Te encuentras mal dentro de tu relación, tienes ansiedad, dependencia emocional, angustia, tristeza… y todos los síntomas comunes de que tu pareja es una persona tóxica.

Y sin embargo, dudas de que tu mismo seas la persona tóxica.  La fuente de todos los problemas.

Déjame adivinar…has tenido otras relaciones normales donde nunca jamás te planteaste esta pregunta.  Hubo problemas si, pero se trataban y se solucionaban.

Sin embargo, desde que estas con esta nueva pareja, comienzas a dudar si no puede tener razón sobre ti y ser culpa tuya que la cosa vaya tan mal.

Al fin y al cabo, te lo justifica muy bien y le da la vuelta a todos tus argumentos…¿puede que tenga razón? ¿quizá el problema es que la persona tóxica soy yo?

 

Pues bien, déjame que te cuente algo, que tengas este pensamiento es probablemente un síntoma más de que la persona tóxica es tu pareja.

Para que comprendas que considero una persona tóxica, te recomiendo que leas antes este artículo donde diferencio toxicidad puntual y personas tóxicas con mayúsculas.

 

¿POR QUÉ ACABAS CREYENDO QUE EL TÓXICO ERES TU?

Voy a explicarte diez razones por las que creo que si estás leyendo este sitio web, tu NO eres la persona tóxica.

 

1.- LAS PERSONAS TÓXICAS CREEN QUE ESTÁN PERFECTAMENTE

Una de las características fundamentales de lo que considero una persona tóxica, es que no tienen conciencia alguna de que no están bien. Es uno de los motivos por los que van dañando a los demás sin importarles lo más mínimo, y la razón por la que no suelen acudir a terapia.

 

Este hecho está definido perfectamente en el Síndrome del Imán humano:

“Hacen caso omiso de sus déficicts psicológicos, conducta excéntrica y patrones disfuncionales de percepción y pensamiento. Al no tener una comprensión de sus propios deficits psicologicos y del daño que ocasionan a los demas, culpan a otros o proyectan sus problemas e insuficiencia sobre otras personas.

Por no tener una comprensión precisa y subjetiva de sus limitaciones y su psicopatología, ni del impacto negativo que tienen sobre otras personas, normalmente no buscan asistencia psicoterapéutica.

Los individuos con trastornos de personalidad simplemente no creen que ellos tengan un problema.”

 

Obviamente, si no crees tener ningún problema, cuando haya algún problema, será siempre culpa de alguien externo. Esto nos lleva al punto siguiente.

 

2.- LA CULPA ES SIEMPRE DE LOS DEMÁS

Todas las personas tóxicas tienen un grado elevado de narcisismo. Esto quiere decir que sienten que ellos son perfectos y lo hacen todo bien. Nunca obran de manera incorrecta y si ocurre un desacuerdo lo tienen claro…la culpa es siempre de la otra persona.

Nunca van a buscar información sobre relaciones toxicas porque ni se les pasa por la cabeza que puedan ser tóxicos, y si por un casual la leyeran, no van a sentirse para nada identificados.

En resumen, si fueras tóxico no estarías en este sitio web, leyendo estas líneas y contemplando la posibilidad de que hay algo malo en ti. Estarías por ahí fuera buscando una nueva víctima a la que abusar.

 

3.- LA CAPACIDAD DE TREGIVERSACIÓN

Las personas tóxicas tienen una extraordinaria capacidad de tregiversación. Cuando tu vida es un fraude y nunca apoyas tus palabras con hechos, tus parejas se van a acabar dando cuenta tarde o temprano.

La única opción que te queda es volverte un auténtico maestro en dar la vuelta a la tortilla para pintar de blanco lo que es negro negrísimo. Acaban dominando tan bien esta técnica que vas a terminar pensando que la culpa es siempre tuya porque te quedas sin argumentos pues te los rebaten todos.

 

4.- ERES VÍCTIMA DE LA PROYECCIÓN PSICOLÓGICA

Existe un mecanismo de defensa psicológico que se llama proyección, y que las personas tóxicas utilizan muchísimo.

 

Esta es la definición de proyección psicológica en el libro “Deja de andar sobre cáscaras de huevo

“La proyección es negar las propias características, comportamientos o sentimientos desagradables (que todas las personas tóxicas tienen), atribuyendolas de manera acusatoria a otra persona.

