Uno de los mayores motivos por el cual los lectores me piden consultas online, es que tras largo tiempo después de la ruptura, no han conseguido superar a su ex pareja narcisista.
En ocasiones, incluso varios años después y habiendo tenido varias relaciones distintas durante ese tiempo.

 

Llega un momento en el cual creen que va a ser imposible sacarles de su cabeza, y su recuerdo les acompañará el resto de su vida.

Creen que esa persona les ha marcado para siempre y nunca van a poder borrar esa huella que ha dejado en ellos.

¿Hace ya tiempo que tu ex narcisista no está en tu vida y sigues con estas dinámicas?

  •  Recuerdas los momentos intensos que compartisteis
  •  Crees que no vas a encontrar a alguien que te haga sentir igual
  •  Deseas en secreto ser recontactado por el/ella.
  •  Imaginas con frecuencia qué estarán haciendo en este momento.
  •  Comparas con ellos cada nueva persona que conoces.
  •  Crees que quizá no diste lo suficiente en la relación.
  •  Espias sus redes sociales.
  •  Sientes que tu vida es muy aburrida sin el/ella.

Si te sientes identificado, es porque estas cometiendo varios errores que tregiversan la realidad y no te permiten avanzar.

 

Estos son los 16 errores que puedes estar cometiendo cuando no consigues superar a tu ex narcisista:

 

1- NO TE ACABAS DE CREER QUE TU EX PAREJA ERA TÓXICA

Una parte de tu cabeza todavía alberga esa duda y no estas al 100% seguro. Hay algo dentro de ti que dice “esto no puede ser verdad, parece una película”.

Como me dijo un lector en consulta, “Es como si te dicen que tu padre no es tu padre, sencillamente no te entra en la cabeza”.

Entender, asimilar e integrar existen personas con trastornos de personalidad es algo complejo. Aceptar que están integrados en nuestra sociedad, y que de cara a la galería son perfectamente normales le cuesta mucho a nuestra mente.

 

Esto se reforzó de dos formas, con la disonancia cognitiva que provocaron en ti, y a través de sus excelentes campañas de relaciones públicas con las personas de vuestro entorno.

Es una de las cosas que más sorprende a las víctimas, descubrir que existen, que son reales y que se toparon con uno de ellos. Es una realidad. Están ahí afuera, listos para depredar.

 

 2- CREES QUE EL BOMBARDEO DE AMOR FUE REAL

No has entendido que el bombardeo de amor y la luna de miel eran solo un montaje para que te hicieras adicto a ellos, te sintieras seguro y bajaras tus defensas.

A pesar del daño que te hicieron, ignoras todo atisbo de racionalidad y solo quieres volver a vivir esos momentos intensos de nuevo.

 

Disfruta ahora, y paga después, te susurra tu cerebro cuando funciona en “modo adicto”.

Algunas personas se niegan a reconocer esto porque afirman que estar con ellos fue la mejor época de sus vidas.

Bueno, pudo ser la mejor época si no tienes en cuenta todo el precio que pagaste después. Es como pedir a un yonki que está tirado en el suelo cuál es su balance sobre tomar heroína, sin tener en cuenta el efecto posterior.

Obviamente te dirá que como experiencia es una auténtica pasada. Sin embargo, no se te ocurriría pincharte una jeringuilla de heroína, por muy placentero que sea ¿verdad?.

 

3- TU VIDA DE AHORA NO TE GUSTA

Desde que rompisteis, no has tenido proyectos en marcha ni alicientes que te motiven lo suficiente. Entonces tu cerebro busca el último recuerdo donde se sintió vivo, motivado, feliz (aunque fuera de manera ficticia).

Para tu sistema operativo, la fase donde viviste el bombardeo de amor es como “la ultima configuración buena conocida” para windows.

Por tanto, la mejor manera de volver a “funcionar correctamente”, pasa por conseguir recuperar ese punto (o sea, volver a estar con ellos).

 

 

Es una trampa que tu cerebro te pondrá repetidas veces ya que para el es una “salida rápida” a una situación desagradable.

Sin embargo, el único camino real que te va a sacar de ese estado, es construir una individualidad fuerte. Y esto tienes que hacerlo tu mismo.

Como dice Nathaniel Branden en Los seis pilares de la Autoestima, nadie va a venir a salvarte.

 

4- SIGUES AÑORANDO SU INTENSIDAD SEXUAL

Esto te ocurre porque no has integrado estas dos áreas.

1.- Utilizan el sexo para manipular: Para conseguir manipular a una persona, tienes que sacarla de su lado racional, donde es muy probable que detecte tu juego.

¿Cuál es la manera más rápida y eficiente de llevarla a su modo emocional?

Ofrecerle relaciones sexuales muy intensas cuanto antes.

De este modo, van a conseguir que pases por alto todas las alarmas de tu lado racional. Esa pequeña vocecita que te dice “cuidado, algo no me cuadra del todo”, queda sepultada bajo toneladas de emociones placenteras.

Este es el motivo por el cual, las personas tóxicas siempre se encargan de llevarte a la cama muy rápido. Quieren puentear tu mente para desactivar tus alarmas de peligro.

Obviamente, son auténticos maestros en hacer esto. Saben exactamente lo que deben decirte y hacerte, en qué momento y de que forma para que los ojos te hagan chiribitas.

No es que encontraras a tu pareja sexual idónea. Simplemente se convierten en el amante perfecto con cada nueva persona que conocen.

 

2.- Aprende a diferenciar entre intensidad y profundidad: La intensidad es una manifestación de su patología, no de su capacidad de amar o apasionarse.

La intensidad instantánea al conocer a un narcisista, TLP o psicópata puede resultar embriagadora e hipnótica. Esto es lo que algunas personas confunden con la «química».

La intensidad de la emoción no es lo mismo que la profundidad de la emoción, La profundidad emocional no es una montaña rusa que está ahora en el cielo y en un segundo baja al infierno.

La auténtica intimidad emocional y sexual no es inmediata, lleva un tiempo en construirse. Requiere reciprocidad, confianza, y la voluntad de compartir el sexo como un regalo mutuo para ambos, no como una herramienta para manipular a la otra persona.

Sus emociones pueden parecer intensas, pero en realidad son muy superficiales. Como un niño de 3 años que se entusiasma con un juguete nuevo y a los cinco minutos de jugar con él, ya no le interesa y lo tira contra la pared (o quiere otro juguete nuevo).

 

5- CREES QUE LE ESTÁ YENDO DE FÁBULA EN SU NUEVA RELACIÓN

Piensas que con su nueva pareja puedan estar teniendo la relación increíble que tu no pudiste disfrutar, y esta idea totalmente falsa te martiriza.

Esto te ocurre porque aún no has asimilado que siempre repiten el mismo proceso con cada persona nueva que conocen.

La culpa de que no funcionase no fue tuya, como te quisieron hacer creer. La culpa es siempre de ellos, y va a ser siempre de ellos.

Todas sus relaciones íntimas se van a basar en el abuso de la misma forma que una sanguijuela siempre va a sobrevivir mediante chuparles la sangre a otros seres vivos.

 

Que veas fotos donde salen tan felices con su nueva pareja solo significa una cosa. Están “disfrutando” de la luna de miel sin saber lo que les espera después.

Están eufóricos porque creen que han conocido a su alma gemela, al igual que te ocurrió a ti. Si sientes envidia por ellos, piensa en todo el camino que tú ya llevas recorrido desde la ruptura y lo mucho que te ha costado avanzar.

Pues bien, ellos van a ir detrás de ti. ¿De verdad sigues envidiándoles?

 

6- COMPARAS A TUS NUEVAS PAREJAS CON ELLOS

Si evalúas una relación solamente por los momentos intensos, vas a terminar involucrándote siempre con personas narcisistas.

¿Por qué? Muy fácil, son los mejores ofreciendo comienzos intensos.

El punto aquí es que estás cometiendo un error. Solo estás comparando UNA  de sus características, pero ¿que hay de las demás?.

Una persona es un conjunto global, no puedes aislar lo que mejor te hacía sentir y olvidar el resto.

¿Acaso no miras la etiqueta de eficiencia energética cuando compras una televisión? Va a estar enchufado en tu casa, consumiendo electricidad durante mucho tiempo, ¿es lo mismo una calificación A que una G? Obviamente no.

Comparativa

Dos televisiones, mismo tamaño, consumo opuesto

 

Si vas a hacer una comparativa, hazla poniendo todas las características sobre la mesa. De lo contrario estas haciendo un estudio sesgado.Compara también los momentos de ansiedad, angustia, tristeza… y veras que en el global probablemente tu nueva pareja gana por goleada.

 

7- SIGUES ESPERANDO INFORMACIÓN SUYA PARA ENTENDER LO QUE OCURRIÓ

No has integrado que te racionaron la información de forma premeditada.

Artificialmente fueron ambiguos contigo, te lanzaban mensajes con doble sentido, evadían las preguntas directas, etc.

Nunca tuvo una comunicación honesta contigo. Esto hace que incluso cuando ya no están, sigas rumiando pensamientos.

Revives situaciones pasadas para intentar rescatar algún detalle que pasaste por alto, con la esperanza de obtener claridad.

 

Debido a esto, te encuentras pensando en ellos constantemente, por lo que siempre se encuentran presentes en tu cabeza.

¿Crees que van a aparecer un día para sincerarse contigo y desvelarte todo su juego?

Olvídalo. No van a hacerlo ni muertos. No te dieron respuestas porque sencillamente no te las querían dar. Les interesaba dejarte en vilo para que siguieras pensando en ellos constantemente.

Las respuestas sobre ellos las vas a obtener leyendo sitios web como este.

 

8- SIGUES ESPERANDO SU VALIDACIÓN PARA SENTIRTE BIEN

No has integrado que jugaron a no validarte a propósito, para que te sintieras inferior a ellos y buscaras constantemente su aprobación.

Habrás recibido halagos de otras personas, sin embargo, no te saben igual de bien. Necesitas que sean ELLOS los que te lo reconozcan.

Todavía a día de hoy, ese chip sigue en tu mente y sueñas con que aparezcan y de repente te digan:

”Ay fulanito, ¿sabes? Lo he pensado bien y en realidad vales un montón, lo que pasa que no me di cuenta mientras estábamos juntos y por eso no te lo dije»

Bórratelo de la cabeza. Esto no va a ocurrir jamás.

 

Necesitan que te sientas inferior para abusar de ti, y que estés pendiente de su validación.

Como cualquier ser humano, tu tienes cualidades positivas y negativas. Esto es perfectamente normal. Solo han estado recordándote sutilmente las negativas, y minimizando las positivas.

Negarle la validación a alguien es una técnica de manipulación bien conocida en el mundo de la seducción (puedes leer más en este artículo).

