Cuando descubrí El síndrome del Imán humano, pensé que era el libro que llevaba toda la vida esperando. Después de involucrarme repetidamente con mujeres tóxicas (tres narcisistas y una TLP), por fin comprendí que era lo que me hacía caer una y otra vez en el mismo error.

El autor, Ross Rosenberg, es probablemente uno de los mayores expertos a nivel mundial sobre narcisistas y codependientes, así como la relación entre ellos. Si has tenido una o varias relaciones tóxicas, te aseguro que este libro puede cambiarte la vida literalmente.

He leÍdo decenas de libros sobre personas y relaciones tóxicas y puedo decir que este es uno de los mejores y más completos sobre el tema.

 

EL CONCEPTO DEL IMÁN HUMANO

Mediante este nombre, Ross se refiere a la poderosa atracción inicial que se produce entre narcisistas y codependientes (lo que yo denomino una relación tóxica).

Básicamente, los individuos narcisistas desean alguien que les admire, les proporcione atención constante, y les exija poco. Quieren tener siempre todo el control sobre la interacción. Aparentan gran seguridad de sí mismos, y solamente están centrados en sus propias necesidades, mientras minimizan o anulan las de los demás.

 

Por otro lado, los individuos que Ross define como codependientes son el polo opuesto. Sensibles a la culpa, entregados a los demás y priorizan las necesidades de otros por encima de las suyas. Suelen tener poca confianza en su capacidad para enfrentarse a los retos de la vida.

Ambos se atraen mutuamente y se unen en un coctel tremendamente tóxico. Se trata de relaciones disfuncionales pero que tienden a perdurar mucho tiempo. El narcisista ve en el codependiente su pareja perfecta, alguien que va a cubrir todas sus necesidades pidiendo poco o nada a cambio.

El codependiente, por su lado, proyecta en el narcisista su deseo de conocer a alguien que le proporcione la seguridad de la que el mismo carece.

El resultado es una explosión de fuegos artificiales inicial, puesto que cada uno cree que ha encontrado a su alma gemela. La pareja que llevaban esperando toda su vida y ya creían que nunca iba a llegar.

 

Sin embargo, los problemas no tardan en comenzar. Durante la fase de luna de miel, el codependiente estará tremendamente drogado por el enamoramiento inicial, en un estado placentero.

Pero una vez transcurre un corto periodo de tiempo (generalmente unas semanas bastan), comienza a percatarse de que sus necesidades sencillamente no existen para su pareja supuestamente “ideal”. Esto le causa un tremendo sufrimiento al codependiente que se debate entre la atracción que siente hacia el narcisista y el dolor de comprobar que no es tenido en cuenta para nada (la disonancia cognitiva).

 

MI OPINIÓN PERSONAL SOBRE EL PROCESO DEL IMÁN HUMANO

Estoy completamente de acuerdo con la dinámica que Ross describe (la he experimentado en cuatro ocasiones y la conozco muy bien). Sin embargo, no creo que necesariamente tengas que ser una persona codependiente para verte involucrado en una relación tóxica.

Ross engloba en el concepto “narcisista” tanto a las personas TNP, como TLP y psicópatas debido a que se comportan de una manera muy similar cuando se relacionan con los demás (es lo que yo denomino “persona tóxica“).

 

Este tipo de individuos son extremadamente hábiles en abordar, estudiar y seducir a sus objetivos. Si no conoces este tipo de dinámicas y personas, es muy difícil que logres imaginar lo que realmente hay detrás.

Personalmente creo que cualquiera puede caer en sus redes. Incluso aunque conozcas su juego, puede darse la casualidad de que tus circunstancias personales estén siendo difíciles (una pérdida, un despido…) y ellos la utilicen para burlar tus defensas. O bien que no tengas ni la mas remota idea de que existen este tipo de seres.

¿Cual será entonces la diferencia entre una persona más fortalecida emocionalmente y un codependiente a la hora de involucrarse en una relación tóxica?

La respuesta está perfectamente explicada por Ross con la teoría del Continuum.

 

LA TEORÍA DEL CONTINUUM

Mediante un gráfico, el autor clasifica a las personas en 11 grupos distintos. Desde el -5 que es el codependiente extremo, hasta el +5, el narcisista patológico (el mayor grado de narcisismo posible). Esta clasificación puede variar con el tiempo, la misma persona puede moverse dentro de este rango (excepto si eres un narcisista +4 o +5).

 

El estado ideal y deseable es el 0 (lo que equivaldría a tener un estilo de apego seguro). Una persona que atiende las necesidades de los demás pero sin descuidar las suyas propias. Es alguien capaz de cortar una relación cuando sabe que no le conviene.