A tu ser querido inconscientemente le asusta que, si tú descubres que no es perfecto, le abandones. Viven en el constante terror de que descubrirás a la persona tras la cortina. Proyectar las características y sentimientos negativos en ti es una manera de mantener la cortina cerrada y remitir tu atención a la perfecta imagen que ellos han tratado de crear para sí mismos”.

 

Este es el motivo de que algunas personas con TLP acusen a su pareja de que es ella la que tiene TLP, o que te culpen de algo que ellos mismos están haciendo contra ti.

En definitiva, es una forma de desviar sus problemas internos “cargándotelos a ti”. Cuando te has alejado lo suficiente de ellos, es donde tomas conciencia de que la problemática provenía de su interior y no de ti mismo.

 

 

5.- TIENES REACCIONES NATURALES ANTE EL ABUSO DE PODER

Las personas tóxicas SIEMPRE quieren tener todo el poder en la interacción contigo. Una vez que te han atrapado mediante su juego de seducción, van a ejercer ese poder sobre ti continuamente para obtener lo que les interesa.

Ante este desequilibrio en el que ellos toman lo que desean de ti pero tu recibes muy poco a cambio, es natural que intentes compensar ese desequilibrio de diversas formas.

 

¿La mejor forma de actuar sería dejarles y salir corriendo? Rotundamente sí. Sin embargo van a comenzar a abusar de ti cuando sepan que te han seducido y atrapado. En este estado saben que no te vas a marchar tan fácilmente porque ya han cableado tu cerebro.

 

Dudas entre si es el amor de tu vida o una persona enferma. ¿Qué haces entonces? Defenderte como buenamente puedes hasta tener claro lo que está ocurriendo:

 

– Si continuamente están señalando tus errores y debilidades, es normal que acabes sintiendo la necesidad de hacer tú lo mismo. De lo contrario ellos se hacen grandes y tu pequeño.

– Si constantemente ellos ensalzan lo que hacen bien, y minimizan tus logros, es normal que acabes sintiendo la necesidad de transmitir aquellas cosas que se te da bien hacer pero que nunca te paraste a subrayar.

– Si a cada oportunidad que tienen te rebozan por la cara que hay terceras personas interesadas en ellos (triangulación), puede que acabes sugiriendo que en tu caso también. Mas que nada para que dejen de creerse semidioses.

– Cuando una persona continuamente te raciona su tiempo y atención, probablemente vas a terminar intentando hacer lo mismo. Si reaccionas de manera natural cogiendole el teléfono cada vez que llama y accediendo a cuadrar sus planes con su tiempo libre, te vas a sentir “utilizado”. Es frecuente que te encuentres no contestando alguna de sus llamadas o inventándote planes imaginarios para enviarle la señal de que tu tampoco regalas tu tiempo. Con una persona sana nunca te ocurriría esto.

 

6.- DE REPENTE, TE VUELVES CELOSO Y DESCONFIADO

No habías sido nunca celoso con tus anteriores parejas…de hecho quieres demostrar que eres una persona digna de confianza y le dejas ver tu teléfono, email…

Sin embargo, tu tienes la sensación de que esta persona te oculta algo. Te ronda en la cabeza el pensamiento de que tiene una vida secreta.

Obviamente no van a hacer ningun esfuerzo para que dejes de creer esto, de hecho VAN A ALIMENTAR ESTE PENSAMIENTO. Es una técnica de manipulación que describo en este artículo.

Tu manera de reaccionar e intentar protegerte va a pasar por espiar su móvil, correo electrónico, ir a su casa a ver si es cierto cuando te dijeron que no iban a salir…

 

Muchísimos lectores me han comentado avergonzados haber hecho este tipo de cosas.

Ten clarísimo esto. Cuando estás con una persona TRANSPARENTE, nunca jamás tendrás la necesidad de indagar, porque sencillamente te bastará con preguntarle directamente sobre lo que te preocupa y te dirá la verdad.

Pero las personas tóxicas son oscuras, ambiguas y mentirosas. Tu cuerpo lo sabe y te avisa de que algo no va bien. Te sientes en peligro y por eso acabas teniendo estas actitudes.

 

7.- PIERDES TU CAPACIDAD DE ANÁLISIS

Cuando llevas el tiempo suficiente con una persona tóxica, tu cerebro ha sido sometido a tantas técnicas de manipulación que pierde su capacidad de análisis objetivo.

Esto unido al enamoramiento y la dependencia emocional que ellos generan en ti, hace que no seas capaz de ver lo evidente. Es cuando ya les has dejado atrás, que recuperas este análisis y puedes evaluar la relación quitandote esa venda que te impedía ver.

