Lo sé, te entiendo perfectamente. Yo también he estado allí.
Te encuentras dentro de una avalancha de sentimientos. Cuando la conociste hubieras jurado que habías encontrado por fin al amor de tu vida. Esa persona que no pensabas que pudiese existir y que cumple (y hasta supera), todas las expectativas que tenías para una pareja.

 

¡Y lo mejor de todo es que la tienes delante de ti, y quiere estar contigo!.

¡¡Además parece sentir lo mismo  hacia ti!!. ¡¡Te sientes tremendamente afortunado por esta casualidad del destino!!

 

Desde que os conocisteis, todo fue muy rápido, habeis vivido juntos unas primeras semanas increíbles, habeis hecho el amor apasionadamente cada noche y parece que os conocéis de toda la vida.

La conexión entre vosotros es tremenda, apenas necesitais hablar ya que os entendeis unicamente con la mirada. Las conversaciones de horas parece que apenas fueron unos minutos y no quieres separarte jamás de esta persona.

¡¡Has encontrado al amor de tu vida!!

 

Pero poco a poco, un buen día comienzan las conductas extrañas. Al principio con cosas insignificantes a las que intentas restar importancia, y más adelante con temas mucho mas importantes que empiezan a afectarte.

Celos absurdos, discusiones violentas por nimiedades, falsas acusaciones, tregiversaciones…

No entiendes estas actitudes que te hacen daño, pero tu cerebro no es capaz de procesar que una persona que te produce un enamoramiento tan intenso, sea capaz de repente de tener esos comportamientos hacia ti.

Gradualmente, estas conductas se van repitiendo e incluso van siendo cada vez mas frecuentes y de mayor alcance. Pero ante tu confusión, y pese a que estás poniendo todo de tu parte, la culpa parece ser que es tuya y toda tuya.

Con el suficiente tiempo, estas conductas empiezan a repercutirte de manera significativa. Intentas creer que son malentendidos y falta de comunicación, pero comienzas a sentirte agitado, confundido, dolido y angustiado.

Dentro de ti hay dos sentimientos fuertemente encontrados. Por un lado deseas estar junto a esta persona mas que cualquier otra cosa en el mundo. Los momentos en los que las cosas fluyen son tremendamente intensos y gratificantes.

Pero por otra parte, hay comportamientos que no entiendes. Tu pareja parece no comprender demasiado tus problemas ni parecen importarle mucho. Se niega a dialogar abiertamente sobre tus necesidades y parece importarle únicamente satisfacer las suyas propias. Tienes la sensación de que ella funciona bajo unas normas particulares que tú no conoces.

En mi caso recuerdo tener la sensación de estar jugando una partida de ajedrez en la que la otra persona movía sus piezas sin respetar para nada las normas establecidas del juego. Yo entonces intentaba explicarle en vano que la torre no se podía mover en diagonal, que el rey solo puede mover una casilla…

Pero si a ella le interesaba mover la torre así, es lo que hacía. Ella tenía sus propias normas para jugar, lo que a mí me dejaba estupefacto. Era algo tan sangrante que me paralizaba, sin acertar apenas a defenderme de estos ataques.

El caso es que cuando tratas de explicarle cómo te sientes y por qué te ha dolido alguna actitud suya, no solo no va a empatizar contigo sino que puede llegar a darle la vuelta a todo lo que le has dicho intentando culparte a ti de haber herido sus sentimientos y culpándote a ti de todo o llamándote egoísta hasta confundirte. Incluso llegará a hacerte pensar que eres tú el que se ha portado mal.

Es decir, comienzas sintiéndote dolido porque han herido tus sentimientos y al final te acabas disculpando por haber herido tú los suyos.

Este hecho se repite una y otra vez, causándote cada vez más dolor. Pero a la vez comienzas a dudar de tus percepciones. Esta persona defiende su punto de vista con tanto aplomo, y te lo argumenta todo con tanta solidez que empiezas a plantearte que pueda tener razón.

 

EL PUNTO DE ENTRADA EN LA RELACIÓN TÓXICA

Después de todo, quizá no está tan mal que la torre pueda mover en diagonal. Si las circunstancias acompañan y se hace el movimiento con buena intención, entonces no está tan mal ¿verdad?.

 

Vale, pues es JUSTO AQUÍ, JUSTO EN ESTE MOMENTO, al aceptar su comportamiento como normal, cuando te han ganado la partida.

 

En el momento que comienzas a tolerar este tipo de actitudes, y a cuestionarte a ti mismo, en ese momento has caído en su trampa.

De aquí en adelante solo te espera un mundo de dolor inacabable, confusión, angustia, pérdida de identidad…

Tu pareja tóxica utilizará esta técnica una y otra vez para llevarte a su campo de juego. Un campo muy especial en el que ellos siempre ganan y tú siempre pierdes.

Una vez que han conseguido convencerte para que te cuestiones que las reglas del juego se pueden “torcer un poquito” según a ellos les convenga, no cesarán de utilizar esta técnica para deformar la realidad en su propio beneficio.

Le darán la vuelta a cada conversación, a cada discusión. Haberle dado permiso para cambiar las reglas del juego a su antojo, dará como resultado que tu pareja siempre tenga la razón sobre ti.

 

Las normas del ajedrez, pueden traducirse en pareja como las “normas” para tener una relación de convivencia sana. Si las tres no se encuentran en un nivel aceptable dentro de la pareja, es IMPOSIBLE que puedas tener una relación saludable.

Estas tres normas son: Respeto, confianza y empatía.

Su manera de torcer la verdad, tiene como finalidad saltarse una de estas tres características contigo porque a ellos les conviene en determinado momento y para su propio interés.

Si por la circunstancia que sea te faltan al respeto, actúan de una manera sospechosa o no son empáticos contigo, jugarán a modificar las normas hasta que su actitud sea totalmente aceptable (bajo esas nuevas normas fabricadas por ellos).