 

9- ESPERAS QUE TE RECONOZCAN TODO LO QUE HICISTE POR ELLOS

Las personas tóxicas están acostumbradas a que sus parejas les ofrezcan absolutamente todo.

Gracias a su capacidad de manipulación y engaño, hacen creer a cada nueva persona que está viviendo una historia de amor única.

La víctima, cree que ha encontrado a su alma gemela y que además está siendo correspondida. Esto hace que estén dispuestos a ofrecerle todos sus recursos (tiempo, dinero, energía, bienes materiales…).

Con la esperanza de mantener a flote lo que creías que era el amor de tu vida, lo diste absolutamente todo, hasta llegar a la enfermedad física, la ruina económica, el aislamiento con tu familia y amigos…

Te queda una tremenda sensación de injusticia y anhelas que un día te contacten para reconocerte los esfuerzos sobrehumanos que hiciste por ellos.

Pues bien, esto no va a suceder jamás.

 

Debes integrar que ofreciste todo porque te habían colocado en un estado de enajenación mental del que no eras consciente.

Deja de soñar con que te reconozcan todo lo que hiciste. Diste demasiado a la persona equivocada, porque te habían tendido una trampa muy sofisticada que no conocías.

 

10- SIGUES ESPERANDO QUE TE PIDAN PERDÓN POR LO QUE TE HICIERON

Mantienes la esperanza de que un día aparezcan y te pidan perdón por lo mal que te trataron y lo mucho que sufriste.

Sencillamente esto jamás va a suceder, asi que deja de esperarlo.

¿Es injusto? Mucho.

¿Puedes vengarte de alguna manera? Directamente no, por lo menos hasta que el maltrato emocional sea denunciable, lo cual es un asunto muy complejo.

Es entendible que sientas deseos de venganza contra esta persona, pero de esta manera solo consigues mantenerles presentes en tu mente.

Debido a su manera de ser, ellos solos acaban arruinándose la vida. La mejor venganza es el contacto 0 radical y para siempre.
Y recuerda, si aparecen para pedirte perdón, es un hoovering como una catedral.

 

11- SIGUES DANDO CREDITO A LO QUE OPINABAN DE TI

De todo lo que te dijeron mientras estabas con ellos, ten claro esto:

La mitad era mentira y la otra mitad para manipularte.

Su juego esta diseñado para abusar de ti y además culparte de todo. Es el crimen perfecto.

Muchos lectores siguen rumiando frases negativas que sus ex tóxicos dijeron de ellos. El mensaje principal que te quisieron transmitir era este:

No eres lo suficientemente bueno para mí.

Introdujeron esto en ti a base de repetición, como la gota que cae un millón de veces en una roca y termina por hacer un agujero.

 

Tu les creíste, y esta idea se quedó grabada a fuego en tu cabeza.

Cuando te sientes poca cosa para la otra persona, vas a estar más dispuesto a dárselo todo y a consentir abusos.

Esa es la verdadera razón por la que te hacían sentir insuficiente. Asi que deja de tomarla como una medida real de tu valía.

 

12- CREES QUE CON EL TIEMPO HA PODIDO CAMBIAR

Con el paso de los años, fantaseas con la idea de que han modificado su conducta y se han convertido en personas normales.

Por tanto, quizá habría una oportunidad de regresar con ellos y tener la relación que tanto ansiabas.

Metete esto en la cabeza, las personas tóxicas no cambian NUNCA, NUNCA NUNCA.

Es mas facil que la luz baje de precio y los politicos dejen de mentir antes de que una persona toxica se vuelva sana.

 

Varios lectores me han contado en privado sobre un familiar, TLP o narcisista ya rondando los 70 años, y siguen EXACTAMENTE IGUAL.

Y no, tu tampoco vas a poder cambiarle, asi que deja esa idea feliz de volver y «arreglarles» con tu infinito amor y apoyo porque es sencillamente imposible.

 

13- TE CREES LA MENTIRA DE SUS REDES SOCIALES

Para empezar, ¡¡NO MIRES NADA!!. No entres en su facebook, ni consultes su instagram, ni veas sus estados de whatsapp. Para ti tienen que estar muertos.

Su vida es una mentira y si miras sus redes o tienes alguna noticia de ellos, ¡va a estar manipulada!. Vas a verles súper felices y tú te vas a sentir desgraciado.

¡¡ES MENTIRA!!

No están felices con su vida ni su nueva pareja.
Solamente se encuentran repitiendo el mismo ciclo una y otra vez.

¿Crees que van a colgar en redes como se sienten de verdad? Algo así como

”Hola amigos, oh hoy me siento como una mierda, no tengo autoestima, todas mis parejas acaban huyendo de mi, no tengo empatía ni soy capaz de sanar mi trauma de la infancia. Estoy solo, mi vida es una gran mentira»

No van a hacerlo jamás. Necesitan mostrar al mundo que son fuertes y que todo les va bien para poder engañar y seducir a los demás.

 

14.- SIGUES ESPERANDO QUE TE OFREZCAN UN CIERRE

Las personas toxicas nunca te proporcionan un cierre de la relación.

Sientes que te has tragado todas las temporadas de una serie y te han dejado sin ver el capítulo final.

En una relación sana se tiene esa última conversación, dura pero necesaria. Esto nos permite saber que fue lo que no funcionó, y comenzar a reconstruirnos de nuevo.

Las personas tóxicas no quieren que te reconstruyas, te necesitan débil por si pasado mañana les falla su nuevo satélite y regresan a ti.

Por este motivo jamás te darán esa información. A ellos les interesa mucho más dejar esa necesidad sin satisfacer.

Asume que después de una relación tóxica, el cierre siempre tienes que hacerlo tu mismo.

 

15.- TE HAS QUEDADO EN EL ROL DE VÍCTIMA

Has renunciado a tu capacidad para rehacer tu vida. Prefieres rendirte y pensar que te hicieron demasiado daño, que ya está todo perdido.

Adquieres la identidad de “víctima”. Ya no eres tu, eres “la persona que engañaron”.

Yo también viví esta fase. Es normal durante un tiempo.

 

Pero solamente tiene que ser eso, una fase de tránsito. No puedes quedarte estancado ahí creyendo que te han hecho un daño irreparable porque no es cierto.

Si estás leyendo esto, ya has identificado que tu ex era tóxico/a. Solamente con este hecho, tienes acceso a una cantidad de información tremenda.

El daño que hacen los abusadores emocionales se puede sanar y transformar en crecimiento personal.

¿Cómo? Debes trabajar estas tres áreas: autoestima, límites e individualidad.

 

16- CREES QUE LES VA A IR DE MARAVILLA

Se aprovecharon de ti, tomaron lo que quisieron y después se marcharon a por la siguiente víctima sin mirar atrás.

Cuando tú estabas en casa llorando su ausencia, ellos ya se ocupaban en seducir a una nueva persona.

¿Piensas que son los ganadores, y tú el perdedor?

Déjame decirte que estás equivocado.

Las personas tóxicas no son felices, y tampoco van a conseguir serlo nunca.

Lo más cerca que están de la felicidad es cuando consiguen seducir y engañar a una nueva víctima. Sin embargo esto no es felicidad. Simplemente es conseguir tener el poder sobre otra persona a través de tus habilidades de engaño.

 

Como dice Eckart Tolle en El Poder del Ahora “El poder sobre los demás es debilidad disfrazada de fuerza”.

 

Cuando eres capaz de ofrecer algo real, no necesitas tener todo el poder sobre la otra persona.

Las relaciones recíprocas pueden durar toda la vida. Las relaciones abusivas son solo parches temporales que siempre se acaban despegando.

Este tipo de personas solo ofrece cortinas de humo que siempre acaban desvaneciéndose.

No tienen amistades auténticas. Fuera de su zona de influjo y engaño nadie les valora, nadie va a hacerles un favor, nadie se va a preocupar por ellos.

Piensa por un momento que fueras a pasar toda tu vida sin conseguir tener una relación de amor auténtica.

 

¿Realmente crees que serías feliz? ¿Te cambiarías por ellos?

 

 


27 comentarios

Félix · 12 diciembre, 2021 a las 19:01

Hola, David. Leo tu blog desde que lo encontré en febrero. Hace un año que mi ex pareja rompió conmigo. Estoy yendo a un psicólogo y también me ve un psiquiatra. Tomo medicación, además, antidepresivo. Mi ex pareja cumplía casi todas las características de una persona tóxica y yo tengo todos los pensamientos que mencionas en este último post.

Supongo que parecerá que peco de ingenuo pero creo que mi ex pareja no me lo hizo pasar mal ni me hizo creer que yo era el principal responsable de que lo nuestro no fuera bien adrede. En algún otro post creo que decías que a veces las personas narcisistas o tóxicas son atrapadas o consumidas por su propia máscara. Yo creo que mi ex de verdad cree que sus días malos (como ella los llamaba) no eran tan frecuentes y que eran igual que los días malos que tiene la mayoría de la gente, o que lo único que le ocurre es que tiene «carácter».

Yo sé que pude hacer mejor algunas cosas, tal vez haber tenido más paciencia, pero en aquel momento y por mi baja autoestima y mi necesidad de hacerla sentir feliz siempre, no fui capaz de llevar bien su temperamento. El primero que rompió fui yo porque me habló mal y no pude más pero me arrepentí al momento, volvimos y me dejó ella por un motivo que me pareció desproporcionado.

De nuevo, otra coincidencia con lo que tú nos has contado en tu blog, ella se vino abajo y montó un drama cuando vio que yo podía ser capaz de dejarla, pero cuando ella dio ese paso estuvo calmada, fue muy racional y hasta me dijo que de nuestra relación saldríamos mejores.

¿Puede ser como yo creo que ella, y otras personas, hombres o mujeres como ella, sean tóxicas en sus relaciones de pareja sin ser conscientes de ello? ¿Que se crean que el problema lo tienen las otras personas, no ellas?

Gracias, y disculpa el texto tan largo.

    D · 13 diciembre, 2021 a las 23:44

    En mi opinión y experiencia (aunque tampoco es mucha pues solo he topado con una relacion sentimental así). Pienso que verdaderamente se creen que van con la razón por delante cuando actúan así. Y visto así entonces para ellos no hay mas discusión: llevan la razón porque se han sentido ofendidos y eso les da derecho a agredir.

    Si bien yo he visto como, en mi historia personal, esta persona tenía momentos en los que parecía verdaderamente ingénua e inconsciente sobre ella misma. Pienso que son capaces de quedarse tan agusto al abusar, porque como te digo precisamente se creen que está justificado. Y porque tambien es cierto y siempre lo pensé: que son capaces de pasarte por encima con tal de no sufrir ellos.

    Aún me acuerdo de la vez que le fuí a expresar como me sentía con sus comportamientos y coger y decirme que se sentía abrumada de sentir MIS emociones. Manda huevos.