Desde aquí hasta llegar al -5, los patrones de codependencia van aumentando hasta llegar a su grado máximo. En el -5 tenemos un codependiente extremo, una persona que dejará ser abusada incontables veces, que tolerará toda clase de injusticias, se dejará siempre en último lugar y nunca pensará en cortar la relación.

 

Es aquí donde tenemos la diferencia que antes mencionaba. Cualquier persona sana puede verse involucrada en una relación tóxica. Sin embargo, si su “grado” de codependencia es bajo, la relación será breve en el tiempo ya que no tolerará durante mucho las dinámicas del narcisista.

Como dice Ross, cuando el codependiente empieza terapia y mejora, la relación no va a perdurar mucho mas.

En cambio, si se trata de una persona con un grado de codependencia muy alto, la relación puede prolongarse durante años o incluso toda una vida.

Existe aquí una puntualización sobre la que el autor no ha realizado mención. Desde mi punto de vista, el abuso y la manipulación que practican los narcisistas está diseñado y orientado a convertir a sus víctimas en codependientes aunque antes no lo fueran.

 

Si lees este libro al pie de la letra y tuviste una relación tóxica puedes pensar ¡Dios mío, soy un codependiente extremo!

Se por experiencia que esto no tiene por que ser así. Su sofisticado juego está creado para que te vuelvas adicto a ellos, para estimular de manera artificial tu mecanismo de apego. Una vez que han conseguido hacer esto (disfrazado de luna de miel), la persona más segura de sí misma puede acabar suplicando por un poquito de su atención.

En resumen, el juego de seducción y manipulación de un narcisista pueden volver a una persona sana en un codependiente de manera temporal.

 

¿DONDE NACEN CODEPENDIENTES Y NARCISISTAS?

En los primeros capítulos, Ross aborda esta cuestión. Donde se “fabrican” codependientes y narcisistas.

Una vez leas y entiendas este capítulo, te resultará tremendamente evidente la dinámica que existe entre progenitores narcisistas/codependientes y sus hijos.

La educación recibida en los primeros años, cuando nuestra personalidad no está aún formada, son determinantes en este sentido. Si tu padre o madre eran narcisistas (y entonces probablemente el otro miembro de la pareja era codependiente), tenías básicamente dos opciones para sobrevivir. Una era “enfrentarte” a tu progenitor narcisista, la otra,  aprender a negar tus necesidades para no resultar objeto de su ira.

Después de haber leido mas de 700 testimonios y haber compartido mas de 40 consultas, he podido comprobar que detrás de cada persona tóxica existe un trauma no sanado de la infancia.

Generalmente este trauma ha sido algún tipo de abandono por parte de sus padres, abusos de poder, ira narcisista, etc…

 

Este trauma hizo que tuvieran que desarrollar mecanismos de defensa extremos para protegerse que con el tiempo se han quedado integrados en su manera de ser. Hasta el punto que forma parte de su personalidad más profunda.

Sin embargo, un individuo que ha tenido una infancia perfectamente normal, todavía puede caer en las redes de una persona tóxica. No es necesario que tengas un trauma pasado para verte involucrado con ellos. Sin embargo, si que es cierto que si tienes asuntos emocionales sin resolver, te resultará más difícil ser capaz de ponerles límites y cortar con ello.

 

¿EN QUE SE DIFERENCIA CON OTROS LIBROS DE NARCISISTAS?

Existen muchos libros sobre narcisistas, psicópatas, etc. Sin embargo, generalmente se centran en el comportamiento de la persona tóxica.

En el Síndrome del imán humano, analiza de manera esclarecedora estos tipos de trastorno y sus grados, pero además de esto, tiene en cuenta el papel que has jugado tú dentro de la relación con ellos.

Es mas que probable que te veas reflejado con exactitud cuando describe las dinámicas de la persona “codependiente”, y que comprendas que lo que tú creías que era un comportamiento normal hacia los demás, en realidad forma parte de alguien con una orientación volcada a satisfacer a terceras personas.

 

Para recuperarte (o salir) de una relación tóxica inicialmente es fundamental que aprendas sobre el funcionamiento de estas personas. Sin embargo, en una segunda fase, es imprescindible que seas consciente del papel que has jugado tú en esa relación y cómo influye tu personalidad a la hora de relacionarte con estos individuos.

 

LA SOLUCION PARA EVITAR EL IMÁN HUMANO

Quizá es aquí donde he echado en falta un apartado más profundo contundente, a la hora de definir el camino para evitar caer en este tipo de relaciones.