Es importantísimo que sepas reconocer el momento en que tu pareja comience a intentar que aceptes sus normas particulares del juego. Será difícil porque seguramente estarás enamorado y tu capacidad de analizar objetivamente, muy nublada.Además, cuando les interese estar bien contigo, los momentos buenos serán muy intensos y tu cerebro no querrá prescindir de ellos, por lo que te engañarás a ti mismo una y otra vez sobre las verdaderas intenciones de tu pareja.

AVISO: Llegado a este punto, es posible que caigas en la tentación de entrar en su juego, y siguiendo con el símil del ajedrez, comenzar a mover también tus piezas a tu antojo.

Esto se traduciría en entrar en el juego de mentir a tu pareja, serle infiel, intentar manipularla, etc…

Entiendo que hay una parte natural que te puede impulsar a hacer esto. Si tu juegas sucio conmigo, vale, entonces yo también jugaré sucio contigo.

No te recomiendo que hagas esto para nada. En primer lugar, no vas a ganar a una persona tóxica en su terreno. Ellos suelen tener este tipo de juego como modo de vida. Sus traumas no superados y sus heridas no sanadas, hacen que esta sea su manera de sobrevivir. Por tanto a estas alturas se habrán convertido en verdaderos maestros a lo largo de los años.

En segundo lugar, si caes en hacer este tipo de juegos, les estarás dando la razón a ellos. Les darás motivos para desconfiar de ti con razón y entonces si que podrán acusarte con fundamento. Esto hará que llegue un momento en el que ya no sepas si la tóxica es tu pareja o eres tú mismo.

Y por último, y lo más importante, si caes en esa dinámica, te estas convirtiendo en peor persona. Por encima de las citas, por encima de las parejas y las relaciones con los demás, está el convertirnos en mejores personas cada día.

Si por estar con una persona tóxica, te conviertes tú mismo en otra persona tóxica, estas dejando que te transmita su daño no sanado, perdiendo tu identidad y dejando atrás todos tus valores humanos. Todo ello para no conseguir nada.

Podrás ganarle alguna pequeña batalla, pero a la larga créeme que saldrás perdiendo. Para ellos es su modo de vida (hasta que decidan trabajarse, si es que llega ese día) pero para ti no tiene por qué serlo pudiendo aspirar a una relación sana.

 

LA CULPABILIDAD COMO ARMA

Otra gran arma de las personas tóxicas, es su gran habilidad para culparte a ti de todos sus problemas emocionales.

Es muy importante que prestes atención a esto, TODAS las parejas tóxicas van a intentar convencerte de esto:

Esta persona era perfectamente normal antes de conocerte, con todo el mundo se lleva bien y tiene buena relación. Todo el mundo la quiere y la valora muchísimo. Se encuentra perfectamente y su vida era muy equilibrada.

Y de repente…llegaste tú. El nacimiento de todos los problemas.

Tu has sido el inicio de todos sus comportamientos extraños, no tu pareja. Porque antes estaba perfectamente hasta que llegaste tu y lo estropeaste todo con tus necesidades exageradas, con tu elevada susceptibilidad, con tus debilidades…

Te aviso seriamente, como te creas esta mentira, vas a caer en un pozo terriblemente hondo del que te costará mucho trabajo salir.

Cuestionar nuestros propios comportamientos y contemplar que podamos estar equivocados en ciertos momentos, es una actitud que te honra (de hecho es la característica fundamental para poder mejorar en la vida).

El problema es que este tipo de personas explotará una y otra vez esta cualidad tuya en su propio favor.

Van a intentar convencerte de que antes de que entraras en su vida, ellos estaban perfectamente, eran muy funcionales y con todo el mundo se llevaban bien. Su vida era estupenda y maravillosa.

Y entonces llegaste tú…te dejaron entrar en su vida perfecta, y entonces lo estropeaste todo.

Si tienes la mala suerte de creerte esta mentira, vas a sufrir muchísimo.

 

Tu quieres a esta persona y estas dispuesto a cualquier cosa para que la relación funcione. Pero resulta que lo que has conseguido es perjudicarla porque hay algo en ti que no está bien. Y eso lo ha estropeado todo. Entonces te sientes terriblemente mal. Sus actitudes te hieren, pero parece que el culpable de esas actitudes eres tú mismo, te sientes fatal y por partida doble.

Pero siento decirte que tu pareja tóxica no tenía una vida de fábula antes de conocerte. De hecho lo que ha estado haciendo es repetir los mismos patrones tóxicos que utiliza contigo, pero con otra gente.

Si pudieses hablar con las personas cercanas a ella o incluso con sus ex parejas, probablemente te contarían que han sufrido situaciones similares a las tuyas.

Pero obviamente no les interesa que tu sepas esto. Es mucho más ventajoso para ellos convencerte de que el problema lo tienes tú y ellos están bien (esta es la actitud que hará que nunca mejoren).

 

VALE, PERO SIGO SIN TENER CLARO SI ESTOY EN UNA RELACIÓN TÓXICA

Si todo este material ha resonado dentro de ti, pero sigues sin estar convencido de que tu pareja es una persona tóxica, entonces sigue leyendo.

Las personas manipuladoras tienen TODAS una extraordinaria capacidad de argumentación. Esto tiene una explicación, decir palabras bonitas es “gratis”, hacer sacrificios por ti cuando es necesario, darte apoyo emocional, etc… no lo es.

Por tanto se hacen auténticos expertos en tergiversar, dar la vuelta y torcerlo todo. Es mucho más rentable para ellos hacer esto que demostrar con actos que les importas.

Como dijo Jesús de Nazaret “Por sus actos los conoceréis”…pues eso.

Pueden argumentarte y llegar a convencerte de que era la mejor opción irse de fiesta mientras tú estabas ingresado en el hospital aquella noche que enfermaste. Son capaces de darle la vuelta A LO QUE SEA, cualquier actitud reprochable por su parte tranquilo que sabrán argumentarla de tal manera que seas tu el que tenga que acabar pidiéndoles perdón.

Pero hay algo que nunca van a poder manipular, y es cómo te sientes:

¿Cómo te sientes si tu estás enfermo y no se preocupan por cómo estas?

