmo a pesar de mis esfuerzos por complacerla… era como si estuviera siempre excitada pero sin culminar el orgasmo… a veces llegaba masturbandose ella.

Movimiento rápidos, nerviosa a veces al hacer las cosas… yo ya estaba muy puesto en trastornos de personalidad, psicopatia y narcisismo, a mi me parecía histrionica por su manera de ser, pero al final de la relación até muchos cabos y entendí que eran rasgos TLP.

El caso es que sentí una desconexion emocional con ella, si hablaba con mi madre por teléfono dos días seguidos estando con ella me llego a contestar que si no había hablado con ella ayer. Hablando un dia por teléfono con ella mi hija me incordio un poco… me llego a contestar que cuando se calle la niña que hablamos… el tono no me gustó.

 

LA RUPTURA

Fue un sábado por la noche que sentía que quería estar solo… al decírselo su reacción fue desproporcionada… que no podía ser… que si la iba a dejar… que le diera otra oportunidad…

Ella lloró mucho pero yo solo quería irme.

No la odiaba pero no tenía ganas de estar con ella asi que hice la maleta y me fui.

A los tres días quite del Facebook lo de estar en una relacion, bueno pues a los 10 minutos ya me estaba criticando por WhatsApp…

Durante dos semanas sufrí su acoso por WhatsApp con provocaciones sexuales, bloqueos… Un día me criticaba y al otro me decía que lo entendía… después de eso ya mantuve el contacto 0

 

EL RECONTACTO

Pero hace 2 semanas me mandó un WhatsApp.

Por circunstancias había estado en mi ciudad… decía que había sido duro por los recuerdos, que tenía que hablarme… me preguntó por mi hija y mi madre… yo por su familia también…

En fin… me puse a llorar como un niño esa noche, me decía a mi mismo entre las lágrimas «te quiero» pero hacia ella… estoy muy removido, la echo de menos pero se que no va a cambiar,

No está diagnosticada con TLP, una vez se lo llegue a comentar y lógicamente no le gustó nada que le dijera eso… pero a los días llego a reconocer que coincidía en algunas cosas pero no por eso tenía derecho a diagnosticarla yo…

El caso es que ayer le escribí yo… me contestó… de entre todo lo que me escribió decía que me amaba, que nunca iba a dejar de hacerlo, pero que siguiera con mi vida y que encontrará el amor de mi vida… entre otras cosas…

 

No se que me pasa, la echo de menos pero se que no me conviene.

De esto hace ya casi 4 meses.

 

Gracias David por tu página, un abrazo y saludos.

error: Content is protected !!