      David · 19 diciembre, 2021 a las 10:56

      Hola D.

      No puedo estar mas de acuerdo contigo, es totalmente cierto.

      Como dice el gato de Alicia en el pais de las maravillas «No estoy loco, simplemente mi realidad es diferente a la tuya». Bien, simplemente ellos habitan otra realidad diferente a la nuestra.

      Un trastorno de personalidad lo que hace básicamente, es protegerles. Todas estas personas han sufrido algún tipo de abuso, abandono, etc… generalmente en su niñez.
      Como su cerebro no podía manejar semejante trauma, lo que hace para que puedan sobrevivir, es colocarles unas «gafas» a través de las cuales ven la vida de una manera «que les conviene».

      Esto les permite no hundirse y salir a delante. En su realidad, ellos tienen siempre razón y los demás siempre son culpables. Lo creen firmemente, y si te atreves a oponerte, reaccionarán con la «Ira narcisista».

      Desde mi punto de vista, tienen cierto grado de consciencia. Muchos de ellos saben que les ocurre algo, pero no les interesa lo más mínimo indagar en ello. Al fin y al cabo, ellos salen ganando con esta manera de ser y si perjudica a los demás es problema suyo.

      Muchos lectores, e incluso yo mismo, hemos visto claramente en su rostro una sonrisa de satisfacción cuando conseguían hacernos daño, cuando comprobaban que tenían el poder sobre nosotros. Por supuesto que estaban siendo conscientes, pero les traía sin cuidado, lo que querían era tener todo el poder para imponerse a su antojo.

    David · 19 diciembre, 2021 a las 10:45

    Hola Felix.

    Los trastornos de personalidad son armaduras que su cerebro les ha colocado para protegerles de algún trauma. Como dije, esa armadura a ellos les protege, pero daña a cualquiera que intenta acercarse a ellos.

    Para complicarlo aún más, son expertos en atraer víctimas con sus dotes de seducción y su intensidad. El cóctel explosivo está servido.

    ¿Deberíamos tener compasión por una persona que está enferma? Es decisión de cada uno. La cuchillada de un psicópata enfermo te va a lastimar igualmente, por mucho que sea su trastorno el que le motiva a atacarte.

    Por mi parte, no tengo compasión alguna por personas que son capaces de cometer semejantes atrocidades. Cada uno es responsable de su desarrollo personal y emocional, ya no somos niños pequeños. Ellos saben que no pueden tener pareja, pero su mochila de problemas es demasiado grande para llevarla solos. Por eso nunca están mucho tiempo sin pareja, necesitan seducir a alguien para tenerle «enganchado» a su lado. Que puedan utilizarle para tapar sus miserias, aprovecharse de él y culparle de todos sus males.

    Esto se llama maltrato emocional, se llama abuso y es totalmente injusto. Y como tal, hay que condenarlo. Este es mi punto de vista.

    Y si mañana me cruzo con un psicópata y un cuchillo en un callejón oscuro, te aseguro que va a ser o el o yo. Me da absolutamente igual la enfermedad mental que tenga…a mi no me va a apuñalar. Es la única actitud que hace que no puedan dañarte. En mi libro, he dedicado un capítulo a este tema titulado «Cuando luchas contra un lobo, debes ser un lobo tu también». Todo lo demás lo van a utilizar en tu contra sin miramiento alguno.

    Mira este extracto del libro «Say goodbye to Crazy», de la psicóloga Tara J. Palmatier:

    «¿No se supone que debemos tener compasión por las personas que tienen problemas y/o que tienen problemas de salud mental? En teoría, sí, deberíamos.
    El problema de tener compasión por Crazy es que Crazy típicamente torcerá cualquier simpatía, empatía u otra bondad humana que le muestres en un arma para usar en tu contra.
    Puede que pienses (o te avergüences de creer) que sentir simpatía por ella te hace mejor persona. En realidad, lo que suele hacer es dejarte vulnerable a más manipulación y ataques. No puedes permitirte el lujo de tener compasión por Crazy hasta que puedas hacerlo desde una distancia segura. En otras palabras, cuando llegas a un punto en el que Crazy ya no puede hacerte daño a ti y a tus seres queridos, entonces puedes sentir todo tipo de compasión por Crazy. «

Roberto · 21 diciembre, 2021 a las 18:18

Casi todos esos procesos mentales me ocurren, me identifico muchísimo con este post.

En mi caso he roto con la rutina de visitar de vez en cuando sus redes, lo que me ha ayudado a pensar menos. Y normalmente tengo la barrera mental suficiente para aislarme y continuar, hasta que han pasado días sin pensar en ella.

Pero siempre hay momentos de bajón y hace dos semanas la llamé para interesarme por su familia. Me la encontré muy fría, como cuando me aplicaba «ley del hielo» , casi robótica. No noté que la conversación me afectara negativamente, me despedí diciéndole que me alegraba que estuviese bien y no supuso un motivo para rumiar la ruptura.

Espero que esos días sin pensar se vuelvan semanas y a su vez se vuelvan meses. Yo por ahora sigo sintiendo el veneno que me han inoculado, pero tengo claro que si estoy fuerte no me ataca.

Gracias por el blog, una vez más.

    David · 21 diciembre, 2021 a las 21:13

    Hola Roberto.

    La idea es fortalecer esa barrera mental hasta tal punto que ellos solamente pasen por tu mente uno o dos segundos, antes de ser expulsados.

    Obviamente para llegar a este punto, hacen falta dos cosas. La primera es que tu cerebro haya «atado» todos los cabos sueltos. Has debido integrar todas las cuestiones tratadas en este post.

    Una vez que esto ocurre, tu cerebro ya no necesita saber mas. Ha resuelto el asunto y no pierde tiempo en divagaciones.

    La segunda, es fortalecer esa barrera. Y esto se hace como si fuera un músculo, a base de práctica. Cuando tienes todas las respuestas contestadas ya no hay más lugar a pensar en ellos. Tiene que estar fuera de tu vida porque son tóxicos, punto. No hay nada mas que hablar.

    Tu cerebro puede bombardearte con pensamientos intrusivos, pero una vez establecida esa barrera, cada vez los eliminas más rápido. Son como una planta que cortas de raíz apenas ves asomar el tallo por encima de la tierra. No dejas que crezcan y se descontrolen.
    Con el tiempo, adoptas esta dinámica y esos momentos de bajón se van espaciando cada vez mas en el tiempo, y siendo de menor intensidad.

    Y desde luego, este mismo proceso debes aplicarlo en contactar con ella. Contacto 0 radical y para siempre. En el caso que comentas, ella ha utilizado tu llamada para obtener información. Sabe que aún estás en su esfera de influencia.

    Mantente fuerte y no la contactes, de ella ya no vas a obtener nada bueno.

      Paulo · 22 diciembre, 2021 a las 06:55

      Todo esos pensamientos los he tenido…q bueno q encontré tu página…hace casi dos meses..le.dí un anillo fue la última vez q la vi 🤷‍♂️

Jose · 22 diciembre, 2021 a las 19:01

El artículo me parece soberbio, como todos los demás de esta web. Yo también tengo una historia de más de 2 años y medio con una TLP de libro. Sólo cuando me di cuenta hace poco de las características de este trastorno, todas las piezas del puzle que había en mi cabeza sobre su comportamiento cuadraron al milímetro.

Me siento totalmente identificado con cada una de las historias que aquí ya se han contado. Quizá más adelante cuente mi historia detenidamente, para que otros no caigan en los engaños y manipulaciones de los TLP (la mía pensaba que era diferente). Gracias a esta web puedo recordarme cada día la realidad de mi relación, sirviéndome para contrarrestar la disonancia cognitiva que esta chica, con su manipulación, me ha generado.

Es la única de las decenas de páginas que he visitado que dice las cosas como son, sin medias tintas y que describe rigurosamente estos trastornos, apoyada además en estudios científicos y lo que muchos profesionales de la salud mental te afirman abiertamente en privado.

Tengo que agradecer de una manera muy especial la labor y el apoyo que he tenido en consulta de David (creador de esta web), con el que tuve una primera sesión presencial para analizar mi caso y ver de qué manera ponía punto y final con esta mujer, y posterior apoyo y guía en dicho proceso, tanto con consultas virtuales, cómo por mensajes de whatsapp cuando había algún incidente importante que reseñar (los cuales le agradezco porque no tenía obligación ninguna de atenderme por watsap).

Me ayudó con el mensaje final y tengo que decir que hasta la fecha me encuentro en contacto CERO. No negaré que es duro, es desengancharte de una adicción y el cerebro no hará mas que bombardearos con pensamientos e imágenes de esa persona, pero os aseguro que hay luz después de las primeras semanas, y la paz interior que uno va ganando compensan el esfuerzo con creces. Como me decía David estas personas son como sal que nos echan por encima, pues hacen que nuestras heridas escuezan y nos hagan ver donde tenemos que trabajar internamente nosotros, esto es; autoestima, limites e individualidad.

Os paso una reflexión de Walter Riso si aún seguís con ellos y os cuestionáis si la relación merece la pena, aún a pesar de todo lo que ya habéis leído, y es si tenéis la certeza de que la otra persona nunca os va a hacer daño intencionalmente… si la respuesta es negativa, creo que nadie debería estar en esa relación, pues como afirma el autor, todos nos podemos equivocar, pero si lo hacen con conocimiento (los tpl, tnp y psicópatas saben lo que hacen) eso no es Amor, y nadie debería dormir con el enemigo…

Si decidís terminar tres consejos:

1.-Fundamental diario de emociones y sucesos, audios en los peores momentos y un resumen en tabla Excel para luego recordarte todos esos momentos de indiferencia ante tus sentimientos, desprecio, humillación, devaluación, triangulación, incoherencias, ira, insultos (si los hay) para leerlo u oírlo cuando estas de “bajón”.

2.-Borrar o esconder en el lugar más lejano posible toda foto, regalo, etc., borrarles de TODAS las redes sociales, especialmente watsap para no ver sus estados.

3.- A ser posible dejarles tú definitivamente. A mí me dejó varias veces, y aunque parezca que es más fácil que lo hagan ellos pues así “aceptamos” que ya no depende de nosotros, lo cierto es que de cara a futuro y tu autoestima (la cual queda muy tocada en la relación y cuando te dejan) es muy positivo, pues te podrás decir a ti mismo que por fin pudiste, que te antepusiste, que te amaste y respetaste, que por primera vez con ellos tu dignidad como ser humano no fue “vendida” por la “dosis” de droga que te querían dar al precio que ellos marcaban.

Y de cara a “perdonarte” por todo lo que has tolerado es un bálsamo reparador, os lo aseguro. Durante la relación no se ve así, pero yo así lo estoy sintiendo al haberlo hecho yo ahora con perspectiva. Mucho ánimo, de esto se sale!