Es cierto que los codependientes responden muy bien a la terapia. Básicamente son personas que no tienen impedimento en reconocer sus errores, saben que no son perfectos, aceptan una figura “superior” (el terapeuta) y están dispuestos a mejorar.

 

Los narcisistas al contrario, creen que ya son perfectos, por tanto va a ser prácticamente imposible que vayan alguna vez a terapia (y si lo hacen, manipulan, triangulan o engañan al terapeuta).

El camino que propone Ross, a través de la abundancia de amor a uno mismo me resulta un tanto vaga y difícil de aplicar de manera práctica.

Como dije antes, somos animales sociales, y como tales, tenemos ciertas necesidades emocionales y físicas.

Tener abundancia de amor a ti mismo no te exime de sentir estas necesidades. Tener abundancia de amor a ti mismo no impide que puedas tener unas circunstancias personales difíciles y que seas más vulnerable durante un tiempo concreto.

 

Por otro lado, algunos rasgos que te hacen atractivo para las personas tóxicas (ser honesto, ayudador, transparente, humilde, paciente), no son negativos, sino todo lo contrario. Son cualidades excelentes, si das con la persona adecuada.

No comparto idea de que necesariamente seas una persona “defectuosa” y tengas un trauma no sanado por haberte involucrado con alguien tóxico. Es posible que únicamente tengas que aprender a elegir mejor a quien ofreces tu calidad humana.

Desde mi punto de vista, la manera de evitar caer en el síndrome del imán humano es generar y fortalecer una individualidad sólida (esto incluye conocerte a ti mismo, ser consciente de tu filosofía interior, tus límites personales, tu autoestima y tu camino de vida). Hablaré extensamente sobre este tema en un nuevo artículo.

 

 COSAS QUE ME HAN GUSTADO MENOS

– En varias ocasiones “suaviza” el alcance que tiene involucrarse con un  narcisistas aunque los condena en otras partes. Hay que tener en cuenta que Ross es psicoterapeuta y un personaje público, por lo que entiendo que ha intentado ser “políticamente correcto” en su libro. Sin embargo, en algunos de sus videos de youtube, se refiere de una manera mucho más contundente y abierta a este tipo de personas.

 

No me da la impresión de que el autor haya vivido personalmente el infierno que implica estar con una persona TNP o TLP, o al menos no lo refleja en el libro.

 

Edulcora mucho las posibles mejoras en terapia para pacientes con TNP y TLP. Creo que para evitar ser criticado, ha eludido ser más directo y reflejar que la gran mayoría sencillamente nunca irán a terapia. Del porcentaje reducido que lo hagan, es probable que la mayoría no consigan grandes avances.

 

No comparto la visión que tiene de lo que llama “los codependientes activos”:

“Los codependientes activos son abiertamente manipulativos en sus estrategias de control, en sus intentos por rectificar la desigualdad de A RC en su relacion….Son propensos a tener altercados agresivos, a mentir y manipular…por tanto, son experimentados en controlar, antagonizar y manipular”

Después mi experiencia, no he conocido a ninguna ex pareja de persona tóxica que fuese lo que él denomina codependiente activo. Mas bien eran todas ellas personas que habían recibido daño de su ex pareja, y se habían defendido como pudieron.

 

Creo que ha intentado “equilibrar” la balanza de alguna manera para no culpar de toda la problemática a los narcisistas y victimizar a los codependientes.

Como explico en este artículo, las propias manipulaciones de los narcisistas van a hacer que su pareja tenga que defenderse ante sus intentos de tener todo el poder en la relación. Desde mi punto de vista, esto es algo que surge de manera natural cuando alguien está intentando colocarse por encima nuestro.

 

EXTRACTOS DEL LIBRO QUE MAS ME HAN GUSTADO

Apoyarse en mecanismos de defensa es util para todos nosotros. Pero hay un precio a pagar. Aunque a la persona le ayudan a amortiguar el trauma y a protegerse de el, la acumulación de material reprimido (memorias) a menudo causa un problema posterior de salud mental o un trastorno psicológico.”

 

Los narcisistas encubiertos son capaces de convencer a ese terapeuta poco cuidadoso para que crea que en vez de ser los autores de cualquier problema personal o relacional, ellos son en realidad la víctima.”

 

“Los codependientes caen víctimas de la imagen asertiva, fuerte e impositiva del narcisista patológico. Durante la fase de atracción…no son conscientes de que su nueva pareja romántica, excitante e intensamente atractiva es, en realidad, un lobo vestido de oveja…”.