Es en esta fase cuando suele haber sentimientos de ira, porque de repente eres capaz de vislumbrar de donde venía todo tu malestar. No era tu culpa, no. Estabas siendo manipulado para su beneficio.

 

8.- ¿TENDRÉ UN TOC? NO LO CREO.

Varios lectores me han escrito que han sido diagnosticados o tienen tendencias TOC. Amigo, una persona narcisista, psicópata o borderline puede volver toc a cualquier persona sana.

Su juego de manipulación y abuso está diseñado para que te obsesiones con ellos y así ganar poder sobre ti. Aunque fueras un individuo perfectamente equilibrado, si caes en su juego tu vida entera va a girar alrededor de ellos  no porque tú tengas un trastorno, sino porque lo tienen ELLOS.

 

Fíjate de nuevo en lo que dice Ross Rossenberg en El síndrome del iman humano:

“Cuando una persona se experimenta drogada con el nuevo amor o la intensa atracción, se activan neuronas en el sistema de recompensa del cerebro. Este ultimo libera un torrente de dopamina…simultáneamente los niveles de serotonina se reducen o inhiben, lo cual estimula comportamientos y procesos obsesivos y compulsivos del pensamiento.

Cuando un codependiente y un narcisista patologico se enamoran es como estar drogado con potentes estupefacientes y experimentar un serio caso de TOC.”

 

9.- SOY UNA PERSONA DEPRESIVA

Una relación tóxica es unidireccional. Ellos van a coger lo que desean de ti, mientras que a ti solamente van a darte las migajas imprescindibles para que no te marches.

Con el tiempo, vas a acabar sintiéndote deprimido.

Es aquí cuando te atacan culpándote por tu estado de ánimo. Como estás débil emocionalmente les crees. Piensas que eres una persona triste y que ellos son tremendamente vitales.

Lo que está ocurriendo es que están drenando tus energías sin que te des cuenta. Son vampiros emocionales. Claro que tienen esa vitalidad, ¡porque se han bebido tu sangre!

 

Para ellos la jugada es redonda, drenan tu vitalidad para engordar su ego y cuando te han dejado seco, entonces ya no les interesas y te tachan de depresivo para justificar el irse con otra persona.

Si te encuentras deprimido, obviamente tú no eres la persona tóxica, de hecho si lo fueras estarías contento de recibir lo que deseas sin tener que corresponder a la otra persona.

 

10.- HAS ESTALLADO EMOCIONALMENTE

Es muy frecuente que hayas llegado a tu límite emocional, reaccionando de una manera exagerada. Has podido lanzar tu teléfono contra la pared, insultado a la otra persona, dado un portazo e incluso llegar a las manos.

Después de haber ocurrido esto, muy probablemente pensarás que te estás volviendo loco.

Las personas tóxicas son expertas en sacarte de tus casillas ya que constantemente están empujando tus límites, poniendote entre la espada y la pared de manera voluntaria, en situaciones en las que no puedes nunca ganar, y te culpan siempre de los problemas que ellos mismos causan.

 

Lógicamente vivir de esta manera te pasa factura y como ser humano tienes un límite. Ellos van a empujar ese límite hasta que consigan romperlo y hacerte perder los papeles.

 

Por supuesto, cuando lo consiga tu pareja se va a frotar las manos por estas tres razones:

 

– Ha comprobado que tiene poder suficiente sobre ti para llevarte a ese límite (está obteniendo combustible de primera calidad).

– Ahora tiene material para culparte a ti de que las cosas vayan mal “con razón” (de nuevo la proyección).

 – Fortalece en ti la idea de que eres tu el que está loco y comienzas a creer si no puede tener razón.

¿Nunca antes habías reaccionado así con una pareja? Probablemente. ¿Entonces de donde crees que viene el motivo?

 

*********

 

Estoy seguro de que te has sentido identificado con la mayor parte de los puntos descritos.

Estar dentro de una relación tóxica es como una niebla que nos va rodeando poco a poco sin darnos cuenta. Siempre solemos pensar ¿Pero como diablos he acabado aquí?

Uno de los pasos más difíciles debido a esta niebla, y también el que va a comenzar a cambiar tu situación, es darte cuenta de que los problemas vienen de tu pareja tóxica y no de ti.