¿Cómo te sientes cuando tienes un problema y ellos nunca están?

¿Cómo te sientes cuando te faltan al respeto, cuando minimizan tus logros?

Tienes que mirar hacia tu interior en esos momentos. Allí está la respuesta. No hagas caso omiso a tus sentimientos o lo acabarás pagando caro.

 

Si te encuentras en esta situación, te recomiendo encarecidamente que prepares un diario de sentimientos, puede ser un cuaderno, un bloc de notas o un archivo en tu ordenador o smartphone.

Escribe cada día cómo te sientes dentro de la relación con esta persona. No detalles lo que has hecho o si habéis ido al cine y después a cenar, sino tus SENTIMIENTOS. Te darás cuenta de que aparecerán con frecuencia tristeza, angustia, ansiedad, decepción, frustración…

Releer este diario te hará centrar tu cerebro cuando ya no estés dentro de esa relación (afortunadamente) y comiences a añorar irracionalmente los contados buenos momentos que vivisteis.

Y ahora, por fin, aquí van, las alertas de que por tu propio bien deberías ponerte en guardia con tu pareja y tomar cartas en el asunto:

 

1.- NO TIENES SENSACIÓN DE PAZ

Quizá esta es la característica más importante y fácil de reconocer. Cuando te encuentras dentro de una relación tóxica, NUNCA tendrás sensación de paz que permanezca más allá de unos días.

Las personas tóxicas nunca pueden transmitir paz a sus parejas, por la sencilla razón de que ellos son los primeros que no la tienen (y si la tuvieran no serían tóxicos). Es imposible que transmitas a los demás algo que primero no tienes en tu interior.

La incertidumbre constante por sus actitudes manipuladoras y dañinas te tendrán en vilo constantemente. Lógicamente esto se traducirá en una hipervigilancia tuya, la cual vendrá aparejada con nervios, ansiedad, angustia, insomnio, pérdida de apetito, anhedonia, etc…

Una persona sana que tiene una relativa paz interior se esforzará en darte tranquilidad, se interesará porque tú te encuentres calmado.

Al manipulador emocional le trae sin cuidado cómo estés tu. Mientras él se encuentre bien no le importa lo más mínimo si tu lo estás pasando mal. No te va a dar nunca tranquilidad porque a el le interesa tenerte en vilo y estar presente de esa manera en tu cabeza.

CONSEJO: Para que una relación funcione de manera sana, tienes que poder levantarte tranquilo cada mañanas. Es imposible que puedas encontrarte bien si cada vez que te despiertas lo haces pensando en cual será la discusión del día.

 

2.- TU VIDA PRIVADA SE ENCUENTRA RESENTIDA

El 99% de tus recursos más importantes como el tiempo y la energía, los destinas a intentar explicarle a tu pareja que no te trate como a una mierda.

Obviamente que inviertas tanto en la relación hace que desatiendas las demás áreas de tu vida. Amigos, familia, trabajo, así como todos tus intereses personales.

Continúas dejando todas estas áreas en segundo lugar de manera temporal. Estás convencido de que en la próxima conversación por fin lograrás hacerle ver que tiene que tratarte como a una persona normal.

Pero ese momento nunca llega, y tu sigues dejándote la piel en explicarle algo evidente. En ocasiones puede haber un ligero avance, solamente para regresar después a los mismos comportamientos dañinos de siempre.

Los meses van transcurriendo y los demás ámbitos importantes de tu vida se van resintiendo cada vez más. Tus amigos y familia están ya cansados de escucharte una y otra vez los problemas que tienes en esta relación. Siempre son los mismos y nunca cesan.

CONSEJO: No te molestes en explicar lo evidente. Una persona sana SABE que no debe haber violencia en una pareja, sabe que todos tenemos necesidades legítimas, sabe que todos merecemos un respeto y una dignidad. Si necesitas explicarle esto a tu pareja, voy a decírtelo claro, mejor déjala.

 

3.- CON ELLOS NUNCA GANAS

Su actitud siempre es la correcta y ellos nunca dudan de que puedan obrar mal. Nunca contemplan que tu te distancies de ellos o que reacciones de cierta manera en base a su comportamiento inicial.

La culpa siempre es tuya. Da igual que demuestres con hechos reales que tienes razón. Torcerán la verdad hasta que se ajuste a la versión que a ellos les interesa.

En una relación de pareja sana, todos cometemos errores. Siempre habrá desacuerdos y conflictos entre ambos. Lo importante es tener la humildad necesaria para reconocerlos y trabajar juntos en mejorarlos.

No es normal que sientas que la otra persona siempre gana todas las discusiones y tú pierdes.

CONSEJO: No te involucres con personas que no son capaces de reconocer sus propios errores y estén dispuestas a trabajar en ellos de manera genuina. La relación solamente funcionará si tú te sometes completamente a ellos.

 

4.- TE SIENTES POCO IMPORTANTE COMPARADO CON ELLOS

La mayoría de las personas tóxicas tienen una parte narcisista en mayor o menor medida.

Su actitud es la de personas que se sienten superiores a los demás. Su manera de ver la vida es la correcta y si todos actuásemos igual que ellos, el mundo sería un lugar mejor.

Parecen convencidos de conocer el secreto de la vida y cómo hay que vivirla, y todos los que no actúan igual que ellos están equivocados (a veces creo que incluso deberían montar una escuela para enseñarnos a los demás).

La mayoría de las veces, estos delirios de grandeza se dejarán ver de manera gradual. Poco a poco y de manera sutil te irán dejando caer que ellos son muy inteligentes, hábiles, resolutivos, avispados, valientes y un largo etcétera que nunca termina.

Según vayas compartiendo tiempo con ellos, casi sin darte cuenta puede que te sorprendas un día sintiéndote inferior a ellos. Incluso puede que caigas en el impulso natural de remarcar alguna cualidad tuya, pese a que inicialmente es algo que no hubiera nacido de ti.

El motivo es que ellos inflan su ego y su autoestima de manera artificial. Cualquier pequeña cosa que hagan bien la ensalzarán constantemente, cosa que una persona normal no tiene necesidad de hacer.