Caro · 29 diciembre, 2021 a las 22:49

Hola David,
Desde que descubrí esta pagina hace algo mas de un año, cada cierto tiempo vuelvo y siempre me ayuda. Simplemente quería agradecerte!

    David · 30 diciembre, 2021 a las 10:18

    Hola Caro.

    Me alegra que el blog te sea de ayuda y te agradezco tu comentario. Es importante para mi saber que mis escritos os sirven de apoyo.

    Un abrazo!

Cin · 9 febrero, 2022 a las 01:37

Hola, David. Ya casi he acabado de leer todo el blog y sus comentarios, finalmente me animé a escribir mi situación para seguir encontrando algo de alivió y respuestas, últimamente me siento como “¿qué demonios pasó?!”

Conocí a mi ex hace 5 años, intentamos salir un par de veces, sólo eso salidas, nunca se formalizó o se llegó a nada más íntimo, pero yo noté ciertas conductas que no me gustaron y me alejé así sin más, él no volvió a llamar. Y yo no le di importancia. No me había agradado y mejor así.

Cuando comenzó la pandemia me volvió contactar por facebook, vi su perfil y parecía que había cambiado, se veía diferente, feliz, como si todo fuera de maravilla, así que le acepté los mensajes, comenzamos a hablar y ahí empezó una serie de situaciones que me han llevado al punto de leer todo lo que has publicado.

Está demás decir que todo fue muy rápido, tanto que no me creo que haya pasado casi dos años con una persona así. Al principio todo eran mensajes, videollamadas, llamadas todo el día, incluso mientras yo trabajaba (Home office), era halagador y reconfortante tener alguien con quien hablar durante el encierro, pero me preguntaba si él no tenía otras cosas que hacer.

La primera vez que nos vimos en persona (como un mes después de que me envió el primer mensaje) terminamos teniendo sexo a los 15 min que llegó a mi departamento. Eso me perturbó un poco, todo iba muy rápido, pero como adivinarás, el sexo fue increíble. Pasaron otros 15 días y me presentó a su familia, lo cual también se me hacía muy extraño considerando el poco tiempo que teníamos de conocernos.

Incluso recuerdo que la primera vez que hablé con su mamá por videollamada él le dijo algo como “Aquí está tu nuera” a lo que su mamá contestó “¿Quién, Verónica?”
Fue un momento muy incómodo, luego me contó que era una mujer unos 15 años mayor que él con la que había salido poco antes de salir conmigo, con la condición de no enamorarse, ella le confesó que se enamoró y él le dejó de hablar sin ninguna explicación.

Otra alerta se me prendió pero pensé que eso era parte de su pasado y no tenía que ver conmigo.
Ese mismo día que me presentó a su familia me pidió que fuera su novia, me lo pidió mientras teníamos sexo, estúpidamente le dije que sí.

Ese fue el inicio de un montón de tormentosas situaciones, no tardó nada en poner en todas las redes sociales que éramos pareja y llenarlas de fotos y halagos hacia mí, a la par comenzarían a llegarme mensajes “anónimos” diciéndome que él era un maldito, infiel que jugaba con las mujeres, mientras que a él le llegaban mensajes reclamándole nuestra relación si ya tenían algo. Claro que yo lo justifiqué por pensar que era muy guapo, que obvio iba a haber gente “loca” quejándose de que al final la novia era yo.

Pasaron 3 meses de love bombing, increíbles, risas, buen sexo, en todo coincidíamos, todo era perfecto. Hasta el día en que me dijo que quería recuperar al perro que había adoptado con su ex, yo le expliqué lo mal e incómoda que eso me hacía sentir, se lo dije bien, intentando comprender lo importante que era para él pero que también me comprendiera. Fue la primera vez que recuerdo que explotó, horrible, gritos de que no lo comprendía, que estaba siendo injusta y manipuladora, caos total.

Me asusté y finalmente le dije que ya le había expresado mi opinión y emociones, que confiaba en que tomaría la mejor decisión para él, el perro y nosotros. Unos días después me videollamo mostrándome que ya iba con el perro rumbo a su departamento.
Su mascota fue el principal tema de discusiones horribles por al menos 4 meses. Él no tenía el espacio para tenerlo, ni el dinero para darle de comer, ni el tiempo para cuidarlo. Todo interfería en la relación, pero la culpable era yo por no comprenderlo y apoyarlo, según él yo odiaba al perro y sólo me quería deshacer de él, cuando hasta juguetes, vacunas y comida para ambos le llegué a pagar.

Siempre intenté terminar con esa relación, alejarme de él, pero siempre venía a decirme que iba a cambiar, cuando dejaba de hablarle me contactaba por todos los medios posibles, cuentas falsas, celulares de amigos, todo. Intentaba mantenerme firme, pero era tanta la insistencia que yo decía, “si insiste tanto es que me ama” y volvía, prometió deshacerse del perro porque al final yo tenía razón, no lo podía mantener y nos estaba alejando, según él los problemas iban a acabar después de eso. Claro que no fue así.

15 días, sólo podíamos durar sin discutir 15 días, luego venía un pleito por algo pequeño o grande pero que siempre adquiría magnitudes terribles y dañinas, mensajes y llamadas hasta altas horas de la madrugada, insultos muy fuertes, si estábamos juntos eran golpes en la pared, gritos, muchas veces sentí que era capaz de hacerme daño físico o de desquitarse con mis mascotas (que siempre supo que amaba mucho, se llegó a poner celoso de uno de mis gatos en específico), “pláticas” agresivas que duraban toda la noche a pesar de que le decía que descansáramos, que al día siguiente más calmados hablábamos, eso lo ponía peor, llegué al punto de tener que correrlo de mi casa a altas horas de la noche, me sentía en peligro, durmiendo con el enemigo en casa, mí casa.

Yo podía ponerme a llorar de la desesperación y él sólo quedarse mirando diciendo que lo quería manipular. Aún así no deje de lado mi vida y mis proyectos, logré obtener mi título universitario y ganar un concurso internacional de divulgación de la ciencia, en ambos eventos él me hizo un escándalo horrible que casi los arruina, era como si él quisiera ser el protagonista y al ponerle límites se desquiciaba, para después victimizarse diciendo que yo era la que lo quería hacer menos porque él no era “estudiado” por no entrar nunca a la universidad, no tener trabajo, ni casa propia, cosas que yo sí tenía.

Comencé a dudar si en verdad mis actitudes podrían ser esas, aunque yo siempre me he considerado una persona empática que no trata a la gente por sus grados o pertenencias, si no por lo que es, pero lo veía tan mal y tan afectado por ello que definitivamente yo debía estar contribuyendo a eso.

Le dije que iba a trabajar eso en terapia ( en la que yo llevaba ya 4 años porque considero que es tan esencial como la salud física) pero que él también tenía que empezar a ir. Muy a regañadientes lo hizo, incluso yo le conseguí el terapeuta. Creí que eso iba a ayudar a nuestra relación, pero no fue así, parecía que mi ex, en vez de encontrar sanación y crecimiento en la terapia, sólo aprendía términos o herramientas para seguir abusando de mí.

Los pleitos cada 15 días seguían y seguían, la intensidad de él bajó, pero yo no le creía nada, sentía que no era sincero en su actuar, que sólo era una forma de manipularme para creer que cambió, bajar la guardia y volver a lo mismo de siempre. Y es que si no le reconocía las cosas buenas que hacía cada 5 min, con fiesta y todo, se ponía muy mal, decía que nada me llenaba y que entonces para que tanta terapia y cambio.

Comencé a contestar de manera agresiva y grosera, de las mismas maneras que él me trataba, como un espejo, él también explotaba y de ahí comenzó a decir que la tóxica ahora ella yo, que sólo me fijaba en lo malo, que de nada servía que hiciera las cosas bien y tuviera gestos románticos conmigo si sólo recordaba lo malo. Y ahora pienso, ¿cómo no recordar sólo lo malo si lo bueno venía sólo después de que había una explosión de violencia, insultos y chantajes?

En ese momento yo me sentí muy mal, yo tóxica después de años de terapia buscando herramientas para no serlo o identificar en qué podía serlo y trabajar en ello. Me deprimí, tenía ansiedad todo el tiempo, perdí mi trabajo y proyectos porque me sentía basura, una hipócrita que iba pregonando la no violencia, el respeto a la mujer, y yo feminista estaba agrediendo a un “buen” hombre que quería cambiar a pesar de todo. Sólo cuando me empecé a sentir así es que mi ex era más constante en sus buenos tratos, en ayudarme, en supuestamente hacerme sentir mejor, hasta se ofreció a irse a vivir conmigo (cosa que nunca permití) y mantenerme (accedí pero nunca lo hizo, apenas y tenía para vivir él).

Sólo cuando estaba totalmente vulnerable, por no decir miserable, él parecía estar feliz, estable y bien pero si yo demostraba que me estaba sintiendo mejor, volvían las explosiones. Fue masomenos por ese tiempo que lo canalizaron al psiquiatra (que yo también se lo conseguí) y que le diagnosticaron TLP.

Me lo hizo saber una de las ocasiones en las que estábamos peleados, me sentí tan mal de haber podido contribuir a que se sintiera peor, que lo volví a buscar. Justifiqué todas sus actitudes con el TLP, pensé que ahora todo tenía sentido, que sólo necesitaba comprensión, amor, apoyo, terapias y su medicación para que al fin pudiéramos estar bien. En realidad nada mejoró.

La violencia fue aún peor, tenía que rogarle porque fuera a terapia o al psiquiatra, que se tomara los medicamentos, que no se alcoholizara. Era como tratar como un niño pequeño, no podía más, pero cada que eso ocurría el me contaba alguno de los traumas de la niñez, de su vida en general (abusos de todo tipo, maltratos, entorno violento etc etc), se victimizaba y yo sentía una tremenda compasión por él, le pedía unos días para descansar y luego ahí iba de nuevo, a ayudarlo y apoyarlo.

Me puso en riesgo en múltiples ocasiones, me trató de humillar frente a sus amigos, pero como siempre lo confronté y lo evidencié estuviera quien estuviera, la violencia crecía, de la misma forma que crecían sus disculpas posteriores, lo llegué a tener de rodillas a mis pies, llorando e implorado que lo perdonara.

Ya casi al final de la relación (aunque yo no sabía que ya casi era el final), yo no lo perdonaba, le decía que estaba harta de sus disculpas y que si no cambiaba sus conductas no quería volver a saber de él.
La última vez que nos vimos fueron las navidades pasadas, parecía que todo estaría tranquilo, pero él terminó bebiendo a escondidas (habíamos quedado en que nada de alcohol) y comenzó a hostigarme de maneras horribles que casi me da un ataque de ansiedad.
Luego de eso le dije que necesitaba pensar si quería y podía lidiar con su trastorno. Que necesitaba que dejáramos de hablar.