 

“Los individuos con trastornos de personalidad…tienen dificultades para formar y mantener relaciones recíprocas y mutuamente satisfactorias. Hacen caso omiso de sus déficits psicológicos, conducta excéntrica y patrones disfuncionales de percepción y pensamiento.”

Al no tener una comprensión de sus propios déficits psicológicos y del daño resultante que ocasionan a los demás, normalmente culpan a otros o proyectan sus problemas e insuficiencias sobre otras personas.”

Por no tener una comprensión precisa y subjetiva de sus limitaciones y psicopatología, ni del impacto negativo que tienen sobre otras personas, normalmente no buscan asistencia psicoterapéutica”.

 

CONCLUSIÓN

Para mí, este es uno de los mejores libros sobre relaciones tóxicas que existen. Después de leerlo te aseguro que tu visión sobre como están estructuradas las relaciones va a cambiar para siempre.

Poco a poco, irás observando las parejas de tu entorno y te darás cuenta como se repiten una y otra vez los patrones que define Ross. Las personalidades +4 y +5 suelen estar invloucradas con las -4 y -5.

En cambio, cuando analices las relaciones sanas y estables, te darás cuenta de que ambos integrantes están ambos muy cerca del 0, pudiendo ser una personalidad 0 con un +1, o un -1 y un +1.

Entender y asimilar esto va a hacer que seas capaz de identificar rápidamente a aquellas personas que debes evitar a toda costa (+4 y +5), o sea, las que yo denomino como tóxicas.

Por otro lado, tomarás conciencia de tu grado en la teoría del continuum. Ser consciente de que quizá tengas cierto grado de codependencia, es el primer paso para comenzar a trabajar en tí mismo.

 

 

 

 


5 comentarios

Patri · 9 agosto, 2021 a las 21:45

Es increíble el Síndrome del Imán Humano, la atracción que sienten codepedientes/empáticos con narcisistas.
Es una atracción fatal, la llave y una cerradura.
Lo que dice Ross Rosenberg en uno de sus vídeos: “veo narcisistas por todas partes” Marcar nuestras líneas rojas y relacionarnos sin permitir que nadie las sobrepase.
Un abrazo, David!
Gracias.

    David · 10 agosto, 2021 a las 06:15

    Hola Patri.

    Así es, entender esto es fundamental para cambiar el rumbo de nuestra vida sentimental. Una vez que conoces la teoría del Continuum te resulta tremendamente fácil “catalogar” las parejas que tienes a tu alrededor.

    De esta manera entiendes cuales de ellas se basan en una interacción sana, y cuales se fundamentan en el imán humano. Una vez descubierto esto, comienza la siempre necesaria tarea de trabajarnos interiormente para movernos hacia el 0. El estado emocional que debemos tener como objetivo.

    Gracias por tu comentario. Un abrazo.

    David.

Patri · 10 agosto, 2021 a las 21:15

“Te llevó del suelo al cielo y luego de regreso”
El amor de pareja es brutal, es estar en las nubes. Quién no da la vida por un sueño?
Y necesitamos que nos cuiden, que nos quieran y poder cuidar y amar.
Después de un año de establecer contacto zero con mi ex pareja con TNP, no permito ni un solo acto que sobrepase mis líneas rojas, cojo mis cosas y me voy, corto la relación.
Lo que me mueve realmente es que somos tantas personas en el mundo que para qué voy a dejar que una sola persona, por increíble que me parezca, me haga daño?
Hay tantas cosas por vivir!
Ánimo a todos/as!

Nikita · 29 agosto, 2021 a las 22:51

Hola David! Es muy útil que hagas un blog sobre este trastorno ya que sobre psicopatia y narcisismo se habla mucho pero he observado actitudes en personas tlp muy abusivas. Y solo por el hecho de que ellos también sufran no se puede permitir. Un saludo y gracias por tu trabajo!

Augus · 2 septiembre, 2021 a las 07:54

Hola Patri
Las personas con algún trastorno de personalidad siempre se muestran intensas al principio, nos ofrecen una fantasía y de ahí nos enganchamos.

Al igual que tú llevo aprox. un año de contacto Zero con mi ex pareja, en su caso ella no era TNP pero probablemente TLP. Llegó un momento donde cruzó los límites y de tanto daño que me hizo tuve que tomar mis cosas e irme de su vida. Cómo bien dices ahora mis límites son muy claros y no permito que nadie los cruce sin consecuencias. Creo esto fue una de los aprendizajes de aquella relación.

Cuesta mucho pero siempre hay una luz al final del túnel.
Ánimo
Saludos !!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!