Ellos parecen cada vez más grandes, y tú cada vez más pequeño.

Paradójicamente, esta necesidad viene dada por una autoestima baja y una sensación de vacío interior, generalmente creada durante su infancia.

Magnificar continuamente lo buenos que son en todo, solamente es una técnica para tapar sus carencias internas no trabajadas.

Para terminar, voy a decirte algo. Quizá por tu personalidad te sientas atraído hacia personas narcisistas ya que en un primer momento parecen fuertes y seguros de sí mismos. Te adelanto que la mayoría de las veces, solamente se trata de una fachada, no es real. Y además, ellos no van a utilizar esa aparente superioridad para cuidar de ti y tratarte bien, sino para poder abusar de ti y poder tapar sus vacíos internos.

CONSEJO: NO te involucres con personas narcisistas. Nunca sacarás nada bueno de ellas a no ser que te guste ser una marioneta. Las relaciones sanas necesitan de humildad para funcionar correctamente.

 

5.- NO HABLAN DE SUS DEBILIDADES, PERO LAS TUYAS TE LAS RECUERDAN SIEMPRE

Ellos nunca reconocen tener miedos e inseguridades, son personas fuertes e imperturbables. Nuca les oirás decir “tengo miedo de…”, “estoy preocupado por…”. Eso sería reconocer que tienen un lado débil, como los demás, y no pueden permitirse ese lujo delante tuya. Necesitan que les veas superiores para poder aprovecharse de ti.

En cambio tus puntos débiles te los recuerdan convenientemente, de manera muy sutil, a veces disfrazado en forma de consejos.

Sabrán analizar e identificar los puntos en donde fallas, haciéndote saber que ellos funcionan muy bien en esas áreas que a ti te cuestan más trabajo.

Este proceso, repetido a lo largo de meses y años, hará que tu autoestima quede destruida casi por completo y que internamente creas que ellos son muy listos y tú muy tonto. Es una de las secuelas mas devastadoras después de haber estado largo tiempo con una de estas personas. Habrán anulado todas las características positivas que posees a favor de su propio beneficio.

CONSEJO: Como seres humanos, todos tenemos fortalezas y debilidades. En una pareja sana no se compite por ver quien es el mejor, ni se aprovechan las debilidades del otro para menospreciarle e inflar tu ego. Al contrario, se trabaja de manera conjunta para crecer y mejorar juntos de la mano.

 

6.- AUSENCIA TOTAL DE EMPATÍA HACIA

A estas personas no les interesan los sentimientos o pensamientos de los demás, a no ser que coincidan con los suyos propios.

Con gran pesar, seguramente has descubierto que tu dolor no le duele. Con este tipo de personas no existe el apoyo emocional.

Ellos están demasiado ocupados tratando de tapar su vacío interior con gratificaciones externas, y tú eres simplemente otra gratificación más.

En el momento en que no les sirves como vehículo para tapar sus carencias internas (sexo, viajes, diversión), en el momento en que tienes un problema externo y necesitas apoyo, comprensión, ayuda…en ese momento ya no les interesas.

Es ahí donde pasarán a culparte. La culpa nunca es de ellos que no estén dispuestos a echarte una mano no. La culpa es tuya que eres demasiado frágil, blando, susceptible, inocente, débil y toda una serie de cosas malas.

Te quedarás con una tremenda sensación de decepción e injusticia, además del dolor inicial que ya tenías por tu problema puntual.

Es una triste realidad, pero conviene que la tengas presente desde ya mismo.

Cuando tengas un problema, ellos nunca estarán allí para ayudarte.

Ellos ya tienen bastante con tapar sus vacíos internos. Necesitan vivir deprisa y de manera intensa para evitar mirar hacia dentro. Si lo hicieran podrían darse cuenta de que los problemas que tienen en las relaciones pueden venir por sus carencias no resueltas, en lugar de ser siempre culpa de los demás.

Curiosamente, esa manera de ser es la que te habrá atraído al comienzo de la relación, ya que aparentan unas tremendas ganas de vivir, siempre con planes de ocio en mente y un tremendo empuje para llevarlos a cabo.

Pero con el tiempo descubres que esto solamente es un mecanismo para huir de su propio dolor. Detrás de esta “falsa” intensidad no hay una personalidad sólida que ama la vida, sino solamente alguien que no es capaz de enfrentar su propio dolor.

Por otro lado, este tipo de personas no puede reconocer y compadecer la debilidad en los demás, ya que podría quedar la suya propia al descubierto y eso es algo que no pueden permitir. Su mensaje es “yo soy muy fuerte y no necesito a nadie, los que muestran necesidades son débiles”.

Nuevamente, están ocultando su verdadero interior. TODOS como seres humanos, tenemos miedos, debilidades, carencias, etc… Reconocer esto es decir al mundo “no tengo miedo en reconocer mis debilidades”, es de alguien valiente, alguien que tiene el coraje de mostrarse como de verdad es.

En cambio, el cobarde ocultará todas sus carencias y ofrecerá una falsa máscara de seguridad y fortaleza por miedo a exponerse.

Curiosamente, aunque tu no recibas ayuda de ellos, puede ocurrir que por circunstancias externas a ti, o porque te estás distanciando de ellos debido al daño que recibes, dejas de apoyarles puntualmente.

Entonces serás la peor persona del mundo. Ellos pueden no apoyarte en el 99% de las ocasiones, pero cuando lo hagas tú y aunque esté plenamente justificado, te tacharán de ser despreciable. Te harán sentir el peor ser humano de la tierra y te lo recordarán siempre.

En definitiva, ellos no quieren una pareja, lo que quieren es un sirviente. Alguien que satisfaga sus necesidades y les brinde apoyo incondicional, pero que no pida nada o muy poco a cambio.

Una de las maneras más eficaces de destapar a una persona tóxica es necesitar algo de ellos en una situación comprometida. Te acabarás dando cuenta de que nunca están dispuestos a hacer un sacrificio real por ti cuando lo necesitas.