Al principio todo bien, dejamos de hablar y un día apareció diciéndome que necesitaba un tiempo de contacto 0 conmigo, que estábamos siendo muy tóxicos, que ya nos habíamos hecho mucho daño pero que por ahí del 14 de febrero quizás me hablaría para salir, no para regresar ni hablar de regresar “sólo para pasarla rico” pero que tampoco me quedara esperando, que yo siguiera con mi vida que el seguiría con la suya.

Al principio me mostré tranquila y le dije que ok, que estaba bien, pero después me molesté mucho de qué él apareciera haciéndome ver cómo que yo también era la “loca tóxica” que no dejaba ir las cosas, además no estaba tomando en cuenta mis opiniones, sólo llegó imponiendo el no vernos un mes y luego quizás me llamaría “para pasarlo” bien, mientras que cada uno seguía con su vida.

Le dije que me molestaba su actitud y le di a entender que yo ya había seguido con mi vida, a lo qué el enfureció y enloqueció totalmente (esto fue todo por whatsapp) me reclamó que como le podía haber sido infiel (llevábamos meses sin tener nada formal y se lo dije), que a pesar de no ser nada formal teníamos algo y que yo había mandado al diablo todo eso, le reclamé de algunos indicios de que ya estaba viendo a alguien más, que claramente el ya había decidido seguir con su vida o ya lo estaba haciendo y que por mí estaba bien, pero que no me reclamara por hacer lo mismo que él. Terminó explotando aún más.

Me insulto de las maneras más horribles y bajas que jamás había oído, además de decir que era muy sensible, exagerada, que estaba loca, que la tóxica era yo, que era una aburrida, que yo me lo perdía, que él se iba a curar y me iba a perder del maravilloso hombre que es y montón de cosas así, yo ya no le contesté de manera agresiva, sólo le dije que no me molestaba ser sensible, que sí quien había abusado de él sexualmente hubiera sido más sensible quizás ahora no tendría TLP, que me daba mucha lástima porque su enemigo era su propia mente y que eso ya no podría cambiar nunca.

Los últimos mensajes qué recibí de él fueron repetidos “cállate, cállate” y de ahí se podría decir que él empezó el contacto 0. Yo lo bloqueé de las redes, pero me resulta curioso que de whatsapp no me tiene bloqueada.

En estos momentos me encuentro bien, incluso he empezado a conocer gente nueva porque no me quiero quedar “atorada” en lo qué pasó con este individuo, pero todavía hay veces que tengo el deseo de que vuelva, me llega la idea de que puede cambiar, miedo de que tenga razón y sea maravilloso con su próxima pareja (aunque por lo que leí en tu blog sé que eso no va a pasar).

Lo último que supe es que quizás esté saliendo con una chica también TLP, y me hace sentir muy mal el pensar que entre los dos se pueden apoyar y estar bien, aunque una parte de mí piensa que sólo se van a hacer daño a niveles colosales y en su retorcida cabeza eso será amor… es como si el Joker y Harley Queen de verdad existieran.

Me molesta mucho que aún me pase por la mente el recuerdo de este sujeto, porque ya no quiero tenerle en mi mente, pero una parte de mi aun intenta darle sentido lógico a todo lo qué pasó. Siento como si hubiera salido con alguien y a la vez no, como si jamás lo hubiera conocido en verdad, siento que realmente nunca súper nada de él, a excepción de su montón de tragedias que según él le provocaron el TLP. Esta falta de sentido de todo lo qué pasó me enloquece y frustra.

Estoy yendo con una psicoterapeuta, que me recomendó escribirle una carta con todo lo que me quedó pendiente decirle, pero el punto es que todo se lo dije. Si a veces tengo la necesidad de contactarlo es porque quiero respuesta a mis dudas: ¿quién eres?, ¿qué quieres de la vida?, ¿qué te gusta y qué no?…desde las cosas más básicas hasta lo más complejo, sé que no va a poder contestar eso porque ni él mismo sabe quién es por su trastorno, pero a mí me enloquece sentir que lo qué pasó con él fue algo irreal, un sueño o una fantasía.

A veces mi única certeza de que lo qué pasó sí pasó es mi sentir y uno que otro recuerdo (la verdad es que ya me cuesta mucho recordar claramente lo qué pasó y sólo recuerdo lo malo). También a veces siento que mi ex no es real, no lo siento como una persona real, que existe, a veces siento que la única prueba que tengo de que lo hace son sus redes sociales.

Me encantaría compartir mi historia completa con detalles y todo. En parte porque necesito hacerlo y porque no quisiera que nadie más siga acercándose a gente así de trastornada y que hace tanto daño, muchas veces justificando todo con su trastorno o él clásico “yo no soy mi trastorno”. Así que si gustas, sólo indícame cómo hacerte llegar el relato completo y con gusto.

Muchas gracias, David. Quizás próximamente esté agendando una cita contigo.
Saludos desde México.

    David · 9 febrero, 2022 a las 10:27

    Hola Cin, gracias por compartir un testimonio tan detallado.

    Se trata de una relación tóxica de manual con una persona TLP que está totalmente descontrolada.

    Te comento los puntos mas importantes uno por uno:

    – El comienzo ha sido el típico de las relaciones tóxicas, intenso, sexo muy rápido (para que te vincules a el antes de darte cuenta de como es en realidad), y al poco empiezan los primeros problemas. El bombardeo de amor por supuesto para nublar tu mente con cosas bonitas.

    – Te lleva al límite con cada discusión, pero cuando reunes fuerzas suficientes para marcharte, entonces suplica que te quedes y promete que va a cambiar. Esto hace muy difícil que seas capaz de romper, sobre todo cuando no conoces su trastorno y cómo funcionan.

    – Comprendo perfectamente cuando explicas que tú llorabas de desesperación mientras él te miraba impasible, analizando cómo iba a rebatir todos tus argumentos. Esto es una características terrible de estas personas. No tienen empatía, y esto es algo difícil de entender para alguien «normal». Debido a esto son capaces de hacer las mayores atrocidades emocionales que puedas imaginar, de forma impasible.

    Cuando yo estaba con mi última pareja tóxica (mujer TNP), viví también esta situación horrorosa. Operaban a uno de mis mejores amigos de un tumor en la cabeza. Yo estaba con ella porque era una relación a distancia, pero obviamente ese día yo estaba muy preocupado por la intervención de mi amigo.
    Pues bien, ella se enfadó muchísimo porque a mi no me apetecía ir a la misma playa que ella quería. Arremetió contra mí.
    Yo lloraba de impotencia y frustración, de angustia, de ver como mi supuesta pareja podía ser tan cruel. Ella estaba impasible, me miraba pero no sentía compasión alguna. SABÍA que no se estaba comportando bien, pero era incapaz de sentir empatía, de venir y abrazarme, calmarme… En ese momento fue cuando entendí que ella estaba enferma.

    Esto es algo muy difícil de comprender cuando no lo has vivido en tus propias carnes. Comprender que existen personas así y que andan moviendose libremente por el mundo. Interactuando con otros mientras parecen seres normales cuando en realidad son monstruos capaces de las mayores atrocidades.

    – Llegado cierto momento, anuló tu capacidad de percepción. Cuando llevas demasiado tiempo con alguien que distorsiona la realidad, comienzas a creerle. Ellos te acaban imponiendo su propia realidad y la terminas aceptando.

    Entonces llegas a pensar que ellos tienen razón y eres tú el que está equivocado, que eres tú el tóxico. Tantas personas me comentaron esto que escribí este artículo:

    https://stoprelacionestoxicas.com/soy-yo-la-persona-toxica/

    – En cuanto a que le pueda ir bien con otra persona tóxica, olvídalo. Las personas tóxicas siempre buscan a gente que puedan explotar. Llevan una mochila muy pesada y necesitan alguien a quien puedan cargar todo el peso de esa mochila.
    Imagina dos personas cada uno con una mochila enorme, intentando colocarsela mutuamente. Simplemente explota al poco tiempo.

    – En cuanto a las preguntas que te han quedado sin responder, te aconsejo leas este artículo, probablemente te resolverá muchas de ellas

    https://stoprelacionestoxicas.com/9-cosas-tu-ex-pareja-toxica-nunca-te-conto/

    – Cometiste el error típico de creer que conociendo el TLP, podrías ayudarle y él cambiaría. Hay un capítulo dedicado en el libro Deja de andar sobre cáscaras de huevo a este tema. Resumiendo, no va a cambiar, e intentar ayudarle por desgracia solo sirve para lo que ya has podido comprobar.

    – Y no, no son reales. No es real el bombardeo de amor ni los momentos intensos. Si que es real cuando te gritaba y estallaba contra tí al confrontarle. Esa es su verdadera cara.

    Ahora estas en una fase en la que ya probablemente no vas a volver nunca con él, pero tu cerebro aún sufre las consecuencias de haber estado juntos.

    Sanar este tipo de relaciones no es algo que se produzca automáticamente al sacarles de tu vida. Mas bien, el contacto 0 es la base sobre la que tienes que construir tu recuperación de forma activa.

    Para esto es necesario que entiendas y asimiles ciertas cosas sobre este tipo de dinámicas, así como trabajar las áreas de autoestima, límites e individualidad.

      Óscar · 18 febrero, 2022 a las 10:01

      Buenos días David. Me gustaría empezar lo que os voy a contar a continuación agradeciéndote el enorme esfuerzo y mérito que tiene lo que has construido aquí. Ahora mismo me encuentro bastante perdido y con una tremenda ansiedad interior que aunque mi cabeza me dice que es absurda mi corazón hace que la sienta como algo muy visceral.

      Acabo de salir de una relación con una mujer que creo tenía algún trastorno de la personalidad y mi situación es tan compleja que creo que he estado a punto de tirar mi vida a la basura.

      Todo esto empieza hace dos años cuando me divorcio de mutuo acuerdo con una mujer maravillosa, una mujer normal, pero que no era para mi ni yo para ella, después de 15 años juntos. Aunque todo fue cordial y consensuado acabé un poco tocado emocionalmente pero conseguí remontar una vez superado mi duelo.

      Justo cuando volví a ser yo y de modo casual, le digo a una amiga mia de toda la vida que me había separado y me dijo de tomar algo un día. No le di mas importancia pero es cierto que esta chica siempre me había parecido atractiva, incluso alguna vez había flirteado conmigo estando yo casado. Después de tomar algo, quedamos a los días para cenar y el flechazo fue inmediato. Todo tan dulce, tan pasional, tan indescriptiblemente perfecto.

      Por mi trabajo, yo paso dos semanas fuera de Madrid y la siguiente semana vuelvo. Al principio a ella le parecía perfecto porque conservaba su espacio, independencia etc etc. Como os digo los primeros meses, con lo que no dejo de soñar fueron una pasada y me hicieron adicto absolutamente a ella.