 

Sin embargo, cuando lo hagas, no corras a enseñarle este artículo. Ya te adelanto que no va a servir de nada. Te va a rebatir cada uno de los puntos y vas a regresar al punto de partida otra vez.

Saber que tú no eres tóxico es una información que debes asimilar y guardar muy bien SOLO PARA TI.

Tu pareja no va a reconocer jamás su problemática. Identificar de dónde vienen realmente los problemas de la relación no es una herramienta para poder arreglarles a ellos, sino para que entiendas que debes alejarte con la conciencia tranquila.

 

 


11 comentarios

Pedro · 27 mayo, 2021 a las 08:57

Hola David, personalmente opino que en algún punto del post se justifica lo que se critica en alguien tóxico., Nada justifica el control y los celos,. Me suena a eso de “culpar siempre a los demás” de todo. El mecanismo de proyección funciona así, el desconfiado desconfía por que no es de fiar, eso de “se cree el ladrón k todos son de su condición”. Que te hayan anulado la capacidad de análisis , que te hagan hasta dudar de tus percepciones no lleva implícito el comportarse igual.
Yo lo he vivido en mis carnes, lo que es la proyección de una celopatia paranoide como no te imaginas, y el dolor de enfrentarse a la irracionalidad de esta, y que la persona que quieres crea en contra de toda evidencia que le estás engañando.
Nada justifica ser posesivo, ni ningún comportamiento dañino, y si lo has sido más nos vale mirar dentro de nosotros antes de buscar culpables .
Un abrazo y a cuidarse todxs

    David · 27 mayo, 2021 a las 07:33

    Hola Pedro. Gracias por tu comentario.

    Las personas abusivas te seducen primero y se aseguran de convertirse en tu droga particular. Una vez que han logrado esto de manera paulatina y sin que te des cuenta, te van a racionar esa droga según les interese, lo que te va a generar una dependencia emocional tremenda.

    Cuando te encuentras dentro de esta dependencia, te va a resultar muy difícil escapar. Aun en el caso de que consiguieras reunir fuerzas para hacerlo, entonces van a pedirte perdón de rodillas y a jurar que quieren cambiar para que podais estar bien juntos.

    En resumen, te encuentras atrapado. Pero a la vez estás recibiendo ataques continuos hacia tu persona.

    ¿Que haces si no puedes escapar y están dañándote? Obviamente te ves obligado a defenderte como buenamente puedes.

    Por supuesto que no justifico tener conductas tóxicas. Lo que explico en el artículo es que una persona sana puede acabar derivando en este tipo de dinámicas porque ha sido seducida, manipulada y abusada.

    ¿Lo ideal sería cortar con esta persona y no tener que llegar a esto? Desde luego que si. Desconozco si te has visto en esta situación pero no es nada fácil. De lo contrario no existiría literatura sobre las relaciones tóxicas. Simplemente se identificarían y se romperían. Punto.

    He leido y contestado mas de 700 testimonios y he visto muchísimas veces como personas que están recibiendo un abuso intolerable de alguien claramente narcisista se cuestionan a sí mismas si son ellas las tóxicas. Cuando todo esto viene provocado por el gasligthitng y el lavado de cerebro de su pareja. Por eso escribí este artículo.

    Que hayamos caido en este tipo de dinámica para protegernos tiene que servir para tomar conciencia de que estamos con una persona abusiva, no para mantenerlo en el tiempo y justificarlo. Pero también para identificar de donde viene la raíz del problema y desmontar la mentira que nos han intentado hacer creer.

Pedro · 29 mayo, 2021 a las 11:29

Se de lo que hablas y lo que intentas con esta entrada, yo también me he cuestionado mis percepciones y me he preguntado si había tenido comportamientos que no eran los correctos. Ocurre cuando te repiten en bucle que haces todo mal, que nada está bien contigo junto a la disonancia cognitiva de k te lo diga alguien que quieres y k te dice querer también.

Y por supuesto nadie es perfecto y es imposible no fallar en ocasiones, o ser un gilipoyas a veces, pero la diferencia está en quien se cuestiona y de qué forma sus propias actitudes y comportamientos, quien sabe pedir perdón e intenta poner soluciones. Alguien dañino de verdad siempre echara balones fuera y con su arrogancia suprema jamás dirá perdón ni admitirá que puede equivocarse.

Pero personalmente yo no me he defendido de los celos con más celos, ni de las humillaciones humillando. Entiendo que alguien en mitad de una dependencia emocional brutal pueda pasar por cualquier Aro, pero que se convierta en lo que le hacen , en un agresor o manipulador, no lo entiendo.
Mi única defensa era llorar y no saber dónde meterme.