Nunca serás tu la víctima, ni siquiera aunque acabes de tener un accidente. Siempre darán la vuelta a la tortilla y se sacarán un as de la manga para estar peor que tú (aunque sea falso) y ahorrarse el tener que sentir compasión hacia ti.

Lo importante siempre son ellos por encima de todos los demás. No son capaces de ponerte a ti temporalmente por delante cuando lo necesitas. Solamente es cuestión de tiempo que por circunstancias de la vida te encuentres en una situación en la que les necesitas y no estén.

En ese momento, debes negarte a negociar tu dignidad como persona y alcanzar el punto de no retorno.

CONSEJO: Como siempre decía mi abuela, cuando estés en la cárcel o en el hospital, sabrás quienes son tus amigos de verdad. Para los buenos momentos y las risas estamos todos. Para apoyar en los momentos difíciles, solo estarán los que de verdad te quieren.

 

7.- QUIEREN TENER SIEMPRE EL PODER EN LA INTERACCIÓN

Siempre son ellos los que se dice cuando se habla, como y de que manera, y que temas se hablan y cuales no. Serán ellos los que siempre corten la llamada y los que estén casi siempre muy ocupados para atenderte. Tendrán mil cosas por delante de ti. El mensaje subliminal que te envían, a veces de manera descarada es “tu no eres importante” hay muchas otras cosas por delante de ti.

Hasta cierto punto es normal que cuando conozcamos a una persona, no vayamos a ser el centro de su vida en unas pocas semanas. Esto se trata de un proceso gradual donde os iréis conociendo poco a poco.En cambio, si tu pareja se encuentra siempre ocupadísima, resulta tremendamente difícil que te haga un hueco en su agenda, y siempre parece que te está haciendo un favor por dedicarte unos minutos…o bien estás saliendo con el súper director de una multinacional, o bien te están “racionando” la atención que recibes, para dejarte claro que estás muy abajo en su lista de prioridades.

Lo más normal en este caso es que te sientas mal. Nadie espera ser el centro total y único de atención en una relación. Pero que te releguen a los últimos puestos cuando tú estas invirtiendo en que la relación avance, resulta cuanto menos, poco alentador.

En el caso de que se te ocurra comentar este particular con tu pareja tóxica, tranquilo que no tardará en estar llamándote celoso, controlador, manipulador… solo porque has reclamado una atención que es normal.

Una persona dispuesta a involucrarse contigo en una relación seria, merece cuanto menos un respeto.

CONSEJO: Si tienes que pedir de rodillas a tu pareja que te dedique un tiempo razonable, es mejor que no estés con ella. No tienes que mendigar nada ni le debes nada. Cuando una persona de verdad quiere estar contigo, buscará la manera de pasar tiempo juntos.

 

8.- NUNCA TOMAN RESPONSABILIDAD SOBRE SUS ACTOS

Una persona capaz de reconocer sus errores abiertamente y sin temor, es una persona con madurez emocional.

En cambio, las personas tóxicas siempre presentan una marcada inmadurez emocional tras su falsa máscara de seguridad y fortaleza.

Si quieres tener una prueba real, puedes intentar hacer una crítica constructiva hacia ellos. Verás que siempre se revolverán contra ti y volverán la culpa contra ti, antes de reconocer que pueden tener algo que mejorar.

La inmadurez emocional se da en personas que no se han desarrollado correctamente en su interior, y siguen teniendo comportamientos infantiles.

Se trata del mismo niño que rompe un juguete delante de un adulto, pero contrariamente asegura que no ha sido él sino otro niño.En las personas tóxicas tenemos este mismo comportamiento, pero esta vez en una persona adulta (que no madura). El juguete son tus sentimientos, y el adulto que observa eres tú. Con tal de no reconocer su culpa y evitar el “castigo”, serán capaces de negar lo innegable una y otra vez.

La palabra perdón y lo siento no existen en su vocabulario. En cambio y para que no te marches después de uno de estos episodios (incluso ellos saben que pueden terminar quemándote con su actitud) intentarán halagarte con sexo, regalos… es su manera de “sobornarte” para que te continúes allí atrapado.

Madurar es ir entendiendo que somos los únicos responsables de nuestras acciones. Somos los únicos responsables de lo que hacemos o dejamos de hacer. Aprendemos a reconocer los errores propios y a sacar de ellos nuevos aprendizajes. Aprendemos a reparar los daños provocados con nuestras acciones. Aprendemos a pedir perdón cuando sabemos que nos hemos equivocado.

CONSEJO: Huye de las personas emocionalmente inmaduras. Tendrán comportamientos de un niño pequeño, pero con la capacidad de dañar de un adulto.

 

9.- SU MÁSCARA DE NORMALIDAD TE CONFUNDE

Muchos de los que me habéis escrito teníais dudas porque vuestra pareja tóxica os trataba bastante mal, pero por otro lado había planos en su vida en los que desarrolla una actividad “normal” y hasta humanitaria.

Si conocieras la vida de los asesinos en serie más violentos de la historia, podrías ver que en algún momento de sus vidas, hicieron algo bueno. Posiblemente regalaron un ramo de rosas a alguna anciana o colaboraron con una ONG antes de masacrar a una familia entera.

Las personas no somos todo el tiempo 100% buenas o malas. Cuando hablo de personas tóxicas me refiero a individuos que debido a sus traumas y heridas no sanados, exhiben conductas dañinas hacia los demás debido a su desequilibrio, y que se manifiestan especialmente contra su pareja.

Con esto quiero decirte que puedes estar saliendo con alguien que colabora con Médicos sin fronteras y se encuentra súper involucrada con alguno de sus proyectos, pero esta persona perfectamente pudo recibir abusos de pequeña y reproducir esa misma dinámica contigo. Una cosa no quita la otra.

Las personas tóxicas a las que me refiero no tienen miembros desmembrados colgados del techo de su apartamento, ni atracan bancos a punta de pistola. De hecho suelen tener mucho cuidado en que no se reconozca su desequilibrio de cara al exterior. Pueden tener una soltura tremenda en esto ya que lo llevan haciendo toda su vida.