      Yo ví alguna bandera amarilla, como su consumo excesivo de alcohol, tener a su hija a las tantas en los bares, explosiones de ira injustificadas ante terceros, pero este enamoramiento que os digo no me dejó ver mas allá. La relación avanzaba a dos ritmos, el mio que quería ir a poco a poco a pesar de lo dulce y mantener un poco a las familias aparte y la suya que me metió de cabeza en si circulo de amistades, su familia, sus padres.

      Llegue incluso a sentirme un poco mal por esto, pero yo necesitaba ir despacio para construir una relación estable y duradera. Si se trataba de algo para toda la vida como me prometían, ¿dónde estaban las prisas?. Su obsesión comenzó a ser que me trasladara a Madrid definitivamente y que me mudara a vivir con ella. El verano estuvo bien, hicimos planes, pero surgió alguna discusión exagerada por su parte por pequeños motivos y le dije que necesitaba replantearme si esto era lo que quería. A la mañana siguiente se disculpaba, me decía que no puede controlar a veces sus sentimientos, y que no volvería a pasar.

      Sigo adelante, se acaba el verano y decido que cada vez que vuelva a Madrid me instalaré en su casa. Me decidí a apostar por ella. La primera semana después de esa decisión hubo otra pequeña luna de miel, por fin la presenté a mi familia, por fin me tenía entregado, por fín ella tenía todo lo que quería. Y ahí empezó mi calvario. Se transformó en una persona completamente diferente. Me racionaba el sexo, me racionaba el cariño, me racionaba la atención.

      Teníamos dos días buenos y tres malos. Empecé a medir todo lo que yo decía para no desatar sus iras, estaba en su casa casi caminando de puntillas para no molestarla. Como ejemplos de comportamientos os podría dar mil…. Empezó a molestarla que la abrazara por la noche porque la sobresaltaba, cuando antes le encantaba. Empezó a reprocharme que le preguntara si estaba bien, si podía ayudarla, si tenía algún problema. Me rechazaba continuamente para tener relaciones que se daban solo cuándo y cómo ella quería.

      Yo creía que siendo comprensivo, asertivo, disponible cercano, me dejaría acercarme a ella y todo volvería a ser una luna de miel pero las cosas no hacían mas que empeorar. Ella me decía que yo era demasiado sensible, que yo le sacaba punta a todo, que la cuidaba en exceso, que no podía contarme sus problemas porque ella nunca se abre a los demás, etc.

      Consiguió que empezara a sentirme culpable de todo lo que pasaba y esa culpabilidad me hizo permitir cosas que jamás pensé que permitiría a nadie. Me humillaba dia si dia también, era fria e indiferente, hasta que un día decidí que tenia que recuperar la poca autoestima que me quedaba, que tenia derecho a ser feliz, que nadie tenía derecho a humillarme. Para los demas era un ser sociable y maravilloso pero después de puertas para adentro era un vampiro emocional.

      Una mañana después de una inmenso ataque de ira porque se había quedado una gota de aceite encima de la encimera y no lo había limpiado (literal) le dije que se había acabado, me sacó de mis casillas, recogí todas mis cosas y me fui prometiéndome a mi mismo que jamas volvería a un lugar como ese. Lo que vino después os lo podéis imaginar.

      Lloros, lamentos, me has abandonado, no puedo vivir sin ti, encerrada en casa deprimida, vulnerable. Me dió tanta lástima verla así que le dije, mira, yo necesito recuperar mi autoestima y volver a ser yo, me has humillado y maltratado psicologicamente y ahora no puedo volver contigo y menos a tu casa pero no me voy a alejar de ti, y vemos poco a poco que pasa. Ella se empeñaba en que las cosas erán blancas o negras, o juntos o no, y yo le decía que aquí cabía el gris, que fueramos caminando poco a poco a ver.

      Cuando quedábamos, volvió todo a parecer un pequeño inicio de luna de miel de nuevo, mi droga favorita, atenciones, caricias, sexo, proyectos, planes bodas. Fui bajando la guardia y acercándome a ella pero se produjo el inexplicable efecto de que ella se fue alejando de nuevo. Nunca llegué a volver a su casa del todo, pero me quedaba de vez en cuando.

      Nunca acepté reaparecer de repente en sus planes familiares, ella se enfadaba mucho por eso. De repente empieza a haber vacíos en nuestra comunicación, noches enteras con su teléfono sin batería cuando siempre me decía buenas noches, cercanía con nuevos amigos de su círculo.

      No lo entendía, yo estaba volviendo a ella como me pidió y ella solo me daba migajas de cariño, se volvió fría, indiferente, pero yo seguía enamorado. Un día, cordialmente le dije qué le pasaba, me dijo que estaba agobiado, que necesitaba espacio, que tenía que encontrarse, que tenía muchos problemas, que estaba agobiada en el trabajo y que me quería mucho pero igual no era suficiente.

      Mi mundo se vino abajo y en vez de salir corriendo y darle las gracias, le dije que le daría espacio, la escucharía la ayudaría, vamos que me arrastré por su cariño. Volvimos a pasar un fin de semana maravilloso de nuevo, incluso hablamos de planes de boda. Al día siguiente me fui a mis dos semanas fuera, y desde ese momento no pude volver a hablar con ella, 5 dias sin responderme a una llamada, sin contestarme a un mensaje.

      Yo iluso de mi pensando que le había pasado algo y cuando por fin me escribe, una semana despues, me dice que no se ve conmigo, que no ha podido perdonarme que la dejara dos meses antes, que ella nunca jamas olvida ni perdona y que la deje en paz y respete su decisión.

      Esto pasó hace una semana. Mi estado de ansiedad y depresión han sido indescriptibles, he llegado incluso a pensar en quitarme de en medio, todas esas noches de incertidumbre, de no saber de repente nada de ella despues de imginarme mi boda, esa búsqueda de respuestas, ese sentimiento de injusticia, esa autoestima destruida. Siempre me he considerado alegre, extrovertido, atractivo, seguro de mi mismo, pero esta mujer me ha dejado destruido, no me reconozco ni yo mismo.

      LLevo días y días sin poder dejar de llorar, lo último que escuche de su voz fue un te quiero antes de desaparecer para siempre. Mi cabeza me dice Óscar te han hecho un favor, tu ya sabias que no querías esto, pero visceralmente siento una salvaje abstinencia indescriptible por esa dulzura que alguna vez me dió.

      Mataría porque volviese a contactarme pero se que no lo hará porque imagino que con seguridad después de descartarme ella ya tendrá los ojos puestos en otro hombre. He decidido ser fuerte, borrarla de todas mi redes sociales, borrar a todos sus contactos, bloquearla en mi telefono y ser quien yo quien también cierre esa puerta. Pero estoy agotado, y esto no acaba mas que empezar.

      No se si mi relación puede calificarse de toxica, pero desde luego ha sido el año mas destructivo de mi vida. Mi familia está preocupada y me apoya, y tengo muchas amigas que me adoran y están siempre pendientes de mi. Todas me dicen que me han hecho un favor, y estoy seguro de ello, pero siento un vértigo y un vacío ante el mundo y la vida que es agotador.

      Quiero volver a ser yo. No creo que tarde en concertar una cita contigo para que me digas las verdades que necesito en mi vida. Gracias a todos por leerme.

      Cin · 12 abril, 2022 a las 00:28

      Hola de nuevo David.

      No puedo creer que apenas hayan pasado 2 meses de la primera vez que escribí. Siento que fue una eternidad por la cantidad de cosas que pasaron, porque sí, fallé en el contacto 0 y volví a conectar con mi ex TLP. Gran error.

      Todo fue a raíz de un concierto en el que los dos topamos, yo iba con un amigo y él estaba repartiendo publicidad a fuera del centro de espectáculos con una chica, según él no me vio. Aparte de allí retomamos el contacto.

      Esta vez en todo momento fui consciente de su inestabilidad y descontrol. Cómo ya me habías comentado, David, mi ex TLP está fuera de control. Alcoholismo incontrolable, situaciones de riesgo, iniciando pleitos con quien sea.

      De nuevo todo se fue al diablo, después de varias cosas que te contaré en el texto para que lo publiques en la web.

      Esta vez parece ser definitivo porque fue él el que supuestamente lo decidió a razón de que después de nuestro último pleito hace 3 semanas, él conoció a alguien por la que “está sintiendo cosas y que lo llena”. Yo ya me esperaba algo así, y aún así me siento mal. Me asaltan las dudas sobre si con ella será diferente, si a ella la tratará bien, será y le dará lo que a mí no. Porque cuando me dijo sobre esto me lo dijo en el peor momento y poniéndome a prueba. ¿Cómo después de hacer todo lo que hizo pudo “enamorarse” así como así, pienso que más que amor sólo está replicando lo que hizo conmigo. En su momento de mayor crisis busca un escape, ya sea alcohol, drogas o “amor”
      Pero si ya me esperaba esto, si entiendo eso, ¿por qué me siento tan inestable? A veces me siento súper liberada y segura de que al fin todo se acabó, otras amanezco ansiosa, incluso sueño que sigo discutiendo con él. Esta última vez él parecía tan centrado y sereno justificando el haberme utilizado y jugado conmigo estas semanas porque estaba confundido, que mi mala reacción ante esta declaración le hizo darse cuenta de que “no era conmigo”, que yo parecía la loca que no sabía manejar la situación.

      Que reconocía el daño que me había hecho, que lo había arruinado conmigo y que ahora que tenía otra oportunidad no haría lo mismo con ella. Que iba a mejorar, cambiar y estabilizarse por él, que no iba a ir corriendo a sus brazos… etc. Yo no le creo nada y me hizo sentir terrible.

      Paso de la tranquilidad, al odio, al sentimiento de injusticia, a la culpa, de que quizás sí hubiera reaccionado mejor me hubiera elegido a mí y que quizás ahora sí iba a mejorar, porque estaba aceptando todo el daño que me hizo ¿un TLP nunca lo hace no? Aunque luego pienso que quizás lo hizo no por empatía conmigo, si no solo para aparentar que es “bueno y amoroso”
      Y así tengo miles de preguntas y dudas, estoy muy confundida y cambios emocionales que quisiera que se acaben ya.

Ángel · 25 febrero, 2022 a las 13:46

Hola amigo Óscar, cómo me he visto tan reflejado en tu testimonio no he podido reprimirme y te escribo para darte ánimos y para decirte que, efectivamente, TE HA HECHO UN FAVOR. Ahora no lo verás porque estás en plena disonancia cognitiva y solo te agarras a lo bueno que vivisteis. Pero te aseguro que cuando pase un tiempo y lo veas todo con perspectiva, te darás cuenta que has estado con una persona manipuladora y tóxica de libro.