    David · 30 mayo, 2021 a las 11:45

    Te entiendo perfectamente Pedro.

    Son situaciones extremas en las que cada persona puede reaccionar de una manera diferente. Algunos de mis artículos están escritos en base a patrones que se repiten con mucha frecuencia en los testimonios que leo a diario.

    Sin embargo, no todas las personas van a reaccionar de igual manera, como puede ser tu caso.

    De cualquier forma, insisto en que no justifico tener estas actitudes de ninguna forma, sino que sentir la necesidad de hacerlas es una bandera roja tremenda y casi inequívoca de que estamos con una persona tóxica.

    ¿Por qué? Muy sencillo, con una persona sana NUNCA sentirás que tienes que hacerlas para protegerte porque en primer lugar no te estará atacando todo el tiempo.

    Un abrazo amigo, te deseo lo mejor.

Laura · 30 mayo, 2021 a las 15:51

Hola David, solo quería darte las gracias. Descubrí tu blog un poco antes de la cuarentena (creo), en ese momento lo había vuelto a dejar con la persona que me hace entender cada punto y coma que hay en esta web. Volvimos en verano, solo unos meses, y de nuevo todo volvió a la dinámica de siempre y lo dejamos en agosto. Siento que he avanzado mucho, pero a la vez me siento como una mierda, porque pronto hará un año que lo dejamos y le sigo echando de menos.
Pero, leerte siempre ha sido como un abrazo en la distancia, y sentir que alguien entendía perfectamente lo que estaba pasando, me ha ayudado a respirar en los peores momentos.
Espero que todo te vaya genial y que te rodeen muchas personas buenas y emocionalmente sanas

    David · 30 mayo, 2021 a las 15:41

    Hola Laura.

    Me alegra muchísimo leerte, ya que hice este sitio web precisamente con la idea de poder ayudar a personas que lo están pasando mal debido a alguien tóxico.

    En cuanto a tu caso, a veces necesitamos regresar para tener la absoluta certeza de que no estamos dejando escapar a nuestra “alma gemela”. A mi me ocurrió lo mismo en mis dos relaciones tóxicas. En ambas (como en todas) el resultado fue el mismo que tu describes.

    Es importante que entiendas que no debes sentirte mal por echarle de menos. Que esto ocurra es un síntoma más de que estuviste con alguien tóxico. Su “programa” de seducción pasa por instalar ciertas semillas en tu cerebro, que funcionan incluso cuando ellos ya no están presentes. Estas semillas han sido regadas durante el tiempo que has estado con ellos, de manera que aún tiempo después de que no están en tu vida, sigues sintiendo sus efectos.

    No le echas de menos a él realmente, sino a la máscara que se puso para seducirte y al periodo de oro. El problema es que nuestro cerebro no asimila esto tan fácilmente y tiende a idealizar la luna de miel y los momentos intensos.

    Es por este motivo por el cual recomiendo llevar un diario de sentimientos mientras estamos dentro de la relación, para poder refrescar convenientemente cómo era en realidad el día a día con ellos.

    Te mando un abrazo muy fuerte y te deseo lo mejor Laura.

Anónima · 8 junio, 2021 a las 11:05

Hola de nuevo David, muchas gracias por este artículo.
Ciertamente me he sentido identificada en muchos de los puntos que describes, pero no voy a mentir, casi un año después sigo teniendo la cabeza hecha un lio, sigo culpándome por los enfados, por el mal humor, por estar siempre triste e irascible, por mil y una cosas que sucedieron durante los más de 15 años que duró la relación, esos “y sis…” que ya te comenté… intento ver las cosas con perspectiva e intento que mi parte racional prime sobre la emotiva pero casi un año después, aún me ronda esa pregunta de que hay de malo en mí. Busqué ayuda psicológica y en esas estoy, aprendiendo a vivir de nuevo.

A pesar de todo, y gracias a mi psicóloga, a día de hoy empiezo a ver y comprender muchas cosas que antes no era capaz de apreciar, como el hecho de que yo mendigaba por su tiempo y que mi mundo giraba alrededor de él y los suyos, por suerte mi vida ya no es así aunque aún me quede un largo camino por recorrer, noto que en ciertos aspectos avanzo, que mis problemas cuentan igual que los demás y que aunque esté sóla mi mejor compañía soy yo.