En cambio, en las relaciones interpersonales es donde se ponen de manifiesto nuestros miedos y carencias. Un amigo, compañero de trabajo o incluso un familiar, probablemente nunca lleguen a conocerte tanto como lo hará tu propia pareja. Además, los abusos se suelen cometer de puertas para adentro y casi siempre sin testigos, por lo que pueden tener una imagen pública excelente pero a ti tratarte como un saco de basura.

No te confundas tampoco porque puedan ser psicólogos, psiquiatras, porque lean mucha autoayuda o hagan cursos de meditación. Pueden darte una charla magistral sobre controlar el ego y al día siguiente arremeter contra ti sin ningún tipo de piedad.

Con el tiempo te darás cuenta de que nuevamente, solo se trata de una fachada. Cuando eres una persona equilibrada interiormente, transmites equilibrio y tranquilidad a las personas que tienes cerca, y sobre todo a tu pareja.

Nuevamente, lo que debe importarte es COMO TE TRATAN A TI.

Puedes estar saliendo con un astronauta, un genio de las matemáticas o con un eminente cirujano. Todos ellos pueden ser triunfadores en el plano laboral, pero si te tratan sin respetarte y no te cuidan, entonces da igual los logros que puedan haber conseguido en su trabajo. No han aprendido algo mucho más importante que el éxito profesional y financiero.

No han aprendido a ser humildes y compasivos con otros seres humanos.

Por otra parte, también es posible que reconozcan parcialmente y en algún momento concreto que tienen que mejorar algo, o que tienen un pequeño “problema”.

Bien, esto está muy bien, pero tienen que respaldar esto con actos consistentes. Si un día aparento estar muy arrepentido por haberte gritado e insultado, pero a los tres días vuelvo a hacerlo, entonces lo que estoy consiguiendo es engañarte y darte falsas esperanzas de que voy a cambiar.

CONSEJO: No te dejes deslumbrar por personas que tengan trabajos brillantes, que no te engañe el que tengan otras áreas muy funcionales, ni que hagan falsas promesas de mejora que después no cumplen.

 

10.- LÁGRIMAS DE COCODRILO

Esta es una de sus armas preferidas. Si han comprobado que eres una persona sensible y compasiva, la utilizarán con frecuencia para manipularte.

Puede que los veas llorar después de una discusión o cuando se lleven una reprimenda con razón. Creerás que están dándose cuenta de que han hecho algo mal, pero solo es su propia frustración.

Con el tiempo te darás cuenta de que tras sus lágrimas no cambian su actitud, y que detrás de ellas no hay humildad ni ganas de cambio.

CONSEJO: No te compadezcas en exceso de sus lágrimas si ves que detrás de ellas no hay un sentimiento genuino ni intenciones de mejorar.

 

******

 

Si todo este material ha resonado dentro de ti, siento decirte que estás en una relación tóxica y que tarde o temprano tendrás que tomar una decisión sobre ella.

Obviamente no creo que vayas a tener TODOS estos comportamientos a la vez (por Dios, espero que no) o la relacion sería tan insoportable que ya la habrías dejado hace tiempo y no estarías leyendo este artículo.

Los casos están llevados a un punto algo extremo para que seas capaz de reconocer este tipo de actitudes, aunque en tu caso puedan ser de menor grado, pero la base sea la misma. Las relaciones tóxicas mas peligrosas son las que te van consumiendo, pero te dan una falsa esperanza mínimamente aceptable, porque corres muchísimo más riesgo de quedarte allí atrapado y no avanzar.

 

Normalmente se siente como que ocurre algo extraño, que los comportamientos de la otra persona no son normales, pero sus múltiples argumentos y su tremendo aplomo, unido a que eres alguien noble que cuestiona humildemente si su comportamiento es correcto, que aceptas como posible que seas tu el que este equivocado, hace que sigas y sigas, hundiéndote cada vez más.

Lo harán tan sutilmente que al contarlo a tu familia y amigos (e incluso terapeutas), no sepan identificar muy bien el hecho de que te están manipulando.

Generalmente, la venda cae completamente tiempo después de haber dejado a la persona abusiva. Mientras estamos en su zona de influjo será muy difícil debido a sus tremendas artes.

Esto ocurre con frecuencia cuando ya te encuentras estable y comienzas a interactuar con otras personas “normales”, las cuales no tienen esos comportamientos. Sientes que no inflan su ego, que si hay un problema están dispuestas a  hablarlo sin atacar, que hablan de sus debilidades, que están dispuestas a ayudarte si tienes un problema.

Al principio incluso te resultará raro que donde antes había agresión, ahora haya comprensión, y donde había indiferencia, ahora haya apoyo.

En ese momento, es muy posible que experimentes una ira atrasada, cuando por fin eres capaz de ver todas las manipulaciones, abusos y engaños a las que eras sometido.

 

CONCLUSIÓN

Una relacion sana las emociones de cada día deben ser en general saludables. Habrá conflictos pero no afectarán a nuestra dignidad. En cambio en una relacion toxica te sentirás tratado injustamente.

Ante una persona con este tipo de comportamientos, debes ser inflexible. Si les concedes el beneficio de la duda y tu compasión una y otra vez, solamente servirá para que tu te vayas destruyendo poco a poco mientras ellos se engrandecen a tu costa y se aprovechan de todo lo bueno que ofreces.

Mi conclusión después de todos estos años leyendo, viviendo y estudiando todo este mundo, es que no merece la pena perder tu tiempo con este tipo de personas. La vida no consiste en estar siempre angustiado y triste para tener dos o tres momentos por muy intensos que sean.

Piensa en todas las cosas que estás dejando de hacer por dedicarle toda tu energía a esta persona. Quizá haya alguien en tu familia que está necesitando tu apoyo y no se lo estás dando, quizá has abandonado aquel curso de pintura que tanto te gustaba, y ya casi no sales con tus amigos porque siempre estás discutiendo con tu pareja…quizá estás descuidando las cosas que de verdad importan por una persona que nunca estará para ayudarte.