Ha usado contigo las mismas técnicas que usó mi ex conmigo (el bombardeo amoroso, la luz de gas, el tratamiento silencioso, la tergiversación de la realidad, la manipulación, etc.) y eso te ha llevado a tu perdida de autoestima y a ese estado de ansiedad en el que ahora estás.

Aunque te lo va a comentar David, te aconsejo que hagas contacto 0 para SIEMPRE y no le dejes entrar NUNCA más en tu vida. Partiendo de esa premisa, trabaja en tí y vuelve a hacer las cosas que hacías antes de conocerla. A mí además me sirvió mucho escribir todas las atrocidades que viví porque te ayuda a combatir la disonancia cognitiva.

Apóyate en los tuyos y cuídate mucho. Ahora todo ese amor que le dabas dátelo a tí. Tú eres el verdadero amor de tu vida y quien merece todo ese cariño.

Un abrazo fuerte

Óscar · 27 febrero, 2022 a las 11:29

No sé lo que sentiran esas personas desde luego, pero me pongo en el papel de tener que estar mintiendo y engañando y con ansiedad por tener que hacerlo para que la gente permanezca a mi lado de una determinada forma y me hagan sentir valioso (y luego por supuesto con miedo y alerta por lo que piensen los demas sobre mi mascara)

sobre todo se me viene a la mente en el tema sexual. Yo conmigo mismo me sentiría fatal de estar con personas que verdaderamente ni me atraen ni nada, solo por el hecho de engancharlos y no quedarme solo. Me tendria que mentir mucho a mi mismo para soportarlo.

Recuerdo momentos de lucidez mios con mi ex pareja en los que pensé que ella debía de vivir bastante incómoda. Esto lo pensé porque observé que ella tenía muchísimas distorsiones cognitivas (reinterpretaciones de la realidad que nada tenian que ver con la realidad. Sumado a que no sabia escuchar y que entendia las cosas como queria). Se tomaba las cosas totalmente a lo personal, estaba “alerta” porque se sentía atacada a lo mas minima.

Tenía muchos TOCS (que los achacaba a que se lo contagiaban sus parejas, claro) le gustaba mucho sin embargo dar lecciones y aparentar paz interna, por supuesto tampoco llevaba bien que tu estuvieras en igualdad (en la relacion) buscaba de formas MUY EXTRAÑAS que tu tenias que estar “rendidito a sus piés” y las cosas tenian que ser como y cuando ella diga (para momentos romanticos, para conversaciones serias, etc).

Lo mas curioso es que si la mirabas objetivamente veías a una persona muy insegura, muy infantil y con comportamientos muy “pencos” (patéticos). Que daba la impresión de que no sabía buscarse la vida por ella misma muchas veces en cosas cotidianas como buscarse un curso para estudiar o contratar internet (o eso o que prefería que se lo buscasen los demás y cualquier cosa le venia bien por multiples factores de su juego tambien (triangulacion, enganche, etc)).

También, esta forma de ser tan “lado oscuro/lado encantador” “faceta de independiente/faceta de dependiente camuflada” y viceversa… esa especie de dualidad es extraña y enfermiza.
Al final en lo personal me encontraba muchas muchas veces tratando de evitar ver su lado oscuro por el tremendo dolor que me ocasionaba ver todo este percal en general y que no tenia ningun sentido lo que decia con lo que hacia con lo que mostraba. (supongo que también es una necesidad del cerebro buscar coherencia y es mas facil hacerlo eludiendo lo que no nos encaja ni entendemos)

Para el caso, pienso que vivir con semejante dualidad, autoengaños, el drama y todo lo que he descrito le debia dar mucha ansiedad, al menos es lo que me transmitía y de ahí los tocs, el repetir las cosas, manías con el orden extrapolado al control de las situaciones y etc…

Sin embargo tambien pienso que hacia otras cosas premeditadas y a muy mala leche de forma casi constante. Y que con la escusa del “se lo merece” seguramente se sentiría bien con su juego retorcido y sus castigos,

También veía incluso que en su trabajo desprestigiaba el trabajo de los demás y eso al mismo tiempo la cargaba a ella con más trabajo, mas responsabilidad (pues mostraba fachada de “yo puedo hacerlo mejor” “ellos no saben” cuando claramente cualquiera no puede hacer el trabajo de un profesional de buenas a primeras y con el mismo resultado) veía que también precisamente su actitud de prepotencia y venderse por encima de sus capacidades le podia pasar factura en su empleo, pues sus jefes le exigían más (lo que tenia que ofrecer no se correspondeía del todo con sus mentiras supongo)…

Luego también estaba la parte oscura que trataba de manipular y distorsionar: su vivencia como victima en las actuaciones conpulsivas que tenia (robar parejas para demostrar que ella es más, meterse en medio de relaciones y flirtear incluso con las parejas de sus amigos.

Vender muy bien la idea de que ella era libre y que solo buscaba determinado tipo de relaciones que le permitirsen esa libertdad (por supuesto al final “acababa” con gente de preferencia mas monogama pues así sutilmente la “libertad” solo la tenia ella, porque aunque se empeñe en decir lo contrario esta gente es muy celosa y no soporta que le quieran “pisar terreno”)

Aunque supongo que decir que te atraen determinado tipo de relaciones te puede dar una buena imagen que suba tu cotización y que ensalce tu imagen de tia segura, madura, abierta, sin complejos, agusto con su cuerpo, etc.
Aún con todo esto, viendo la globalidad de sis acciones al final dá la impresión de ser una persona de poco fiar. Y aunque generalmente a los demas les deja con buen sabor de boca, tambien hay mucha gente a la que le suena la alarma (la mierda suele salir a relucir y sobre todo si no te cortas ni un pelo).

Y logicamente, son comportamientos muy extraños porque por un lado hace mucho esfuerzo en tener una imagen estupenda de cara a los demas pero por otro lado “se tira todo lo que se mueve” y le da igual a quien pase por encima. Eso es insostenible. Y todavia se sentirá orgullosa de ser un huracán en la vida de la gente. En fin.

A nivel personal, aún hay veces que me sigue chocando que en realidad sea una persona muy pobre en muchos sentidos en contraposición con la persona tan guay que vende.

Sin embargo el contacto 0 rotundo con personas así y con gente cercana a su ambiente ayuda muchísimo. El estar también centrado en metas y proyectos propios, hobbies y cosas nuevas ayudan muchísimo a ir dejando en segundo plano la historia con esta personaja.

Pero bueno, con todo esto solo queria dejar constancia por si alguien mas identifica estos patrones en su caso (ya que suelen repetir mas o menos las mismas conductas) siento la extensión del mensaje.

    David · 27 febrero, 2022 a las 14:19

    Hola Oscar, te agradezco mucho tu comentario ya que has hecho una lectura muy acertada.

    Me parece tan interesante que voy a escribir un nuevo artículo desarrollando tu texto, creo que va a ayudar a muchos lectores.

    Afortunadamente has sido capaz de observar a esta mujer desde un punto de vista objetivo. Sin embargo, esto es bastante difícil porque nos han anulado con su luz de gas y sus manipulaciones.

    Gracias a esto, has podido ver lo que yo llamo fisuras en su mácara. Esto te permite reducir muchísimo la disonancia cognitiva que ella te ha provocado, así como ayudarte a superar la ruptura más rápidamente.

    Es mucho más fácil olvidar a una ex pareja que tú mimso viste que tenía un tornillo suelto. De hecho, cuando tengo en consulta a alguien que aún sigue en relación con pareja tóxica, lo que hacemos es continuar todavía un poco mas antes de cortar. El motivo es que puedan ver con sus propios ojos con que tipo de persona están tratando.

    Esto se consigue cuando posees cierto grado de objetividad y ellos aún siguen en escena. Pero como digo, no es nada fácil asi que te felicito por haber sido capaz de hacer todas estas apreciaciones sobre ella.

    En cuanto a lo que comentas, es todo totalmente cierto. Son personas desgraciadas, infelices, con autoestima baja, inmaduras emocionales, etc… y esto es una gran carga para ellos. Esto está muy bien definido en el libro «Combustible» de HG Tudor (un supuesto narcisista), donde él lo llama La Bestia.
    La Bestia es el interior dañado que tienen toda las personas tóxicas. Debido a este vacío, se ven forzados a realizar todo el tipo de conductas que tú comentas. Viven atrapados en una permanente huida hacia delante.
    Su vida es como la rueda del hamster que no puede parar de correr o se caería de bruces. Y vivir así es triste, muy triste.

    El probema es que esto acaba dañando enormemente a todas las personas que se acercan a ellos. Por este motivo creé este blog.

    Al final, como bien dices, contacto 0 es el único camino con estos individuos. Pero previamente a esto hay que haber comprendido el tipo de seres que son, y por suerte, tú ya lo tienes integrado.

Óscar · 27 febrero, 2022 a las 15:09

Me alegra mucho David que mi comentario te sirva de inspiración.

Conseguí ser mas consciente de sus acciones cuando después de haber pasado un tiempo trabajándome personalmente decidió volver con un hoovering y ahi, sabiendo que no me olía bien, decidí caer por la cosa de ‘bueno, igual ha cambiado vamos a ver que pasa’. Pero como las circunstancias fueron complejas su juego cambió y fué de venganza.

Para el caso es que la ví como lo que era porque decidimos tratar de dejarlo en amistad y ahí pude verla con objetividad (que ya que estoy aprovecho y digo que dejarlo en amistad es una gilipollez, se va a provechar más aún y te va a dejar con la cara a cuadros de tal jeta que tiene ‘por el interés te quiero andrés’, y si encima te puede hacer más daño con triangulación y situaciones comprometidas mejor que mejor).

Fuera de todo su juego de seducción, en realidad es una persona que nunca me atrajo ni física ni sentimentalmente. Alomejor por eso me resultó más fácil ver las cosas con distinta perspectiva. (y por mi trabajo personal, claro) De todas formas como digo, no aconsejo a nadie dejarlo en amistad, al final te la va a liar y te vas a ver envuelto en situaciones donde no vas a estar bien ni te vas a estar haciendo un favor.

Cuando comentas lo de ‘La Bestia’ me hace mucha gracia. Siempre hablaba de tener a raya sus ‘demonios’ que por supuesto, era yo el que se los despertaba. Con el tiempo me he dado cuenta de que esa escusa es también una herencia (más) que deja en sus victimas más ingenuas y ajenas a su abuso y destrucción.

Cada vez que expreso estas, como dices, ‘fisuras en su máscara’ me reafirmo en mi pensamiento de que efectivamente esta persona no está muy bien mentalmente (en contra de lo que puedan llegar a ver o reconocer en su circulo cercano o en el mio propio, yo sé lo que he visto y vivido).