También tengo mucho que agradecerte a ti por tu blog, la verdad es que se ha convertido en una referencia para mí. Así que muchísimas gracias.

Un gran saludo.

    David · 8 junio, 2021 a las 19:59

    Hola de nuevo Anónima

    En las relaciones tóxicas el codependiente siempre gira alrededor de la persona narcisista.

    Sus necesidades y deseos cuentan el doble, mientras que las tuyas se anulan. Sin embargo esta union, aunque disfuncional (y más dañina para el codependiente que se lleva la peor parte) es muy dificil de romper.
    Esto está perfectamente definido en el libro El síndrome del imán humano y la teoria del continuum donde clasifica los grados de codependencia y narcisismo en una escala del -5 al +5.
    Lo ideal es estar en el equilibrio (el 0) donde importan tanto tus necesidades (lo que estas trabajando con tu psicóloga) como las de los demás.

    Todas las personas que estamos aqui hemos dado demasiado, hemos perdonado demasiado y hemos consentido demasiado. Cambiar esto es nuestra tarea de cara a nuestras relaciones futuras.

    Como dice esa frase, la persona mas importante en tu vida eres tu. Fortalecer tu individualidad (estoy preparando un artículo sobre este tema) es la mejor manera de blindarse contra el influjo de las personas tóxicas.

    Gracias por tu aporte y me alegra que el blog te sea de ayuda.

    Un abrazo.

    David.

Jack · 14 junio, 2021 a las 18:05

Buenas tardes. Gracias a tu blog entiendo muchas cosas más. Pero la verdad que estoy echo un lío no consigo tener un día bueno. Conocí a mi ex pareja hace tres años y lo hemos dejado y vuelto en 4 ocasiones. Me hace dudar de las razones por lo que lo dejamos (graves todas) echando la culpa a terceras personas (amigos) que dice que si no estuviesen en nuestra vida todo nos iría bien. Lo cierto es que yo sé todo lo que he pasado, pero me hace dudar mucho y lo extraño cada día (tengo pesadillas constantes con él con que le pasa algo o está con otro).

Estoy yendo a terapia pero noto que no avanzo, noto que es la única persona que puede hacerme feliz aunque sea con un grito suyo. Pienso también en que muchas peleas fueron mi culpa ahora siento que no voy a ser capaz de que nadie me aguante, que solamente él me conocía de verdad y solamente él podría quererme.

Ojalá pase pronto esta pesadilla porque tengo miedo ahora a todo no soy capaz de conocer a nadie ni de ir a muchos sitios por miedo a verlo. Espero se pueda salir de esta situación

    David · 17 junio, 2021 a las 14:07

    Hola Jack

    Muchas personas me piden consulta online porque frecuentemente los psicólogos con los que hacen terapia no comprenden la magnitud de haberse relacionado con una persona tóxica.

    Resumidamente te diré que debes cambiar ciertas creencias erróneas que ahora tienes sobre esta persona (fundamentalmente la de que esta es la única persona que puede hacerte feliz) y que ella te ha inculcado mientras estábais juntos.

    Por otro lado, el pensamiento de que solo el te conocía de verdad y podrá quererte es 100% alimentado por alguien que te hizo almagemelización y después alimentó tus miedos de que solamente el te querría así. Es una técnica para conseguir precisamente esto, que aunque él ya no esté, sigas bajo su zona de influencia mental.

    Se puede salir de esta situación, pero es necesario un trabajo interior bastante duro.

Ayodhya · 22 junio, 2021 a las 15:20

Contacté a David tras encadenar varias relaciones tóxicas y con un trabajo previo de tratar de autoconocerme e informarme ya hecho, que me ha ayudado a gestionar infinitamente mejor este tipo de relaciones, así como a entender mi parte de culpa por (entre otras cosas) no poner límites claros y por sentir la necesidad de hacerme cargo de todo y de todos por encima de mis posibilidades y pasando por encima mío.

Aún con todo, se agradece poder hablar con alguien que ha pasado por situaciones muy parecidas y que te habla honestamente desde la experiencia y de una manera cercana. Te sientes identificado y respaldado con los ejemplos y consejos y creo que esto es lo verdaderamente difícil de conseguir cuando hablas con personas que no han pasado por ello. Entiendo que esto puede ser especialmente interesante cuando ni siquiera eres capaz de identificar lo que sucede.

Feliz día a todos,
¡sí se puede salir de esto!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!