Por favor, no dejes que esto ocurra.

 

Estamos en este mundo para crecer, para ayudarnos unos a otros, para entender que todos somos seres humanos que merecemos empatía y compasión, para desarrollar la humildad y entender que nadie es superior e inferior a nadie.

En definitiva, para hacernos mejores personas y hacer un mundo mejor.

Espero que el artículo te haya sido de ayuda y te permita identificar si te encuentras en una relación de este tipo.

Si te ha gustado puedes suscribirte a mi lista de correo para recibir todas las novedades de la web.

 

¡Un abrazo!

David C.

 

 

Photo by Mitchel-lensink


9 commentarios

Carlos gonzalez · 17 enero, 2020 a las 1:57 am

Bravo bravo y bravo david. Muchas gracias por tu blog por expresar y verme tan tan tan identificado con lo que espresas ya que es tal cual lo que me ha pasado que acabo de salir de una relación tóxica de unos dos Alis y estoy bastante destrozado desatendiendo otras facetas y temas importantes míos centrado en esta persona y que veo que ahora me cuesta encontrar el sentido y el norte a mi vida con otros problemas más importantes como tengo. Mucha gracias porque ya el solo verte identificado con tu relato ayuda. ENHORABUENA

    David · 17 enero, 2020 a las 1:44 pm

    Hola Carlos, me alegra que te haya sido de ayuda el artículo.

    Es normal que despues de una relación de este tipo te encuentres así. En los proximos artículos voy a abordar el tema de cómo recuperarnos a nivel personal y mejorar nuestra vida, saliendo fortalecidos de la situación vivida.

    Sobre todo mantén la calma, te aseguro que de esto se sale, y cuando lo logres, será como si volvieras a nacer. No hay sensación más maravillosa que haber quitado de tu vida a una persona tóxica, y recuperar todo lo bueno que posees.

    ¡Te mando un abrazo fuerte!

    David C

      Carlos · 18 enero, 2020 a las 9:26 am

      Aunque se sufre mucho con esta situación si uno es consciente se puede aprender mucho y evolucionar. Yo dentro de esta relación también me identifico como que he sido también alguien tóxico para ella y eso se añade más dolor. Ella quizá sea más del tipo narcisista y yo he identificado un problema de dependencia emocional mío. Me encantaría que siguieras hablando en más blog sobre este tipo de relaciones y conductas. Muchas gracias y un abrazo.

        David · 19 enero, 2020 a las 6:43 pm

        Hola Carlos. Tienes toda la razón. Es nuestro DEBER el utilizar esta situación para evolucionar (cosa que ellos jamás harán).
        Sin embargo, y sin conocer tu caso del todo, no creo que tener dependencia emocional te haya hecho ser tóxico. Más bien hace que seas tú el más perjudicado en una relación con un narcisista. De hecho, y presupongo que eres una persona bastante empática, hay una relación tóxica de manual. La que se genera entre un narcisista y un empático.
        En ella, el narcisista culpa al empático por ser demasiado dependiente, susceptible y necesitado, lo que normalmente solo son falsas acusaciones para devaluarte y ganar poder sobre tí.

        Escribiré sobre ello en los próximos artículos, pero puede que este sea tu caso en concreto.

Angélica · 17 enero, 2020 a las 7:00 am

David. Increíble artículo.
Negaba en mi cabeza que estaba en una relación tóxica por los 3 momentos intensos que me generaban cierta felicidad de vez en cuando, tratando de encubrir todo el resto de las características que describes. Duré 2 años y asi como la describes fue la relación, me humilló diciéndome ofrecida, me decía que me vistiera sexy, que no le atraia sexual ni físicamente, vivió conmigo algunos meses y jamás me ayudó a comprar NADA de despensa, cuando le dije que me apoyara, se hizo el ofendido y se fue mejor a vivir otra vez con su mamá (tiene 41 años), saliamos de viaje y jamas me ayudo con gasolina, hotel ni casetas, que no tenia dinero, no le gusta leer, prepararse, zona de confort bien plantada, “a mi ninguna vieja viene a cambiar mi rutina de 18 años,” super narcisista, no lo puedes quitar de sus actividades nunca, en la vida me pidió disculpas en la relación por como me trataba. Me terminó en sep 2019 por que no lo complacía en el sexo y que el no podía mantener una relacion porque económicamente no le alcanzaba. Me buscó en nov para tener sexo como amigos sin derechos, lo mandé a la fregada. Ya anda en otra relacion muy feliz, han pasado 4 meses donde dice que ya pasó tiempo suficiente y que el es libre como el viento. Y yo sigo en proceso de sacarlo de mi vida… Me ha pegado cañon esa dependencia, no ofrece nada a mi vida, me quitó energia, dinero, tiempo y que dificil ha sido para mi.. No sé si sea mi edad de 43 años y la forma en que le entregué un amor muy sincero o tengo mucha rabia por como jugó y me manipulo. Siempre ha sido infiel a todas sus relaciones, según el menos conmigo, cosa ilógica, su papa lo abandono desde recien nacido, de niño lo maltrato, y acaba de fallecer el señor, pero tiene mucho resentimiento hacia él. Se casó a los 18 por que su novia estaba embarazada y a los 2 años lo engañó y como le dolió porque ni la prepa terminó.. Un poco de él.. Gracias David..

David · 19 enero, 2020 a las 12:03 pm

Hola Angélica, me alegra que el artículo te haya sido de ayuda.

Es común que neguemos la situación debido a las migajas que nos van administrando poco a poco. Sin embargo, es cuestión de tiempo que su máscara caiga y veamos a la persona real que hay detrás.

Efectivamente, una de las principales pruebas de que estamos con una persona tóxica es que NUNCA ESTÁN ALLÍ CUANDO LES NECESITAS. Nunca están dispuestos a hacer un sacrificio por tí, pero te exigen que por ellos lo des todo.

De igual manera, jamás piden perdón ni se equivocan en nada. La gran mayoría de las personas tóxicas tienen un componente muy fuerte de narcisismo. Poseen una inflada (y falsa) autoestima y creen que los demás estamos para ser sus sirvientes.