Y me doy cuenta también de amistades TLP (diagnosticadas) que tampoco están del todo en sus cabales con conductas que no son sanas aunque traten de trabajarse mejor o peor. He pasado de relativizar estas a darles la importancia que considero que tienen como banderas rojas. Como una vez me dijiste en una conversación ‘si alguien te dice que tiene un monstruo dentro y que le dá miedo hacerte daño… sal corriendo, tío’.

En cualquier caso, mi mas sincero agradecimiento y enhorabuena por lo que estás construyendo, porque sin duda cada artículo y cada historia que compartes y que comparten los demás lectores son oro para la persona que quiera superarlo.

Rosa · 3 junio, 2022 a las 13:42

He tenido una consulta online con David tras una recaída en pleno proceso de recuperación y ha sido justo el amigo empático que te comprende porque también lo ha vkvido y que te dice las cosas Tal como Son, no como tu mente se empeńa en hacértelo ver.

Cercano, empático, con mucho mucho conocimiento y que te lo transmite como si fuera un amigo, con sencillez y cercanía, cosa que se agradece y es un soplo de aire fresco y una brújula que te recuerda lo importante, lo que olvidas de tu relación tóxica.

Os recomiendo que si estáis pasando por ello o como yo ya estáis en fase de recuperación, ni lo dudéis. Es una gran ayuda!!

GRACIAS David por tu tiempo, tus consejos, tu paciencia y por tu ayuda, en la consulta online y con este Blog que tanto nos ayuda a los que la vida nos ha llevado a vivir situaciones límite en relaciones tóxicas.

Un abrazo!

Rosa.

Milena · 12 junio, 2022 a las 19:27

He tenido mi primera consulta con David y me siento muy agradecida, por casualidad vi su blog y me he identificado muchísimo. David conoce del tema, lo ha vivido en carne propia y sabe como se siente.
David te entiende a fondo y te escucha, te hace sentir como un amigo en el cual puedes confiar, y lo más importante te aterriza a la realidad y te da las pautas para iniciar ese cambio que tanto anhelas en tu vida. Mil gracias David.

Elizabeth · 7 julio, 2022 a las 04:07

¿Puede un narcicista fingir por tanto tiempo (años) y mostrar su verdadera cara al final? Botándote sin asumir ninguna responsabilidad emocional, sin mostrar ni un gramo de empatía por todo lo que hiciste por esa persona, ni un mínimo grado de conciencia por todo el daño que te haya causado?

Entiendo que puede haber señales previas, pero no logro terminar de comprender cómo alguien puede fingir por tantos años hasta que ya no le eres útil y te descarta.

    David · 9 julio, 2022 a las 09:09

    Hola Elizabeth.

    Generalmente dan señales al poco tiempo de conocerlos, aunque sean muy sutiles. Sin embargo he tenido conocimiento de algunos casos como el tuyo en que se han comportado durante años como personas «normales».

    Creo que cuando ocurre esto es porque tienen también rasgos psicopáticos. Los psicópatas tienen mayor control sobre su actitud que un narcisista, son capaces de aparentar normalidad durante más tiempo. Obviamente su verdadera cara acaba apareciendo aunque sea mas tarde que pronto.

Silvia · 3 septiembre, 2022 a las 20:01

Hola David, hace algún tiempo que tuve la fortuna de dar con tu blog buscando como salir de agujero en el que me encuentro después de salir de una relación tóxica.

Comienzo describiendo como inició. Lo conocí porque es primo de una amiga mía de toda la vida. El no vive en la ciudad y en una ocasión coincidimos, me pidió el teléfono y con la complicidad absoluta de su prima empezamos a coincidir. En la segunda ocasión que lo vi me dijo que yo le interesaba mucho, le dije que no nos conocíamos y que era mejor iniciar amistad y me dijo que nos conoceríamos en el camino, que ya éramos adultos (ambos divorciados y con hijos).

Acepté y la relación fue muy de prisa y muy muy intensa. Me habló de todas sus anteriores relaciones (tiene dos hijos de dos relaciones pasadas) y lo mal que lo había pasado, con la mamá de su segundo hijo, duró 8 años sin haberse casado y según se llevaban muy mal, ella se fue de la casa por los pleitos y no afectar al hijo (en aquel momento de 8 años) y luego lo acusó de violencia y le tuvo que dejar la casa y le demandó la mitad de los bienes, según él lo peor que le había pasado, pasado un tiempo ella lo buscó varias veces, tuvieron relaciones y le dijo que estaba embarazada nuevamente, nació la niña y según él, siempre dudó y le hizo una prueba de ADN comprobando que no era suya separándose definitivamente (según él) fue ahí cuando iniciamos y aparentemente solo la veía por el hijo y siempre se refería a ella como lo peor.

La relación conmigo fue maravillosa (o eso creí en el momento) los primeros seis meses de mucha intensidad, aunque si veía abusos en lo económico que pasé por alto. A partir de que haríamos un viaje y me dijo que yo debía pagarlo por haberlo invitado, pues como que las cosas cambiaron de súbito, se volvió muy frio e indiferente, mi reacción fue igual y como ya no era quien le mandaba mensajes, lo que me generó muchísima angustia y ansiedad ese último mes (venia cada semana o dos semanas los fines a verme y se quedaba en mi casa), esperó a que pasara su cumpleaños porque lo había invitado a un fin de semana en un hotel exclusivo y costoso y a la semana me descartó porque no le daba la atención que requería.

La relación duró 7 meses. En menos de una semana ya estaba en otra relación con una chica mucho menor que él y duraron 3 meses.

Luego la descartó. Han pasado 11 meses de mi descarte y me entero de que se ha comprometido nuevamente con la mamá de su segundo hijo. Yo intenté arreglar las cosas un par de semanas después del descarte porque me hizo sentir culpable, me propuso quedar de amigos y no acepté y no he tenido contacto directo con él, aunque sigo enganchada, revisando sus redes… Tengo claro que él tiene un problema de narcisismo, es egoísta, cero empático, abusivo e inmaduro pero una parte de mi no ha podido soltar….

Leerte y leer los testimonios me ayudan mucho, ojalá pueda soltar y liberarme de esto. Me haría muy bien tus consejos. Gracias

Alba · 9 septiembre, 2022 a las 22:10

Hola david; me he identificado con todo lo que describes con mi ex pareja; han pasado 2 años yo a pesar de tener una nueva relación siento que no puedo que no encuentro la forma de alejarme de esos pensamientos de esa persona y a veces esa persona regresa igual agresiva ofensiva y feliz.

Por otro lado me preocupa mucho el hecho de que soy tpl diagnosticada tomo medicación voy al psiquiatra tomo terapia con psicologo. Es la combinación de un narcisista y tpl una bomba de tiempo? He querido morir de dolor por rsa persona; luego analizo y pienso es ego? Estamos en una competencia de quien se hace más daño? Y mi nueva pareja?

Es la persona más buena que he tenido en la vida y me da un verdadero hogar; nunca le expreso que me siento así; me ve llorar tener ansiedad; ataques de pánico; pero digo que esto.es por.el día a día por el estrés, no quiero hacerle daño.

Se que le quiero y le aprecio; pero no se muy bien que es el amor y la obsesión, la mejor salida he pensado a veces es eliminarme; pero con.depresión y ansiedad amo la vida. Por favor necesito una respuesta.

    David · 13 septiembre, 2022 a las 08:01

    Hola Alba.

    Las relaciones entre mujeres TLP y hombres narcisistas se dan con cierta frecuencia, pero es un tema que no he estudiado. Sin embargo puedo imaginar que es 100% una bomba en el tiempo como dices. Ya lo es cuando solamente hay un narcisista, imagina si ademas lo unes a una persona límite.

    Por lo que comentas aun no has superado tu relación anterior. Deberías tener especial cuidado en no dañar a la nueva pareja. El no tiene nada que ver con tu ex narcisista ni con tus dificultades en las relaciones.

    En cuanto a esas ideas de suicidio lo mejor es que lo comentes con tu psicólogo y psiquiatra.

Marta · 5 octubre, 2022 a las 12:57

Hola David
Pronto hará un año que mi pareja rompió conmigo después de una relación de 10 años, yo no sabía nada de este trastorno lo descubrí al intentar buscar respuestas a través de internet, supongo que como la mayoría de los que se han topado con una persona así, en estos momentos estoy bastante mejor aunque sé que todavía me queda tiempo para superarlo todo,

en aquel momento todo me parecía subrrealista, no entendía nada, hasta que como digo busque por internet y llegue hasta los trastornos de personalidad narcisista, ahí todo cobró sentido, me dí cuenta que yo había vivido todo ese ciclo y que este era el descarte final, un descarte en el que me sentí como un trapo viejo tirado a la basura y más cuando fui atando cabos y descubrí que era algo planeado en el tiempo simplemente esperó hasta tener segura a su nueva víctima. Ahora recuerdo al principio como su ex mujer intentó avisarme, pero lógicamente no la creí.

Su siguiente paso fue bloquearme a mi y a toda mi familia y amigos comunes, cambio su perfil en la red social, se blindó para que nadie supiera de él, algo que no llego a entender ya que jamás nadie le dijo nada, ni yo siquiera que opte por alejarme, pero ahora se lo agradezco por que aunque su intención fuera dañarme hizo lo contrario, me hizo un favor, porque para sanar lo mejor es no saber nada, yo también después de un tiempo saque fuerzas y lo bloquee.

He intentado resumir mi historia pero ha sido muy dura, porque en todos estos años para mi fue mi prioridad, le di absolutamente todo, siempre estuve ahí para él y al final me di cuenta que a cambio de todo esto solo recibí migajas, porque te dan una de cal y otra de arena para mantenerte enganchada, son crueles y sin empatia, cuando se aburren simplemente se van, pero su vida siempre será una mentira, intentan llenar un vacio pero jamás lo consiguen porque son personas sin sentimientos incapaces de querer a nadie.

    David · 6 octubre, 2022 a las 09:59

    Hola Marta y gracias por compartir tu experiencia en el Blog.

    Es exactamente así como lo has descrito. Vivimos esa relación como si hubieramos dado con nuestra alma gemela que de repente un día comienza a comportarse extraño.

    Desde el desconocimiento, la buena fe, las ganas de ayudar y nuestra idealización del amor, peleamos todo para conseguir estar bien con ellos. Esto sencillamente es imposible.

    Con suerte, un día buscas en internet como te ha ocurrido y das con la tecla. Tu ex pareja tenía un trastorno de personalidad. Ahora lo entiendes todo. Ahora puedes librarte de la culpa que quisieron endosarte para su propio beneficio.

    Sin embargo tu puedes rehacer tu vida, pero el siempre seguirá en la misma vida vacía y falsa, intentando engañar a la nueva víctima.

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Content is protected !!