Has hecho pero que muy bien en decirle NO y negarte a entrar de nuevo en su juego. Los abusadores casi siempre regresan para «aspirarnos» de nuevo. Es lo que se conoce como HOOVER. Vuelven a depredar a su víctima cuando les conviene.

Es normal que ahora sientas rabia. Es la ira de la persona que de repente se da cuenta de que han estado abusando de ella. Ese enfado tienes que utilizarlo para cortar emocionalmente con él, y saber que es una persona que la quieres lejos de tu vida.

En cuanto a que él se encuentre feliz rehaciendo su vida, nada mas lejos de la realidad. Solamente sigue repitiendo la misma dinámica con otras personas, a las que inevitablemente acabará dañando y decepcionando. El no va a aprender nada de esto, pero tú lo superarás aprendiendo en el proceso y te harás mejor persona, cosa que ellos jamás serán capaces.

MON · 23 marzo, 2020 a las 4:58 pm

Acabo de terminar una Relación, Duro 2 años, al princio pense que encontrar la persona con la cual iba poder tener una relación sería y solida. Pero Pasados unos meses sutilmente empece a tonar que necesitaba mas atención depues, que queria verme mas a menudo y que no le valia que subiera solo un dia o dos a dormir con ella, la primera discusión vino por que le conte una cosa que me digerón de ella sin mala intención con todo el cariño y respecto, y se monto un follón que nunca vivi con otra pareja, la discusión duraban horas, pero casa vez que discutia o se enfadaba me hacia el silencio, era capaz de hacerme eso hasta que yo explotaba por notar esa inderencia, me controlaba las redes con capaturas de pantallas para saber cuanta gente tenia en el instgran y sabia toda la gente que tenia en el facebook. Otra discusión fue que una dia me fue al movil y me vio unos mensaje con una amiga, y ella le llamo a mi amiga para saber que tenia novio. Despues de esa discusión vinieron mas, si miraba para las chicas. Otro dia llege tarde de salir con un amigo, y le dige que viniera en autobus y no me creia y llamo al autobus para saber si era verdad. Me montaba follonos en la calle, si estaba con amigos y algo no le gustaba pues me hacia la inferencia, aun asi como estaba todo queria tener un hijo. No sabia como dejar esto todo, y es verdad no soy muy honesto no me gusta mucho discutir y escapo de las discusiones, era una persona muy positiva, alegre, donde me gusta avanzar en la vida y que fluya. Al final me hice un tinder y ya me cogio la dia siguente. Se termino la relación pero aun asi al principio queria volver con ella, es verdad que me senti culpable de hacer lo que hice , que tencia que hacerlo como se hace las cosas, pero bueno una para aprender. Ahora estoy en la fase de aprender. Eso si me llege a sentir muy mal y culpable de todo lo que pasaba. No se igual me podias decir que crees. Un saludo y muchas gracias por todo.

Adriana · 30 mayo, 2020 a las 9:49 pm

Hola David! Muchas gracias por este maravilloso artículo, realmente ha sido una luz.
He podido reconocer patrones tóxicos de mi pareja y a la vez he podido autorreconocer comportamientos tóxicos de mi parte. Estoy en una relación bastante tóxica por hace más de 3 años, hemos vivido escenas muy fuertes, intensas, tanto positivas como negativas, y las negativas han llegado incluso a la violencia física.
Estuvimos asistiendo a terapia durante un mes (en total, unas 4 sesiones individuales), pero seguimos en el mismo círculo vicioso.
Reconozco que mi pareja ha hecho un gran esfuerzo por cambiar muchas cosas, yo no tanto y me siento muy culpable por ello. Por otra parte me cuesta mucho olvidar las conductas de él que en el pasado me afectaron mucho y ante el mínimo asome de repetir esos comportamientos (aunque sea a menor escala), enseguida empiezo a sentirme mal y a sentir el peso del cúmulo de todos esos momentos dañinos. Soy consciente de lo terrible que es emocionalmente nuestra relación pero me cuesta salir sobre todo porque me siento culpable también por mis actitudes tóxicas.
Gracias por tu sabiduría David.

    David · 30 mayo, 2020 a las 8:10 pm

    Hola Adriana, gracias por tu feedback. Realmente me alegra que el artículo te esté siendo de ayuda.

    Sobre el tema de la intensidad, precisamente acabo de publicar un nuevo artículo (la primera parte de tres), donde hablo de este tema.

    Personalmente creo que cruzar la barrera de la violencia física es una señal inequívoca de que hay que terminar la relación. Pienso que ningún buen momento por positivo que sea compensa el que por otro lado se acabe llegando a las manos. Es algo que nunca debería suceder en una relación intima (ni de cualquier tipo).

    Creo que sería más apropiado dejar la relación y trabajar cada uno por su lado aquellos temas que considere necesarios. Si ambos estais enganchados a la relación y ninguno es capaz de cortar, podeis estar en ese círculo toda la vida. El problema es que en estas circunstancias se normalizan las peleas, las discusiones son algo cotidiano y llega un momento en el que pierdes la conexión con la realidad. Pierdes la capacidad de discernir qué es normal, sano y aceptable y qué no lo es.

    Generalmente se suele dar esto cuando hay patrones de codependencia entre ambos. En una relación del tipo que me cuentas, si uno de los dos posee unos límites fuertes, automáticamente terminaría la relación, seas cuales sean las consecuencias. Simplemente no toleraría que las situaciones pasaran de la raya.

    Se puede crecer en pareja, pero creo que en vuestras circunstancias es imposible. Hay cierto tipo de crecimiento personal que se debe hacer por uno mismo. Ahora estas metida en la vorágine de la montaña rusa, pero en el momento que cortaras y estuvieses un tiempo sola, te darías cuenta de muchísimas cosas que ahora no puedes ver.

    Al final, cada uno somos responsables de nuestro crecimiento personal, tu lo eres del tuyo y tu pareja del suyo. Es tarea de cada uno mejorarlo para ser capaz de relacionarse con los demás de manera sana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!